NOTICIA

El principio del fin de la era del petróleo barato

La estrategia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para limitar la producción de crudo, las especulaciones sobre futuras restricciones que recaerían sobre Irán, las tensiones bélicas en Oriente Medio y un avance en la demanda han sido algunos de los motivos fundamentales para la subida del precio del petróleo Brent, hasta alcanzar los 80 dolares el barril. El banco estadounidense Morgan Stanley ha elevado su estimación hasta 77,50 dólares al final de 2018, frente a su anterior previsión de 72,50 dólares. Y prevé una subida aún más importante para los ejercicios 2019 y 2020.

Para Daniel Lacalle, economista jefe de Tressis y profesor en la IE Business School, la OPEP –con el objetivo de estabilizar el mercado– ha llevado a cabo la reducción de producción más importante desde la crisis del 73. Pero asegura que una vez lograda la meta, “se mantuvieron agresivamente los recortes con el fin de que el precio del crudo subiese”. El especialista indica que haber retirado la oferta en un entorno de crecimiento ha generado un “alza artificial”.

Por su parte, Goldman Sachs ratifica que la demanda superará a la oferta a corto plazo y coincide en que el oro negro “tiene más recorrido” al alza.

Francisco Sánchez Matamoros, analista de XTB destaca dos catalizadores relevantes al momento de explicar el incremento en la cotización del barril de Brent: por un lado, Arabia Saudí ha dicho que llevaría el precio del barril por encima de los 80 dólares. Y por otro, el presidente Trump ha anunciado la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Irán. “Se trata del juego de la oferta y la demanda. Si a partir de la sanciones se reduce la oferta y se mantiene o se incrementa la demanda, evidentemente el precio del barril de Brent irá hacia arriba”, dice el especialista.

El período alcista continuará a lo largo del año. Sánchez Matamoros entiende que “si bien puede darse una baja de cuatro, cinco o seis dólares, lo normal es que eso sirviera para dar un nuevo impulso alcista hasta alcanzar, en una primera instancia, los 82 dólares por barril”. Y añade que el objetivo a nivel técnico para finales de 2018 se situaría en torno a los 88 dólares. “Esto no sucederá de un día para otro, pero la tendencia normal sería alcanzar esos niveles para fin de año”, indica.

Manipulación de la oferta
Por su parte, Lacalle se muestra convencido de que se está frente a una “manipulación de la oferta” y que esta situación podría generar graves problemas políticos con los países consumidores. “No es lo mismo reducir producción por exceso de suministro, a que ahogues la oferta cuando existe un entorno de demanda y un equilibrio en el mercado”, explica.

El economista considera que la estrategia de Arabia Saudí de elevar el precio a 82 dólares para obtener una mejor valoración de Aramco de cara a su salida a bolsa, tiene poco sustento. “Es muy ingenuo pensar que los inversores van a comprar simplemente porque mantengas el precio artificialmente alto a corto plazo. Es claro que forma parte de la manipulación de la oferta”, opina.

Sánchez Matamoros señala que al día de hoy los inventarios de petroleo están en máximos históricos. Se está produciendo mucho y lo que intentan hacer es reducir la producción para que el precio suba. “El papel de los productores de petróleo es siempre amenazar con recortes, con acuerdos para producir más lento para que el precio de la cotización se incremente”, explica el analista de XTB.

Los expertos de Morgan Stanley indican que la oferta de crudo debería aumentar en 5,7 millones de barriles diarios hasta 2020, “y es improbable que esto suceda”, Esperan que el precio del Brent se mantenga en niveles de 90 dólares durante los próximos años

“Compra con el rumor y vende con la noticia”, dice Sánchez Matamoros para explicar el escenario especulativo del mercado mundial del crudo.

Un impacto por definir
Respecto a España como país importador de petroleo, Lacalle señala que de momento la subida del precio del crudo puede suponer un aumento del coste de las importaciones por unos 5.500 millones de euros. Sin embargo entiende que esto no conllevaría mayores problemas “porque el deficit fiscal de España no es muy importante”. También destaca que la subida del petroleo no ha sido significativa si se la mide en euros, “porque la moneda única se apreció bastante”.

El profesor asegura que la transición de los precios del petroleo a la inflación no será alta. “Las expectativas de inflación en España están alrededor del 1,2%, no tiene un impacto agresivo”, afirma el economista jefe de Tressis.

Según Jorge Nuño, gestor de Fidentiis Gestion, “la principal conclusión respecto al precio del petróleo es que el crecimiento de la oferta durante los próximos años es insuficiente para satisfacer el crecimiento de la demanda y que el equilibrio de mercado queda a discreción de la OPEP”.

Los precios del petróleo han subido un 50% desde junio de 2017. “Hay cambios estructurales en el sector que permiten anticipar para los próximos años un mayor riesgo de escasez, que hará que los precios del petróleo estén destinados al alza”, dice Nuño.



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el lunes mayo 21, 2018


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.