La Maldición de los Recursos Naturales

Hay varios ejemplos de paises que poseen reservas impresionantes de recursos naturales sumamente valiosos y sin embargo no logran crecimiento sostenido. Aunque todos esos recursos se exploten de forma eficiente, las divisas generadas por la venta de esos recursos generalmente huyen al exterior, lo que se denomina “fuga de capitales”.

Los capitales que se fugan pueden ser de dos clases. En primer lugar, tenemos los flujos financieros ilegales. Estos son generados por la apropiación de fondos por parte de políticos, ante la debilidad del estado para establecer controles. Estos fondos son enviados a paraísos fiscales que mantienen el secreto bancario. Es decir, que no divulgan los movimientos bancarios de su sistema financiero.

En segundo lugar, tenemos la fuga de capitales legal, generada por vacios legales que permiten elusión impositiva por parte de empresas multinacionales. Generalmente, las empresas multinacionales transfieren sus ganancias a sedes ubicadas en países donde los impuestos son más bajos y sobrecargan los costos (por ejemplo, con intereses sobre prestamos) de sus filiales ubicadas en los países con mayor carga fiscal.

Sumado a estos dos factores, la población adinerada del pais no confía en su propio gobierno ni en el sistema financiero local, que según estudios realizados tienen de ser más débiles en países ricos en recursos naturales, entonces contribuyen a la fuga de capitales.

Ahora bien, cuando un gobierno logra “poder” para retener las ganancias provenientes de la explotación de sus recursos naturales, impacta negativamente sobre la inversión debido a que inversores extranjeros y locales ven al gobierno como poco amigable. Observan el clima de negocios como negativo. Mas aún si estos gobiernos no logran administrar bien la gran liquidez que se genera al inicio para fortalecer el sistema financiero y generar confianza.

Por lo tanto, el desafío para los paises con grandes reservas de recursos naturales, cada vez más valiosos, es que logren poder para controlar y cobrar impuestos a empresarios, empresas y políticos, utilizándolo en la justa medida para que estos mantengan sus inversiones a largo plazo. De lo contrario, tendrán cada vez mas parte de cada vez menos actividad económica.

Sebastian Canon

Licenciado en Administración de Empresas (Universidad de Belgrano, Buenos Aires, 1997). Posgrado General Management Development (Columbia Business School,New York, 1998). Agribusiness Seminar (Harvard, Boston, 1999). Posgrado Agronegocios, UBA, Buenos Aires, 2011)

Más sobre Sebastian Canon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Sebastian Canon)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la-maldicion-de-los-recursos-naturales/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/sebastian-canon)