Empresas que matan: ¡Aprenda a reconocerlas y evitarlas! - deGerencia.com

Empresas que matan: ¡Aprenda a reconocerlas y evitarlas!

Es un hecho, así como existen organizaciones que aprenden hay organizaciones que matan. Es un termino rudo y poco académico, pero ofrece al lector una versión directa y sin censura de lo que algunas empresas son capaces de hacer, administrativamente hablando.

Las empresas no son entidades ajenas a la vida y a la sociedad, por el contrario la componen y la desarrollan de muchas formas pues sin ellas las comunidades vivirían en una constante monotonía y sumidas en el subdesarrollo.

En los últimos años las empresas pasaron de ser centros de lucro y confort para sus dueños y apoderados (en el pensamiento tradicional) para abrazar un concepto de responsabilidad social que alcanza el seno familiar, por ende el termino “empresas que aprenden” no sonó extraño a la realidad administrativa, se ha comprendido que la gente es la empresa y por lo tanto en la medida que la gente aprende ésta como un todo también lo hace.

Pero existen organizaciones donde ninguna de estas verdades contemporáneas han calado, incluso en el sentido más básico y elemental, empresas donde el trabajo es una exigencia y no una muestra de la identificación, donde se pretende contratar al talento no para que agregue valor sino para que realice una tarea al más puro estilo de una esclavitud indirecta. Esas son las empresas que matan.

No obstante, es imperiosamente necesario ampliar el concepto de estas empresas, pues no se trata de la muerte física, como es obvio advertir, si no más bien de elementos claves para una administración exitosa. Se les denomina “empresas que matan” porque echan por tierra, a través del uso de su estilo particular, toda la experiencia acumulada de los profesionales que capta haciéndolos parecer torpes e ignorantes, aun cuando sus operaciones y resultados dejan mucho que desear. Entre otras cosas, estas empresas:

  • Matan la iniciativa y la creatividad: Desaprueban cualquier propuesta, idea o sugerencia que se les haga para cambiar, mejorar o reingeniar un proceso. Obvian las explicaciones y se concretan a manifestar que esa es la forma en que se trabaja en esa empresa, dando con ello por terminada la conversación.
  • Matan la identificación: Exponen de manera abierta y directa el maltrato a propios y a extraños, demuestran poco respeto por la gente y su personal, aún cuando su consigna es la calidad.
  • Matan los sueños y expectativas: Ponen trabas para el desarrollo personal y profesional del individuo, no de manera directa, asignan metas a largo plazo que se yuxtaponen a las que su personal se ha establecido originalmente, basados en los elementos de la contratación, ahogando así deseo de crecimiento y superación que las mismas generaron.
  • Matan el trabajo en equipo: Mantienen una constante subdivisión del personal, haciendo y motivando comentarios negativos o de alerta con respecto a un área de la otra, alimentando con ello desconfianza y desinterés entre los miembros de la misma empresa.
  • Matan la comunicación: Cuestionan, reprenden e incluso amenazan a su personal en cuanto al manejo de la comunicación, impidiendo el intercambio profesional de correspondencia y dudando de la utilidad de la misma.
  • Matan la disponibilidad: Exigen sacrificios innecesarios a sus trabajadores, jornadas que superan las doce horas diarias los siete días a la semana, privando de vida social y descanso a su personal.
  • Matan la planificación: Otorgan a todo el mismo nivel de prioridad, exigiendo los mismos plazos para ofrecer respuesta a diferentes requerimientos, sin importar para ello el nivel de dedicación que cada uno posea.
  • Matan la motivación: Al tratar a los empleados como meros peones en un tablero de ajedrez, sin valorar sus destrezas, potencialidades y habilidades, estas empresas destruyen los lazos que unen a las personas con su actividad y con ello la motivación que el individuo trajo consigo.

Como ya se ha señalado en el pasado, las organizaciones no son entes distintos a las personas que lo integran, por lo que todas estas practicas deshonestas son obra de la cultura y valores de los responsables de administrarlas, lo que hace casi imposible poder generar un verdadero cambio de actitud, ya que el mismo debe provenir de adentro hacia fuera, y ello resulta particularmente difícil.

Pero no todas las “empresas que matan” son fáciles de reconocer, poseen una fachada atractiva y longeva que atrae buenos perfiles, personas con valiosas ideas, dispuestas a dar todo cuanto puedan y con una considerable experiencia, pero cuyo paso por esas organizaciones es corto e infructífero, pues la misma naturaleza de la empresa impide su desenvolvimiento y uso de sus destrezas.

He aquí las características más comunes de las empresas que matan:

  1. Suelen ser organizaciones con una amplia historia o que en el corto tiempo se han hecho notar en su mercado.
  2. Aunque poseen distintos niveles supervisorios la responsabilidad reposa exclusivamente en una o dos personas que son las únicas que pueden tomar decisiones.
  3. Dan la impresión de ser prosperas u organizadas pues suelen contar con gratos ambientes o alta tecnología, aunque no es necesariamente un elemento diferenciador.
  4. Sus procesos de selección se encuentran en los extremos: O son muy rápidos, lo cual impide coestimar correctamente, o son demasiado lentos, impidiendo de igual manera establecer apropiadamente el nivel de expectativas.
  5. Aprovechan la necesidad de estabilidad, ingresos o expresiones de su personal para someterlos a presiones, horarios y exigencias inusuales.
  6. Casi siempre poseen un alto indice de rotación a todo nivel, acompañado de explicaciones elaboradas e incluso inverosímiles de las razones que motivaron la salida ( voluntaria o no) del empleado.

Es importante señalar que el paso por este tipo de organizaciones no es del todo traumático para los profesionales que la experimentan, ofrecen la oportunidad de conocer el tipo de administración que debe ser erradicada del mundo contemporáneo y los enfrenta a todos los elementos que originaron verdaderas revoluciones en el pensamiento gerencial, las mismas que permiten hoy diferenciar a este tipo de empresas de las que verdaderamente merecen ser reconocidas.

Felix Socorro

Felix Socorro

Doctor en Ciencias Administrativas, Magister Scientiarum en Ciencias Gerenciales, mención Recursos Humanos. Especialista en Gerencia, mención Gestión de Negocios. Licenciado en Administración mención Recursos Humanos y Técnico Superior Universitario en Administración mención Gerencia Administrativa (Graduado con honores). Posee un Diplomado en Docencia y en Human Resources Management (Cornell University).Es consultor,...

Más sobre Felix Socorro

32 comentarios sobre “Empresas que matan: ¡Aprenda a reconocerlas y evitarlas!

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    A lo largo de mas de 20 años de servicio profesional, he visto empresas de este tipo.
    Siendo lo mas notorio no aprovechar el potencial de los empleados

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Entiendo estoy laborando en un tipo de empresa similar a la descrita en su articulo, por favor, tienen la oportunidad pueden enviarme sus escritos a mi e-mail, conduzco la maestria en recursos humanos con un menor en gerencia, y gusto y preciso de este tipo de informacion para conducirme. gracias…

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    El modelo de Empresa que mata, es el clasico modelo de empresa familiar, que lo sigue siendo desde que nacen crecen y mueren

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    La empresa en la que laboro, tiene un perfil parecido, pero tambien tiene combinacion de cosas buenas. Resultado : Empleados conformes , Empleados Inconformes. Buen Articulo

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Las empresas de esta clase por lo regular son las empresas que no quieren cambiar y/o que han llegado a su nivel de confort casándose con lo conocido y no se atreven al cambio fundamentado en el progreso. Excelente articulo.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Excelente. En Republica Dominicana tenemos muchas de estas organizaciones, sobre todo las que son familiares.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Sin duda alguna este articulo aplica para muchas empresas en Mexico y USA. Que triste que existan empresas de este perfil.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    por mi experiencia en el area organizacional conozco estas empresas, y las consecuencias desvastadoras en salud mental y fisica que ocasionan a sus empleados, la productividad a consecuencia de que?

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Sencillamente senti que cuando leia este articulo que estaban hablando mi trabajo. Excelente lo felicito por ese retrato de la realidad de muchas empresas.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Es un excelente artículo, pero considero que son las mismas peronsas que dirigen estas empresas las hacen que maten, por que en muchas de ellas no reconocen la capacitación del personal como una inversion mas bien lo perciben como un gasto y por lo tanto no avanzan, es una lastima.
    Saludes y sigan con estos buenos artículos

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    excelente articulo en estos momentos estoy viviendo la expereincia, no solo en empresas, sino tambien en universidades en sus propia escuela. como a traves de estas empresas se promueve la mediocridad, impiiden actuar con libertad y coartan la creatividad e iniciativo y por lo tanto bajan la autoestima y la motivacion y su personal siempre estas en riesgos psicosocial.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Tres aportes al artículo:
    Felicito la agudeza con la que se ha tratado el tema. Pocos han expuesto tan claramente lo que sucede en muchas empresa, más aún, las que se posicionan con los años. Pero en mi país (Perú)existen empresas incluso, donde el nivel jerárquico se mide en cuestión de raza. Algo a lo que llamo “síndrome de la india”: 2 mil ingleses dominanban un país de 40 millones de indúes en su momento.
    Otro aspecto que debe mencionarse, es la tercerización (el autsourcing); una especie de sistema de provisión de “trabajadores de segunda y hasta tercera clase” para la empresa.
    Y la tercera, que espero el autor lo desarrolle con la agudeza y síntesis propuesta, es el “tráfico de influencias”. Grupos de trabajadores de segundo nivel, se agrupan formando una “curia”, quienes actúan de forma corporativa, apalan al desprestigio de los que quieren ascender y sólo aceptan a quienes desarrollan niveles técnicos, sin mayores aspiraciones. Si estas se manifiestan, hay ideas, desempeño superior, proceden inmediantamente a obstaculizar el paso. Y lo hacen en grupo, incluso con quienes el aspirante nunca ha tratado. Todo ello, lo considero “tráfico de influencias”, pues deciden quién avanza, quien se va. He sido testigo hasta de ocultar información, incluso de hacer que el cliente se queje sistemáticamente contra él. Y todo ello, en absoluta confidencia. Hasta que ya es demasiado tarde.
    Gracias por la atención

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Invariablemente éstas empresas se condenan a si mismas a desaparecer, lamentablemente , con ellas, arrastran a sus empleados. Personalmente tuve una experiencia, renuncié a ella despues de años de chocar con los altos directivos retrogradas, me di cuenta que era inevitable su caida, durante el último año de mi estancia en esta empresa solo me mantenia el sentimentalismo y un optimismo infundado de que las cosas mejorarían, no fué así, deje la empresa , hoy día viven su proceso de desaparición.
    Evolución es una palabra que debe formar parte de nuestra cotidianeidad el precio de no aplicarla y practicarla es devastador

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Desgraciadamente empresas con mucho poder economico ubicadas en la frontera de Mexico y EUA e identificadas como maquiladoras se viven muchos ejemplos como los mencionados en estos articulos; estas empresas maquiladoras ofrecen muchos empleaos pero desafortunadamente detienen mucho el progreso y desarrollo de la sociedad, ya que juegan con las necesidades de las personas al intimidarlas con quitarles el empleao o con retirarse del pais. Y algo sumamente triste que ocurre y que he vivido en lo laboral es que los mismos conacionales que llegan a ocupar pequeños puestos directivos en esas compañías son los que marginan y obstaculizan a los talentos mexicanos, frustrando de sobremanera esa brillantez.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Tengo esta pregunta mas que un comentario; Creo que es muy dificil, encontrar un numero real de estas empresas, pero en porcentajes, en que tipo de empresa se presentan este tipo de empresas que matan?

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Empresas que matan existen en todo nuestro planeta tierra estan en camino a desaparecer
    en la medida que sus trabajadores colaboradores
    prucuren la superacion de el pensamiento empresarial de manera inteligente sugeriendo ,motivando dando a conocer las ventajas de una organización inteligente en el logro de la eficacia con colaboradores eficientes,pero si el CEO gerencia general tenemos a un hombre agotado por los cambios
    que el mundo de los negocios implica,recomiendo
    preparar la salida de la empresa desde hoy,realiza un plan de vida para llegar a
    otra empresa que te permita desarrollar tu inteligencia de lider empresarial,puedes demorarte unos años pero es mejor a que te quedes desocupado a mitad de tu vida.De esta manera influiras en el desarrollo de tu pueblo
    y de tu familia, yo logre moverme desde los 18años con éxito , es ser leal con los accionistas ,con tus compañeros y con tu familia .
    Porque todos aprenderan de tu eficacia.
    Mis mejores saludos cariño y éxito a ustedes.
    José Luis Lara Cruz.
    [email protected]
    [email protected]
    PERÚ.
    del CEO

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo con el articulo y puedo decir con toda propiedad que las caracteristicas de una empresa que mata son precisamente las que se describen en el mismo. Yo actualmente trabajo en una empresa que mata, tengo mas de un año aca y me preocupa enormemente el hecho de no poder hacer entrar en razon a alto mando de esta empresa. Pertenezco al tren directivo y tengo facil acceso al gerente general y le he tratado de hacer entender de muchas formas que la directriz gerencial que el lleva en la empresa no es la mas idonea, sin embargo el considera que el modo de gerenciar le ha dado exito en la empresa y eso es lo mas importante para el sin importar que cada vez mas crezca el descontento entre los trabajadores de la misma. De hecho una de las caracteristicas principales de esta institución es la rotacion constante de personal en todos los niveles desde los altos directivos hasta personal de servicios generales. De verdad me parece muy interesante el resumen que nuestran uds y los felicito. Espero seguir recibiendo estos boletines.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Considero que es un tema apropiado para la situación que se vive en Colombia, donde una gran cantidad de empresas demuestran las características de las empresas que matan. Pero creo que es un asunto de visión y sobre todo de cambio de actitud. Gracias por compartir sus ideas.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    ¡Felicitaciones! es una fiel radiografía de una realidad mundial, y Chile no está exenta por supuesto. Yo viví una experiencia similar hace unos años, pero mas que los detalles vividos lo mas importante es compartir los resultados del mismo, cuando me despidieron dando las excusas correspondientes, yo sabía que me estaban haciendo un favor, y efectivamente lo fue, me integré de esa minúscula empresa a una transnacional que no vale ni los contactos ni si eres favorita del jefe directo que además es un incapaz, simplemente vale tu capacidad de trabajo y de hacer el bien a las demás personas y tu liderazgo, para quienes están viviendo esta dolorosa experiencia, renuncien, no vale la pena vivir la corta vida resistiendo a mediocres que tienen en sus manos el poder minúsculo para controlar tu vida y la de tu familia.
    Hoy soy una mujer feliz con ingresos tres veces superiores a los que tenía y con una calidad de vida que va cada día mejor, doy gracias a Dios del día que me echaron y tomé otro rumbo.
    ¡Que no les arruinen su vida!
    Por cierto mi Compañía está en plena expansión en el mundo, los que quieran pueden escribirme.
    Estaré encantada en apoyarlos

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    me parece un aporte muy interesante el contenido de la pagina. Es importante que todos los niveles de una empresa sepan reconocer sus errores y por sobre todo aprender a valorar y respetar la condicion de personas para que asi se logre crear el enpoderamiento.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Nada más cierto!!!, realmente le dieron al clavo, ojala que esas empresas que matan se iluminen esta nota.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Después de leer esta triste verdad, me alegro de trabajar en una empresa donde sucede todo lo contrario. Si bien es cierto que nos falta aún para conseguir la Calidad Total, los que estamos involucrados en ella sentimos que muchos de los compañeros han cambiado; pero hay que seguir trabajando y nunca desmayar. Esta empresa se llama Petroperu S.A

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Tony Grundy indica que lo que les falta a estas empresas es una Vision del Futuro y el uso correcto de Internet.La empresa familiar es generalmente una empresa que mata,a mi parecer.En Goodrich y Gestion se podia calificar el trabajo de matador(puro grito y pelea).En Goodyear y el gobierno Peruano las relaciones si estaban bien.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Sin duda alguna una de sus mejores articulos, definirlo como excelente quedaria corto. Felicitaciones

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Tuve la oportunidad de laborar en una organización de este tipo, entre en un momento de cambio en el sistema de trabajo pero me di cuenta que el cambio era lógico y buscaba la optimización del proceso y el trabajo en equipo. Hay muchas oportunidades de mejora en esta empresa, tiene que seguir mejorando y tomando mas en cuenta a sus trabajadores. Me reservo el nombre por razones obvias!!!

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    He tenido la gran oportunidad de conocer un par de empresas de este tipo, son reales,pero definitivamente como comenta el artículo, nos permiten ponerlas como referencia de lo que no se debe hacer, mejorando así nuestro entorno empresarial siendo más competitivo al ofrecer al empleado una mejor propuesta de clima laboral y no necesariamente solamente ponerlos a competir por un salario.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Don Inodoro Pereyra, entrañable personaje gauchesco creado por Fontanarrosa (Rosario, Provincia de Santa Fé) dice en uno de sus agudos comentarios “No debe ser tan malo, que al menos no sirva de mal ejemplo”.
    Aún frente a situaciones como las descriptas, el individuo y al menos el conjunto laboral más reducido tienden a crear situaciones que mejoren el entorno: Tal vez esto no mejore la situación global, pero sirve de paliativo para la sensación personal de frustación que experimenta un trabajador en una situación así.
    Vista la empresa como un ente social completo y complejo, para revertir esta situación o al menos generar la conciencia del camino equivocado, hay que hacer uso de todos los elementos al alcance: Convicciones sociales que no excluyan; principios morales y éticos; capacidad de organización y comunicación; e incluso nuestra fe y convicciones religiosas, en la mayoría de los casos fundadas en el amor y la confianza.
    Nadie en una empresa quiere llevar el papel de ingenuo, pero si es necesario mantener y defender los principios que constituyen una convivencia respetuosa y pujante.
    Sobrevivo en un país que tiene todas sus instituciones en crisis, precisamente porque las decisiones no contemplan los riesgos que se detallan en este artículo. En esto, todos debemos asumir nuestras responsabilidades, dado que los gobernantes a los que me refiero han sido elegidos por mí y mis conciudadanos.
    Pero el hecho de vivir en estas circunstancias coyunturales, me ha hecho agudizar el sentido de observación de las empresas, donde como en la sociedad latinoamericana, no existe un punto medio: O se es pobre (cada vez más pobre) o se es rico (entonces, muy rico). En las instituciones se experimenta este fenómeno, con desproporciones desmedidas entre los ingresos de los altos ejecutivos y la masa laboral. Primera desigualdad que excluye, margina y denigra. Esto no puede traer otras consecuencias que la falta de identificación, la desmotivación y el descontento. Si a esto se suma el hecho de no reconocer capacidades, iniciativas e inquietudes; incluso generando un mensaje confuso desde la dirigencia se logra que (tomando prestada una frase de Joan Manuel Serrat) la vida de la empresa se convierta en un ensayo para la muerte.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Excelente, en realidad este tipo de empresas que matan no solamente se circunscribe a la administración privada, sino también a la administración pública, por esas razones las organizaciones no pueden superarse, ya que su recurso mas apreciado (recurso humano) es subvalorado.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    es un artículo muy interesante porque muestra la realidad de las empresas familiares.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Increíble, pero coincido con muchos de sus argumentos, parece que me leyó la mente.Muy interesante su artículo y útil lo tomaré de ejemplo para mis alumnos del Tecnológico en “Analisis Organizativo” y “Seminario de Administración”.
    Felicitaciones y gracias

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Es muy cierto, pero no se reduce al ambito de las empresas publicas. Las hay privadas que sufren de dicho sindrome, pero mientras den dividendos no se preocupan por sus recursos humanos. Muy buen articulo.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    En verdad me parecio un articulo muy bueno y creo que este tipo de empresas ya no deberian existir ya que menosprecian a uno de los factores mas importantes de una empresa como es el factor humano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Felix Socorro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/empresas_que_matan_aprenda_a_reconocerlas_y_evitarlas/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/fsocorro)