Lo siento, pero no estamos diseñados para ser felices - deGerencia.com
NOTICIA

Lo siento, pero no estamos diseñados para ser felices

«Todo está diseñado. Pocas cosas están bien diseñadas” decía Brian Reed

Mientras aplaudía desde la ventana de mi cuarto, el vecino de al lado decía a su compañera:

“Mira estoy harto de hablar de la felicidad. Nada me sirve para ser feliz. Y aún menos estar aquí encerrado en casa“.

Buscamos la felicidad en libros. Anhelamos que nos den la formula de la felicidad en conferencias y videos. Nos sentimos como Indiana Jones, en búsqueda de la felicidad perdida.

Pero es el paso del tiempo, el compararte con los demás, cuando nos damos cuenta que nunca seremos felices. Y de la ilusión de su búsqueda, de querer ser felices, de expresar a todo el mundo que lo hemos conseguido, pasamos a la desilusión extrema, a desechar nuestros sueños y a olvidarnos para siempre, eso.

Lo que pasa es que creemos que la felicidad es un estado continuo e inquebrantable que podemos conseguir, cuando estamos totalmente equivocados.

Al igual que nuestros antepasados, lo que estamos haciendo ahora en nuestras “cuevas” es sobrevivir. Ellos sobrevivían ante los dinosaurios, ahora nosotros contra un virus. Y así está diseñado, para sobrevivir ante los envites que la circunstancias nos pongan. NO ESTAMOS DISEÑADOS PARA OTRA COSA.

Pero lo que la industria de la felicidad absoluta y del pensamiento positivo nos ha hecho creer es que al igual que una casa y la educación, la felicidad es un derecho inalienable del ser humano. Y como somos buenos borregos, luchamos contra quien sea y lo que sea, por un derecho, el de la felicidad, que no sabemos ni realmente qué es ni que significado tiene para cada uno.

¿O es que aún a pesar de tener todo a tu disposición, tus necesidades satisfechas, pareja, familia, trabajo… no te has preguntado alguna vez por qué no te sientes realmente feliz?

¿Qué sería de un mundo en plena felicidad constante? ¿Lloraríamos la marcha de nuestros seres más queridos? ¿Cómo sería un mundo sin el poder de aprender de los momentos críticos que podamos pasar?

¡¡SERÍA UNA MIERDA, pero aún así es lo que buscamos!!.

Los avances nunca se han generado en momentos de bonanza. Los problemas nunca se han solucionado cuando todo nos va bien, pero aún así es lo que queremos. Un mundo ideal, como cantaría Frozen.

¿Pero qué es ser feliz?

Nos han enseñado que es tener éxito. Éxito en el trabajo, que seamos reconocidos por los hitos que hemos conseguido. Por los proyectos que estamos liderando. Por el tamaño de personas que tenemos a nuestro cargo.

Éxito también es el nivel de belleza de la persona que tenemos al lado. Los metros de pasillos que tenemos en nuestra casa y el número de seguidores que tenemos en nuestras redes sociales.

Como podemos ver, es siempre un afán de adquisición, de comparación con los demás. Y siempre saldremos perdiendo, PORQUE SIEMPRE HABRÁ ALGUIEN QUE TENGA MÁS QUE NOSOTROS, SIEMPRE.

¿Qué ocurre? Que no vemos ni queremos ver, que la felicidad tiene un significado más simple y menos costoso del que nos han hecho creer:

LA FELICIDAD ES VIVIR LA VIDA DE FORMA CONSCIENTE. Dándonos cuenta de las pequeñas cosas de la vida, que realmente son las que producen el sentimiento de satisfacción con la misma.

Somos la suma de las emociones negativas y positivas que vivimos. Somos la suma de los lamentos que expresamos y de los “joder” de alegria que gritamos al mundo. Somos la suma de los grandes fracasos que consumamos y de los grandes hitos que alcanzamos. Somos la suma de nuestros lloros por lo que está ocurriendo así como los aplausos de aliento y motivación por aquellas personas que nos están cuidando.

Y sin embargo, nuestro deseo es dejar inútil el lado derecho de nuestro cerebro que es el gestiona las emociones negativas, para solo vivir con el izquierdo, el de las emociones positivas.

El mayor fracaso de la humanidad, sería el conseguir vivir sin emociones negativas. Pero parece que eso es lo que queremos.

Una vida feliz, no es una vida llena de poder y éxito. Si solo tienes esas dos cosas, te aseguro que nunca te sentirás feliz. Más bien la frustración y la depresión por la vida que estarás llevando.

Tener emociones “no positivas” , no quiere decir que hemos fracasado en la vida. Para nada. Nos está diciendo que somos humanos.

Me imagino que estarás esperando que te diga mi formula de la felicidad o la definición. No me considero una persona absolutamente feliz y quien te diga que lo es, sal corriendo de ella. O se ha fumado algo de calidad o solo les rige bien un lado del cerebro, pero sal corriendo.

Estas circunstancias que estamos viviendo, si me han reafirmado en mi concepto de felicidad:

PEQUEÑOS MOMENTOS QUE VIVES QUE TE HACEN SENTIRTE A GUSTO CON LA VIDA.

Simplemente y llanamente es eso, PEQUEÑOS MOMENTOS…

Un mensaje de una persona que te alegra saber que está bien. Una videollamada de una persona importante para ti, un gracias de una persona que has ayudado con las bolsas, algo tan grande y que no le damos importancia, como una sonrisa, o un te quiero a tus padres…eso es la felicidad.

Pequeños momentos.

Abre bien los ojos. Límpiate las orejas, y durante todo este tiempo que vivamos recluidos nos daremos cuenta que somos más felices de lo que imaginábamos, sin necesidad de grandes adquisiciones ni momentos constantes a pesar de las circunstancias y de la reclusión.

El 40% de nuestra felicidad, se dice que depende de nuestra actitud ante las circunstancias. Cambiemos nuestra actitud y empezaremos a sentir la felicidad por nuestras venas.

No estamos diseñados para vivir una felicidad constante, pero sí para disfrutar de pequeños sorbos de felicidad.

¿Por qué crees que no eres feliz?



  • Ver original en Principios de un Comienzo
  • Publicado el lunes marzo 30, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.