¿Fortunam mea o mea culpa en el 2011? - deGerencia.com

¿Fortunam mea o mea culpa en el 2011?

Escuchar decir mea culpa no resulta ajeno para casi nadie, es una expresión en latín que señala la culpabilidad inherente del individuo que la pronuncia en lo que sea que hizo o dejó de hacer. Extrañamente, en un mundo colmado de mensajes que nos llevan a declararnos positivos casi nadie usa la expresión fortunam mea o bien “mi logro” o “mi éxito” “mi fortuna”, lo cual también es algo que se debe contemplar al momento de evaluar nuestras actuaciones pasadas y nuestros planes futuros.

Cada año que transcurre nos ofrece la oportunidad de autoevaluarnos y observar con detenimiento qué hemos hecho o dejado de hacer, ya sea en beneficio personal o colectivo. Nos hace reflexionar acerca de la manera en que observamos el mundo y nuestra interacción en él, como nos afectamos –positivamente o no– y cómo podemos estar haciendo lo mismo con los demás, ya sea en el trabajo, en la familia o en la comunidad.

Algunas firmas y especialistas crean cuestionarios complejos y extensos para poder evaluar cómo ha sido ese año que pasó y cómo debemos enfrentar el venidero, esos test suelen ser complicados, largos y, en algunos casos, un poco aburridos.

Sin embargo, no todos tienen esas mismas características, algunos pueden hacer que se divierta respondiéndolos y esa es la idea del cuestionario que les ofrezco a continuación.

Instrucciones:

Responda cuidadosamente el siguiente cuestionario, le ayudará a saber qué tan acertado fue a lo largo del año que se va que deberá hacer para mejorar su registro de aciertos, si es el caso para el año que viene.

El cuestionario está orientado a sus logros en lo personal, profesional, laboral y familiar, son apenas 5 preguntas con sus respectivas opciones por cada área las cuales debe responder de manera sincera, sólo usted conocerá los resultados y de seguro se sorprenderá.

1. ¿Cómo me fue con la apariencia física?

a. Bajé de peso
b. Subí de peso
c. Me mantuve
d. Ni idea
e. No me preocupa el tema

2. ¿Superé mis temores y dudas personales?

a. Sí, los superé
b. No, ni cerca
c. ¿Cuáles miedos?
d. Uno que otro
e. Me da miedo responder

3. ¿Logré mis objetivos?

a. Si, todos
b. Imagino que alguno
c. No planifico mi vida
d. No, ninguno
e. ¿Cuentan los del año pasado?

4. ¿Me consentí este año?

a. Claro, siempre
b. Un poquito
c. Lo intenté
d. No sé
e. ¿Eso se puede?

5. ¿Dejé atrás mis vicios?

a. Sí, los superé
b. Estoy en eso
c. Más de allá que de acá
d. No, les tengo cariño
e. ¿Cuáles vicios?

6. ¿Obtuve el puesto que me gusta en el trabajo?

a. Sí, yupi
b. En cualquier momento me lo dan
c. TMS (Todo menos el sueldo)
d. Ni cerca
e. Estoy en lo mismo de siempre

7. ¿Dediqué el tiempo justo a mi trabajo?

a. Siempre, por supuesto
b. Me excedo por una horitas
c. Menos de lo que debería
d. Estoy pegado a mi puesto
e. ¿Cuál tiempo?

8. ¿Logré que en la oficina reconocieran mis aportes?

a. Sí, soy toda una celebridad
b. Sólo mis amigos
c. Soy mi único fan
d. A veces mi jefe queda admirado de mis cosas
e. Define reconocimiento

9. ¿Hice bien mi trabajo, con esmero y dedicación?

a. Esa es mi meta diaria
b. Hago lo que me dicen
c. Hago todo lo posible
d. Cuando se puede
e. Eso no es de tu incumbencia

10. ¿Agregué valor a mi empresa?

a. Claro, cómo no hacerlo
b. Mi trabajo vale
c. Cuando el jefe lo pidió
d. No, a veces le resté para pagar el autobús
e. No me pagaron para eso

11. ¿Me mantuve actualizado?

a. Sí, soy todo un letrado
b. Claro, lo mío es el hoy
c. Cuando la situación así lo exigió
d. No tuve espacio en el disco duro
e. No tengo tiempo para eso

12. ¿Todos los días aprendí algo nuevo?

a. Si, cada día
b. Uno que otro día
c. Todos menos los festivos
d. No, más bien tuve que enseñar algo siempre
e. Yo aprendí hace mucho tiempo

13. ¿Mi conducta siempre fue la más ética?

a. Totalmente
b. En la mayoría de los casos
c. No, pero lo tuve presente
d. Una que otra vez
e. Eso de la ética es relativo

14. ¿Atendí a mis clientes como lo merecían?

a. ¡Por supuesto! Si quiere pregunte
b. Sólo a quienes valen la pena
c. Al que me cayó mejor
d. A uno que otro, para variar
e. ¿Y para qué?

15. ¿Traté a mi gente con respeto?

a. Sin duda alguna
b. Cuando no estaba molesto… sí
c. A los tarados no
d. Sólo a aquellos que me cayeron bien
e. Para nada, no lo merecen

16. ¿Dediqué tiempo de calidad a la familia?

a. Así es, la familia es lo más importante
b. Los fines de semana, si podía
c. Es como hacer ejercicio: con 5 minutos basta
d. Cuando llegaba estaban dormidos, no es mi culpa
e. Eso de calidad es sólo para las empresas

17. ¿Cumplí las promesas que hice a principios de año?

a. Una por una
b. Me quedaron un par por cumplir
c. Creo que sí, no me acuerdo
d. Es que uno con unos tragos promete unas cosas
e. ¿Qué promesas?

18. ¿Me preocupé por no fallarles?

a. Sin duda alguna
b. Cada vez que pude
c. Bueno, les fallé una que otra vez
d. Es que son muy exigentes
e. ¿Se vale restar las veces que me fallaron a mí?

19. ¿Jamás llevé el trabajo a mi casa?

a. Nunca, 8 horas son suficientes
b. Sólo cuando había revisión en el departamento
c. Es que en la casa es más cómodo trabajar
d. No, pero el muy degenerado me perseguía
e. No tuve opción

20. ¿Le dí a mi familia el lugar que merece?

a. Todos los días
b. Sólo cuando estaba de buenas
c. Cuando no tenía nada que hacer más importante
d. No sabía que tenían un lugar
e. Sí, ellos en la casa y yo en el trabajo

Saque la cuenta:

Cuente las letras que ha seleccionad de las posibles respuestas y multiplíquelas por el valor, al final sume los resultados y descubra como le fue en el 2011 de acuerdo al rango que concuerde con la sumatoria.

a: 5 x __ = ____
b: 4 x __ = ____
c: 3 x __ = ____
d: 2 x __ = ____
e: 1 x __ = ____

Sumatoria _____

Resultados:

De 100 a 80 puntos: ¡Felicitaciones! Usted ha tenido un año extraordinario, salvo algunas pequeñas cosas que se le escaparon, el 2011 ha sido casi perfecto para usted y estos resultados demuestran que es una persona exitosa en los 4 campos que hemos explorado, se respeta como persona, profesional, trabajador y miembro de familia ¡Es casi increíble! Un ejemplo a seguir. Siga adelante para que todos lo tengan de ejemplo… ah, pero si no fue 100% sincero le sugerimos que vuelva a realizar el test desde cero.

De 79 a 60 puntos: Sin duda el 2011 no ha sido un mal año, tal vez dejó algunas cosas al azar y descuidó algunos aspectos importantes, de lo que está consciente y nada orgulloso de dejarlos a medias. Planifíquese mejor, ordene sus prioridades y póngale empeño a sus metas y responsabilidades, de seguro, si lo hace, el 2012 le sonreirá, claro, salvo que las profecías mayas estén en lo cierto y el mundo se acabe el 21 de diciembre del próximo año… pero seamos positivos.

De 59 a 40 puntos: ¡Vaya 2011! Casi sale aplazado. Es importante que se trabaja para vivir, pero no se debe vivir para trabajar. Consentirse, darse espacio, compartir con la familia y valorar a las personas tanto como debe valorarse usted son las claves para alcanzar las metas que se proponga en la vida. No sea muy exigente con usted mismo pero tampoco se exija demasiado poco. En la manera que usted cumpla con sus metas personales, profesionales, laborales y familiares se irá convirtiendo en mejor persona y eso lo hará sentirse bien con usted mismo. ¿Qué espera? Retome las metas que ha dejado por cumplir y reoriéntelas para el año próximo… está mal, pero va bien.

Menos de 40 puntos: Una de dos, o usted toma la vida con mucha calma y nada le preocupa o posee una actitud muy poco seria ante el porvenir y su función en la sociedad. Si es una persona calmada, le recordamos que debe ser partícipe de los cambios, dejar huella en la sociedad, en su familia, en su trabajo, “ser parte de…”, no puede vivir como las mariposas sólo revoloteando de un lado a otro. Ah, pero si su actitud es poco seria, no espere a que el tiempo se lea acabe para realizar un acto de constricción y repetir muchas veces “mea culpa, mea culpa”. Cada año, mes, semana o día, e incluso cada nueva hora es una oportunidad para cambiar y dar lo mejor de cada uno, no deje de intentarlo.

Reflexiones finales:

Sea cual sea su resultado, no dé nada por hecho. Si bien pudo haber alcanzado todo lo que se propuso o por el contrario haber dejado su lista de logros en blanco, no queda duda que el próximo año será una nueva oportunidad para hacer lo correcto. Cada nuevo día, incluso cada nueva hora es propicia para hacer cambios favorables en nuestra conducta y orientación, cuanto más un año entero.

Si alcanzó todo lo que se proponía tiene que evaluar si sus metas están, entonces, a la altura de su capacidad y no se está subestimando, exíjase más para el año que comienza y tal vez podrá poseer una perspectiva más amplia cuando éste termine.

Si no logró todo lo que se propuso, haga hincapié en aquello que le impidió hacerlo, aprenda de sus errores y procure evitarlos.

Ahora bien, si el año que pasó lo dejó completamente a la buena ventura, evalúe si los resultados le satisfacen y, de no ser así, tome el timón de su vida y diríjala a un puerto seguro, grato y exitoso. Nada es imposible cuando se tiene una meta clara y se está determinado a alcanzarla. Todo depende de nosotros en gran medida, lo que juzguemos malo lo será en la medida que sepamos utilizarlo a nuestro para ver materializados nuestros sueños.

El año que viene no será fácil o difícil, será simplemente un año más, pero si lo sabemos planificar y hacemos uso correcto de nuestros talentos y recursos puede llegar a ser un año como ningún otro donde repetiremos fortunam mea con una gran sonrisa en el rostro.

Felix Socorro

Felix Socorro

Doctor en Ciencias Administrativas, Magister Scientiarum en Ciencias Gerenciales, mención Recursos Humanos. Especialista en Gerencia, mención Gestión de Negocios. Licenciado en Administración mención Recursos Humanos y Técnico Superior Universitario en Administración mención Gerencia Administrativa (Graduado con honores). Posee un Diplomado en Docencia y en Human Resources Management (Cornell University).Es consultor,...

Más sobre Felix Socorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Felix Socorro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/fortunam-mea-o-mea-culpa-en-el-2011/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/fsocorro)