Este es el oscuro panorama del empleo en Latinoamérica para 2020 - deGerencia.com
NOTICIA

Este es el oscuro panorama del empleo en Latinoamérica para 2020

En 2020 las proyecciones del crecimiento económico no dan motivo para esperar que repunte la generación de empleo de calidad en América Latina. Con heterogeneidad de un país a otro, seguirían prevaleciendo tendencias de deterioro de la composición del empleo en términos de categorías de ocupación, subempleo e informalidad. Entretanto, en los países que tienen una inflación baja y estable, los salarios reales del empleo registrado se mantendrían sin grandes cambios.

Así lo advirtió la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019, liberado a finales de la semana pasada; el organismo hace un extenso análisis sobre la situación del empleo en la región, aborda algunos tópicos relevantes que explican ciertos fenómenos que se observan en este rubro y hace algunas reflexiones que le llevan a la conclusión final: lamentablemente en un contexto de bajo crecimiento para la región, las expectativas en materia de empleo no son las más favorables. Sin embargo, es evidente que existen diferencias entre los
países debido al tamaño y coyuntura de sus economías.

Aumenta la ocupación, pero desocupación no baja

La Cepal explica un fenómeno que llama la atención desde hace algunos años en la región: el aumento de la tasa de ocupación, pero sin que baje la lectura que mide la desocupación, La lógica indicaría que, si la ocupación se incrementa, la desocupación, que es el fenómeno inverso, debería mostrar un descenso. Pero no es así, la ocupación se ha incrementado y la desocupación no disminuye.

El organismo explica que el aumento de la ocupación en términos generales en América Latina no se debe a una dinamización de la
demanda laboral, es decir, no es que se hayan creado muchos trabajos formales, sino que más bien se explica por la
necesidad de las personas de obtener ingresos laborales, aunque ello signifique ocuparse en empleos o actividades laborales de mala calidad y, de hecho, totalmente informales.

Como prueba, la Cepal señala que el leve incremento de la tasa de empleo no se reflejó en un descenso de la tasa de desocupación como debió ser el caso, sino que esta tuvo un aumento moderado, al pasar de 8.0 en 2018 a 8.2 en este año que está por finalizar.

Empleo por cuenta propia sigue en aumento

Otro indicador que la Cepal utiliza para confirmar lo que señala en torno a las condiciones de empleo que prevalecen en la región, es el desempeño del empleo por cuenta propia. De acuerdo con el organismo, en este 2019 el trabajo por cuenta propia que, en su mayoría, refleja las necesidades de obtención de ingresos laborales de parte de hogares de menores ingresos, se expandió más que el empleo asalariado.

En el promedio ponderado de los países con información disponible, entre los primeros tres trimestres de 2018 y el mismo período de 2019, el empleo asalariado aumentó en un 1.5 por ciento, mientras que el trabajo por cuenta propia creció en un 3.0 por ciento. De esta manera, entre 2012 y 2019, el empleo asalariado habría aumentado en solo 5.6 por ciento, mientras que el trabajo por cuenta propia lo hizo en 18.4 por ciento. En vista de que el trabajo asalariado suele ser, en promedio, de mejor calidad que el trabajo por cuenta propia, esto implica un deterioro serio de la calidad media del empleo de la región. De acuerdo con los señalamientos de Cepal….



  • Ver original en Alto Nivel
  • Publicado el martes diciembre 17, 2019


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.