3 palabras motivadoras: VAS A MORIR - deGerencia.com
NOTICIA

3 palabras motivadoras: VAS A MORIR

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre” decía Gandhi.

Creo firmemente que las 3 palabras que TODOS nos deberíamos repetir todos los días nada más levantarnos son:

VAS A MORIR.

Te dirán que nada más levantarte y durante el día, tienes que repetirte varias veces mantras en los que aumente tu confianza, en los que “llames” a la abundancia o al amor de tu vida.. Mantras para aumentar la confianza en ti mismo o tu bienestar personal.

Pero nadie nos dice que nos digamos todos los días:

VAS A MORIR.

Parece que decirnos que vamos a morir, aunque sea una obviedad, es algo que no queremos darnos cuenta ni ponerle sonido a ese pensamiento.

¿Por qué?

Porqué creemos que hablar de la muerte es algo negativo. Que puedes entrar en una bucle depresiva o que no trae buenas vibras.

¿Te cuento un secreto? VAS A MORIR. ¡¡Tú y todos!!.

Unos morían antes de lo que se merecían y por desgracias otros durarán más de lo que realmente , por su acciones deberían hacerlo, pero absolutamente todos vamos a morir.

Hace unos días, en un evento donde el “agua con misterio” reinaba a altas de horas la madrugada, oía conversaciones del tipo: “Bueno ya tendré tiempo para hacer realidad mis sueños, ya existirían las condiciones idóneas para hacer realidad lo que siempre he querido, pero ahora que tengo hijos, va a ser imposible…. Es que no tengo dinero para llevar a mi pareja a hacer realidad sus sueños que tanto desea… David , eso de los sueños es para la gente que no tiene “compromisos” o está loca como tú, yo ahora no me lo puedo permitir… La verdad ¿QUién me va a querer ahora con la edad que tengo? Para eso, sigo con quien estoy y ya vendrán tiempos mejores..”

Me lo decían varias personas que no superaban la cuarentena de edad y otra persona que no superaba los 30.

Estaban anteponiendo la rutina, el miedo, el qué dirán a su felicidad, a sus sueños, a descubrir la posibilidad qué había detrás de ellos. Y todo pensando que cuando se jubilarán o hubiera unas circunstancias mejores, podrían hacerlo realidad.

¡¡QUÉ ILUSOS SOMOS!!:

Nunca me olvidaré de la muerte de un amigo cuando hice Formación Profesional. Lo había visto ni una semana antes, cuando un familiar suyo me dijo que había muerto de un infarto. Y eso ya hace 6 años. No hay día, desde ese momento, que no me acuerde de él y de la situación que vamos a morir todos, tarde o temprano.

Fue una situación que me hizo cambiar mucho. Era una persona que desplazaba mis gustos, mis aficiones, mis deseos por el qué dirán y por satisfacer a los demás. Y mientras tanto mi felicidad, mi camino personal lo estaba desplazando por los deseos de los demás. Era una persona que no hablaba de lo que quería , no fuera a pensar que estuviera loco y me quitarán la ilusión con sus comentarios. Era una persona que pensaba, que ya vendrían momentos mejores, para hacer lo que realmente quería hacer.

Lamentamos la marcha de toda persona que queremos. Pensamos que es una lastima que se haya marchado tan pronto, con lo que tenía por delante por vivir, las experiencias que le esperaban. Dejémonos de tonterías, se ha marchado, le ha tocado, lo que tú quieras, pero ya no está, OUT. Y lo peor de todo, nos decimos a nosotros: “Esperemos que nos llegue nuestra vez lo más tarde posible”.

¿Y tú qué te sabes? ¿Y mientras tanto que vas a hacer, posponer tu felicidad cuando estes jubilado? Pues a este paso quizá ya no conozcamos que es eso de la jubilación. ¿Y entonces para cuándo vas a dar el paso hacia adelante? ¿Cuándo el Gobierno te diga que puedes?

No creemos que vamos a morir. Los demás caen, pero tú crees que no, o al menos eso te crees.

Y te lo vuelvo a repetir, VAS A MORIR.

Hace unos días leí una frase de Javier Iriondo, que estoy totalmente de acuerdo: “Sin drama, nunca habrá despertar”. Mientras no nos demos cuenta por cosas que pasan a nuestro alrededor o en primera persona, nunca despertaremos. Siempre pensaremos que habrá tiempo para cambiar, que habrá mejores momentos para hacer lo que siempre hemos querido , que todo vendrá pero que AHORA no es el momento adecuado.

¡¡MENTIRA!!.

Ves en televisión, en entrevistas, personas en su lecho de muerte o tras la muerte de algún ser querido, se han lamentado de no haberle dichos cuanto les querían o lo importante que eran para ellos. Y ahora que se habían marchado, ya no podrán hacerlo.

¿De qué te lamentas tú, qué podrías haber hecho y no hiciste?

Y todo porque pensamos que tendremos tiempo más adelante para hacerlo, o bueno, pensamos que lo haremos.

Mucha gente te dirá que no tienes que dejarlo todo, que no hagas el loco, que lo pienses antes de hacerlo, que ya habrá tiempo, que seguro que vendrán tiempo mejores,… Todo para que no hagas lo que ellos les gustaría hacer.

No soy quien para decirte si este artículo te ha tocado la “patata” que no dejes a tu pareja después de tanto tiempo, que no dejes tu trabajo si lo único que te hace es encabronarte y más cuando tu pasión te está esperando durante tanto tiempo… Si lo sientes así hazlo, porque yo deje atrás muchas cosas por algo, que no sabía donde me llevaría.

No es el resultado, es la oportunidad que tienes delante, y no la coges, porque piensas que eres inmortal y siempre estará esperándote para ti. ¡¡Que confundido estás!!.

No es el resultado. Es la oportunidad de por fin dormir a pierna suelta porqué has hecho lo que tenias que hacer, ser tú mismo de una vez por todas.

Es la oportunidad de vivir, de conocerte, de sentir, de aprender, de ser uno mismo, de decir lo que sientes por la otra persona.

VAS A MORIR, me ayudó a darme cuenta, que cada día cuenta, que cada día es único, diferente a los demás, y que cada día tenemos es un día más para dejar nuestra huella en los demás…



  • Ver original en Principios de un Comienzo
  • Publicado el lunes agosto 26, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.