5 pasos para correr un maratón y lograr cualquier objetivo - deGerencia.com
NOTICIA

5 pasos para correr un maratón y lograr cualquier objetivo

Cualquiera puede correr un maratón. Son alrededor de 55,000 zancadas los que completan 42,195 metros que equivale al maratón. Para aquellos que usan relojes inteligentes que mide el número de pasos al día, podrán comprender más cercanamente la cifra. En un contexto más concreto, en 2018, fueron 25,000 corredores que alcanzaron la meta, que equivale al 0.0001% de la población en México. En este panorama, lo que es realmente cierto es que cualquiera que tome la decisión, puede correr un maratón y lograrlo.

Sin importar el momento en que una persona que desee hacer del running un hábito de vida existe un momento exacto que, si se quiere, podría visualizar el sueño como un objetivo y no como una promesa. Lo mismo funciona para cualquier propósito por más lejano que se vea: comprar una casa, conseguir un ascenso o un empleo, lograr una venta o hasta aprender alguna nueva disciplina.

En primera instancia, hay que tener en mente de forma clara, el objetivo y responder una pregunta: ¿Qué quiero lograr? De esta manera, podemos partir para continuar con cinco pasos para lograrlo. Se recomienda ser ambicioso para este ejercicio.

Determina la fecha para conseguirlo: Tener un objetivo y ponerle fecha hará que tengas un periodo de tiempo para hacer un plan estratégico y lograrlo. Medir cuánto y qué requieres de ti mismo o hacer que las circunstancias se combinen para que el propósito se logre ese día. Quizá pudiera ser la presentación de un proyecto, hablar con tu jefe o el día de un evento importante, firmar un contrato o invertir en una idea.

Visualízate en la meta: Si el propósito luce casi inalcanzable, entonces este paso es determinando. ¿Cómo te sentirías el día después de lograrlo? Piensa en un día muy complicado en tu vida. ¿Cómo amaneciste ese día y con qué sensación? ¿Cuál fue la emoción al final? ¿Cuánto tiempo planeaste o tardaste en razonar lo que estaba ocurriendo en ese momento? Para las personas que les gusta enfocarse en los resultados, este paso es el mejor aliado para los momentos más frágiles durante el proceso. ¿Qué sentirías de lograr cumplir tu sueño?

Prepara el camino para lograrlo: El proceso puede parecer complicado o incierto. De hecho, generalmente a las personas no les gusta sentir incertidumbre en su futuro, porque es difícil tomar el primer gran paso. Sin embargo, existen métodos para que el camino, aunque luzca áspero y fatigoso, que pueden hacerlo cómodo. Duerme bien, come saludable, escucha la música de tu preferencia, usa ropa cómoda, alíate de personas que te aporten, cuenta tus planes a tus personas más cercanas y haz el camino sea menos complejo.

Disciplina, tenacidad y paciencia: A todos nos gusta tener resultados inmediatos. ¿Por qué? Porque cuando hacemos un esfuerzo importante o una acción que nos exige mucho, queremos reconocimiento o la certeza de que lo que estamos haciendo está bien o que vamos en el camino correcto. Sin embargo, aunque la paciencia y la tenacidad no sean garantía de resultados, sí determinan la disciplina para hacer un hábito que, en su planeación, luce la mejor estrategia para alcanzar el objetivo. Existen gran cantidad de ejemplos deportivos donde estas tres competencias, son parte del éxito de cada uno. Lo mismo ocurre con los grandes empresarios. Algunos les gusta llamarles suerte, pero más que fortuna, se trata de estar preparado en el momento correcto y el lugar correcto sin importar el número de oportunidades que se hayan presentado.

Disfrútalo: Ese día te despertarás y no tendrás otra opción más que hacerlo. Si la preparación fue buena (aunque quizá no haya sido suficiente), te dará seguridad para hacerlo, para lograrlo. Al final, pensarás que el esfuerzo y la mentalidad habrán valido la pena y te darás cuenta de que con intentarlo no es suficiente, sino lograrlo, será el mayor de las satisfacciones. Porque tener una actitud determinante u optimista, no es suficiente, si no lo haces. Y pensar que lo más importante es el intento o el proceso, tampoco será idóneo.

¿Y por qué no pensar, entonces, que cualquiera puede correr un maratón?

Determina la fecha para conseguirlo: Elige el maratón a correr, págalo e inscríbete.

Visualízate en la meta: ¿A quién dedicarás la carrera? ¿Con qué canción terminarás la ruta? ¿Dónde vas a desayunar o qué le vas a decir a tu familia cuando termines? ¿Cómo te vas a sentir físicamente cuando termines? ¿Y emocionalmente?

Prepara tu camino para lograrlo: Diseña el mejor reproductor de canciones, o los podcasts más motivantes. Cómprate calzado y la ropa adecuada. Decide por las mejores rutas a entrenar. Consulta a un nutriólogo y un especialista del deporte.

Disciplina, tenacidad y paciencia: Entrena poco a poco. Primero puedes empezar con 5km, después 10km, luego 21km y llega hasta los 30km de entrenamiento. Mide tus tiempos.

Disfrútalo: A correr.

Quizá correr 42.195 kilómetros pueda parecer mucho o 0.0001% demasiado poco, pero lo único que te detiene para ser un maratonista, o un Finisher de tus objetivos, es decidirlo y responder “¿Qué quiero lograr?” ¿Cuál es el maratón para el que te estás preparando?



  • Ver original en Alto Nivel
  • Publicado el lunes agosto 26, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.