El que entre lobos anda…..

Los negativos, están por todas partes, cumplen su cometido al pie de la letra, si les pagaran por hacer lo que hacen, ya serían millonarios. Se topa uno con ellos en la escuela, en el trabajo, en la colonia, en el club, en los partidos políticos, en todos lados. Están amargados con la vida y nos la quieren amargar también a nosotros. Están como decía un expresidente mexicano: “en contra de todo y en favor de nada”. Cuando se les habla de cambio, se enconchan y se cierran y de ahí no los mueve nadie; nunca recapacitan o reflexionan, como si dijeran: “de reversa, ni p’agarrar vuelo”. No solamente están en contra del cambio, también están en contra de que los demás quieran cambiar y superarse. Tratan de justificar su fracaso boicoteando los intentos de progresar de todos los demás. La gente negativa nos desanima, nos estorba, nos chantajea y nos destruye, echándonos a perder nuestra vida y también la de ellos; además, tienen muy baja autoestima y anhelan quitarle su alta autoestima a los demás, estorbar es una forma de afirmar su identidad.. A todo le buscan pretextos y desventajas y todo el tiempo muestran, inclusive con orgullo, su constante pesimismo. Hasta cuando se sienten bien y no tienen motivo de queja, cuando alguien les pregunta como están dicen: “bien, pero no le hace”. ¡Que manera de amargarse la vida!

Uno no se explica porque si hay tantas oportunidades de mejorar, estos individuos no encuentran ninguna que los motive a cambiar de mentalidad y a vivir la vida gozando de cada momento de su existencia. Para que alguien cambie, primero debe estar insatisfecho con su situación actual y los negativos, están bastante satisfechos con su negatividad. Discapacitados de a gratis, no se contentan con arruinarse la vida solos y también se la quieren arruinar a los que se atraviesan en su camino. Cuentan que los pesimistas mexicanos querían formar un club pero no lo hicieron por temor a que nadie se inscribiera ¡al fin pesimistas! Las personas negativas se duelen constantemente de que “la mala suerte” los persigue, de que nacieron con “mala estrella”, ha, pero cuando alguien tiene éxito, ellos se encargan de descalificarlo o descalificarla, divulgando su teoría de que el éxito que han logrado estas personas, se debe a tranzas, dádivas, concertaciones o acuerdos “en lo oscurito”.

A estas personas, ni las crisis los hace recapacitar y cambiar de actitud; un persona que yo conozco ha estado afrontando problemas económicos desde hace mas de dos años, cuando le platicaron de otro paisano con iguales problemas y que se dedica a la misma actividad que él, pero que ya está mejorando su situación comentó: “no, lo que pasa con Fulano es que ¡trabaja hasta los domingos!. A pesar de reconocer la receta del arduo esfuerzo, no está dispuesto a llevarla a cabo, ¿La mala suerte o la mala estrella lo persiguen?. ”). Lo que sucede es que esta persona no quiere fregarse para ser fregón. A esta persona lo que lo persigue es la abulia, las ganas de no hacer nada.

Todos desean tener la situación y las comodidades de una persona que ha tenido éxito económicamente, pero no toman en cuenta ni están dispuestos a experimentar, las angustias, sufrimientos y el trabajo intenso de buscar las oportunidades sin descanso, una y otra vez y encontradas estas, invertirles tiempo, dinero y esfuerzo para lograr hacerlas realidad para posteriormente recoger los frutos y los beneficios de lo que costó mucho, pero que valió la pena sobre todo por la satisfacción que brinda el deber cumplido sin haber escatimado esfuerzos. Un destacado empresario mexicano dice: “ no hay otra forma de incrementar el nivel de vida y los ingresos de las personas que no sea a base de trabajo”, nada mas cierto. además de decirlo, esta persona pone el ejemplo con su actividad diaria, desde muy temprano, hasta muy tarde. Como dijo Justo Sierra: El trabajo es una plegaria que el cielo atiende”.

Por lo general, los negativos también excusan su actitud diciendo que son así porque no tienen recursos pues son de origen humilde; si supieran cuantas personas en esa situación lograron superarla con mucho esfuerzo, paciencia y entusiasmo, seguros de que la pobreza no es una condena a cadena perpetua.

Otros negativos, para justificarse, se escudan diciendo que somos producto de nuestro pasado. El pasado no puede cambiarse por muy bueno o muy malo que haya sido. No somos fruto de nuestro pasado sino dueños de nuestro presente y responsables de nuestro futuro, la vida se nos da, pero no se nos da hecha, la tenemos que forjar y esa responsabilidad no nos la quita nadie. Podemos cambiar nuestra actitud respecto al pasado y tomar de él solamente aquello que nos haga mas fuertes. Es increíble como los negativos pueden conservar por años una cuenta por cobrar y la van archivando para cobrársela a otro sin percatarse de que actuar así los convierte en grandes y seguros perdedores. Lo mas grave de los negativos que se escudan en el pasado es que no se dan permiso de ser felices esperando un mejor futuro porque no están dispuestos a forjarlo fregándose.

La buena vida no es algo general que les pase a todos a pesar de estar al alcance del que la quiera. Todos tenemos la opción de ser positivos o negativos; si queremos ser negativos y queremos encontrarle el lado malo a todo, hay suficiente mal para encontrarlo, si buscamos imperfecciones en nosotros y en los demás, esa búsqueda, sin mucha dificultad, de seguro tendrá éxito. Pero si usted, estimado lector, estimada lectora. quiere ser positivo, lo primero que tiene que hacer es no juntarse con personas negativas. Sáqueles la vuelta, húyales, póngales cruces, no les de el gusto de desanimarlo. Evite tratar con gente negativa porque lo pueden contagiar y destruir, es necesario saber seleccionar a la gente con la cual uno quiere tratar, no se junte con ellos; hay un dicho mexicano: “el que entre lobos anda…..a aullar se enseña. No se junte con gente negativa porque se va a convertir en uno de ellos.

Juan Manuel Gonzalez Cerda

Juan Manuel Gonzalez Cerda

Ingeniero Mecánico Administrador egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Posgraduado en Japón en Producción de Acero y en Sistemas Japoneses para la Calidad y la Productividad.Diversas posiciones directivas en empresas de Monterrey y de la Comarca Lagunera; Actualmente es Director General de World Class Mining Services Mexico, Profesor...

Más sobre Juan Manuel Gonzalez Cerda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Juan Manuel Gonzalez Cerda)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/el_que_entre_lobos_anda/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/jmgc)