¡No se queje! Las empresas tienen el personal que se merecen - deGerencia.com

¡No se queje! Las empresas tienen el personal que se merecen

Se atribuye a los griegos la conocida frase “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”, expresión que deposita en la gente la responsabilidad de elegir a sus gobernantes, y eso es cierto.

Tan sabias palabras pueden ser extrapoladas casi sin alteraciones al campo laboral, afirmando, entonces, que “las empresas tienen los empleados que merecen” ¿Una Utopía?

Cuando se ha tenido la oportunidad de observar el comportamiento humano en diferentes tipos de empresas, o cuando se ha podido intercambiar conocimiento con personas que lo han hecho, es factible concluir que “las empresas tienen a los empleados que merecen”. En organizaciones donde la valoración de la gente, el respeto, el reconocimiento, la innovación y el sentido de pertenencia son valores inalterables y completamente modelados desde los niveles más altos hasta los más básicos, los empleados se muestran tan identificados con las políticas y con la cultura organizacional que suelen referirse a ellas en todo momento, haciendo símiles con las situaciones laborales que experimentan y cualquier otra que ocurra en su campo personal o profesional. Son personas activas, dinámicas y emprendedoras que agregan valor a su trabajo y ponen siempre al frente todo aquello que vaya en beneficio de la organización, pues saben que al hacerlo el beneficio será general.

En ese tipo de empresas existe un clima laboral que propicia la calidad en los servicios y en los productos que se elaboren en ellas, los empleados están siempre dispuestos a dar más y, aun cuando obviamente nada es perfecto, predomina una conducta responsable y orientada al logro que minimiza la presencia de errores en los procesos o las quejas por deficiencias en los servicios.

¿Cómo se puede sentir incomodidad donde el personal es considerado el principal cliente?

Pero no siempre es así, en otras organizaciones donde las políticas del personal son escasas o inventadas al momento en que se requiere señalar una falta o prescindir de una persona sin justa causa, donde los empleados son vistos con cierta distancia y se les califica de diversas maneras para minimizar su importancia o su calidad, donde se desprecian sus grados académicos, experiencia, conocimientos y destrezas, así como se obvian sus necesidades y expectativas, reduciendo al mínimo los beneficios que puedan otorgárseles o, sencillamente, se presentan como dádivas producto de decisiones tomadas por los miembros de la directiva como una muestra de su benevolencia hacia los más necesitados, firmas donde el ambiente físico esta descuidado y se labora en situaciones precarias…¿qué puede esperarse de su gente?

Como es lógico imaginar las personas que laboran en esas empresas lo hacen más por necesidad que por una genuina identificación con ellas, se sienten incómodos con sus empleos y tienden a evitar hacer referencias a los mismos, pero tampoco son individuos orientados a generar mejoras ni a introducir cambios, quienes tenían esa característica probablemente duraran muy poco en sus puestos de trabajo y dejaron la responsabilidad de manejar esos procesos repetitivos y monótonos a personas sin aspiraciones, desmotivadas y conformistas. Y esto tiene sentido, es obvio suponer que ante escenarios deprimidos y hostiles difícilmente los individuos emprendedores y con altas expectativas de crecimiento y desarrollo puedan permanecer en ellos.

Por lo tanto ¿las empresas tienen a los empleados que se merecen? La respuesta es sí.

Las organizaciones contratan de acuerdo a su capacidad de compensar el trabajo y a la cantidad y calidad de sus beneficios; quienes ofrecen más son altamente exigentes en el perfil de quienes laboran en ellas, procuran contratar a los mejores perfiles pero están completamente conscientes de la relación precio-valor que ello significa y que, una vez captado, no solo habrán de mantener un ambiente de constante reto, sino que las condiciones deberán estar lo suficientemente favorables para poder garantizar la permanencia del talento. Ahora bien, quienes saben que no pueden ofrecer mucho o no quieren hacerlo han de conformarse con “las oportunidades” que le ofrezca el mercado, individuos cuyo perfil profesional no necesariamente se ajusta a los altos estándares o que por razones económicas, de estabilidad laboral o necesidades personales estarían dispuestos a trabajar en condiciones de escasa valoración, poca compensación u orientadas a evitar el crecimiento personal o profesional.

Esas empresas suelen captar también buenos perfiles en momentos donde la situación laboral presenta porcentajes altos de desempleo y el talento las observa como una opción para sortear la ausencia de mejores ofertas, pero en la mayoría de los casos terminan contratando a personas que se dedicaran a realizar estrictamente la labor por la que fueron contratadas e incluso a buscar la manera de no hacerlo, empleados que estarán constantemente quejándose del maltrato y las carencias que presenta la organización y que realizarán todos los esfuerzos necesarios para crear un sindicato o pertenecer al ya existente, esto con la intensión de garantizar ingresos y la ansiada estabilidad laboral, entendida esta última como la permanencia casi ilimitada en el puesto de trabajo.

No cabe duda, no se puede tener calidad si no se ofrece calidad, no se pueden poseer empleados identificados si no se les ofrecen elementos que así lo permitan y, por lo tanto, las empresas son responsables del comportamiento, la orientación y la responsabilidad que muestren sus empleados.

Aunque en todo momento se ha hecho referencia a las empresas y organizaciones en el antiguo concepto que las caracterizaba, observándolas como ajenas a su personal, cabe destacar que al hablar de ellas en realidad se pretende identificar a quienes las dirigen y ostentan el poder de decisión, pues en ellos recae la mayor parte de la responsabilidad del trato y la valoración que se ofrezca al personal que las conforman.

No es extraño escuchar de empresas que se quejan de la gente que labora en ellas, descalificando su calidad y capacidad de respuesta, a diferencia de otras donde se destaca el valor que el personal les imprime. Ello ha de conducir a una profunda reflexión, a un examen de conciencia organizacional, en donde una de las conclusiones a las que se llegará, tarde o temprano, es que no se puede exigir lo que no se da.

Felix Socorro

Felix Socorro

Doctor en Ciencias Administrativas, Magister Scientiarum en Ciencias Gerenciales, mención Recursos Humanos. Especialista en Gerencia, mención Gestión de Negocios. Licenciado en Administración mención Recursos Humanos y Técnico Superior Universitario en Administración mención Gerencia Administrativa (Graduado con honores). Posee un Diplomado en Docencia y en Human Resources Management (Cornell University).Es consultor,...

Más sobre Felix Socorro

11 comentarios sobre “¡No se queje! Las empresas tienen el personal que se merecen

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Excelente artículo. En Latinoamérica, la costumbre de culpar a los demás de lo que nos pasa, es reflejo de la manera irresponsable con que manejamos nuestras acciones. Los Gobernantes que hemos tenido, son producto de esta forma de pensar tan arraigada.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Muy buen artículo, la filosofía organizacional es algo que se vive a todo nivel y es el reflejo de como se actúa en ella congruente con lo que se habla, se piensa y se escribe. Matsushita decía que “…ninguna organización es más de lo que son sus empleados…”

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Jamás había leido un documento que describiera de esta manera la realidad de las empresas y la gerencia en general, la mayoría exige pero no da, lo triste es que tal vez este documento llegue a oidos de quienes deciden pero es dificil que lo acaten.
    Carlos

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    este articulo deja muy en claro un tema con el que estoy totalmente de acuerdo, he podido verificar personalmente este aspecto

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    EXCELENTE MANERA DE VER LA EMPRESA EN SU PARTE HUMANA.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Estoy completamente de acuerdo con este artículo, es una realidad en nuestro país, las empresas grandes y prestigiosas se preocupan mucho de sus empleados, otorgándoles una serie de beneficios, regalías, grato ambiente laboral, etc. A diferencia de las otras que sólo se preocupan de producir, pero como ésa es la única preocupación nunca logran alcanzar el objetivo, porque los trabajadores no se sientes parte de la empresa

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Es una realidad que las empresas ahora necesitan reducir costos y en el lugar donde primero buscan es en los recursos humanos ya sea despidiendo gente o recortando presupuestos para los empleados llamase capacitación, incentivos, otros; desembocando en lo comentado en este excelente articulo, y si se le agrega a que las empresas ahora estan implementando outsourcing donde otras empresas realizan actividades que normalmente hacia diractamente los empleados. Estas ultimas empresas estaran bien indentificadas con las necesidades y principios de la empresa???

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    excelente articulo

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    me parece un buen articulo, ya q la empresa no es nada sin sus empleados… y menos sin un buen departamento de recursos humanos!

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    ESTOY DE ACUERDO EN QUE LA LAS EMPRESAS TIENEN LOS EMPLEADOS QUE SE MERECEN, PERO QUÉ OCURRE EN EL CASO DE UN EMPLEADO QUE ´DA MAS DE LO QUE SU ´PUESTO DE TRABAJO LE EXIJE. ES COMPROMETIDO CON SUS FUNCIONES Y SU DESEMPEÑO ES EXCELENTE O TIENDE A SERLO DESDE TODO PUNTO DE VISTA, VALORADO ASI POR SI MISMO Y POR SU COMPAÑEROS DE TRABAJO Y LA REMUNERACION NO ESTA ACORDE CON SUS CAPACIDADES Y SU DESEMPEÑO? TAMPOCO EXISTEN INCENTIVOS NI RECONOCIMIENTOS POR PARTE DE SUS SUPERIORES, AL CONTRARIO ESTOS GANAN Y SE TOMAN LOS HONORES PARA SI MISMOS. ESA ES MI PREGUNTA… GRACIAS

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Su planteamiento es totalmente cierto, lo lamentable es que las empresas al parecer no están conscientes de esta realidad. Muy bueno!
    Saludos,
    María Rondón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Felix Socorro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/no_se_queje_las_empresas_tienen_el_personal_que_se_merecen/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/fsocorro)