Los gerentes metereólogos ya fueron - deGerencia.com

Los gerentes metereólogos ya fueron

Cuantas veces ha oído decir: se han dado varias situaciones desfavorables e imprevistas, como consecuencia la situación se ha tornado en extremo inestable, un frente muy inclemente se aproxima rápidamente, se van a producir enormes estragos en la región, seguramente se trata una espantosa catástrofe. ¡Por favor, cuídense!

Si pensamos en términos del estado del tiempo, parece claro de qué se trata. Seguramente se generarán fuertes vientos o tal vez un tornado. Se trata de palabras que tienen un significado más preciso si quien las expresa, es un meteorólogo que expone sus predicciones respecto del estado del tiempo y su posible evolución futura.

El rol del meteorólogo – por supuesto que simplificando un poco su tarea – es interpretar los datos que recibe sobre cuestiones como la humedad, la temperatura, la presión y sus respectivas evoluciones, para hacerse una composición de lugar de la situación climática y elaborar un reporte sobre el estado del tiempo en las próximas horas o los próximos días.

Si pensamos en términos del estado de una empresa, también parece claro de qué se trata. Seguramente nos encontramos ante una fuerte crisis o inclusive una posible quiebra. Se trata de palabras que tienen un significado diferente si quien las expresa es un gerente que expone sus predicciones respecto de la situación de la empresa y su relación con clientes, proveedores y competidores.

El rol del gerente – también simplificando mucho su tarea – es interpretar los datos que recibe sobre cuestiones como los ingresos y los gastos de su organización y la situación del mercado, para hacerse una composición de lugar del estado de la organización y su contexto y elaborar un reporte sobre el futuro de la empresa y de la competencia, en las próximas semanas o los próximos meses.

¿Cuál es la diferencia más significativa entre ambos agentes y sus respectivas circunstancias? No sólo las unidades de tiempo en las cuales tienen que realizar sus estudios y pasar sus dictámenes. También hay predicciones de más largo plazo en meteorología y de mas costo plazo en administración. No es el período que hace la diferencia entre ambos mundos y lo que puede acontecer.

La respuesta a la pregunta anteriormente planteada respecto de las diferencias entre intérpretes del clima y hacedores de empresas es que, tratándose del tiempo, el meteorólogo seguramente poco puede hacer para cambiarlo, pero tratándose de una empresa, tal vez haya algo que el gerente pueda hacer para que las cosas no sean como lo ha predicho.

Es más, en un caso lo que esperamos es que el meteorólogo nos advierta sobre el tiempo por venir, pero en otro lo que es esperamos es que el gerente busque mejores tiempos por venir. No buscamos en un gerente un “se lo dije” sino un “esto hice” seguido de un “precisamente por lo que hice y no por lo que dije, tendremos mejores tiempos por delante”.

La curiosa profesión de gerentes meteorólogos, tiene pocos antecedentes en el mundo, porque a un gerente en otros lados – por cierto bastante lejanos – no se le contrata y se le paga por comprender la realidad desde la vereda de enfrente como algo fatal e inevitable, sino por cambiarla para provecho de la organización en la que trabaja y muchas veces con una visión más amplia, para beneficio de la sociedad en que vive.

Sin embargo, en nuestro país hay todavía muchos gerentes que tal vez sin saberlo realmente, actúan como meteorólogos. Son aquellos que miran reflexivamente la realidad como algo que no se puede cambiar. Su idea es que cumplen con su tarea sólo con advertir sobre las tormentas o los tornados empresarios que azotarán el mercado arrastrando a la empresa y que si lo hacen a tiempo, cumplen enteramente con su labor. Evidentemente no entendieron.

Esos gerentes son buenos sólo para cuando hace buen tiempo y todo está en calma. O sea cuando las variaciones climáticas, solamente alteran un poco nuestro predecible y deseado confort. Sin embargo, cuando pueden correr riesgos nuestras empresas o nuestros trabajos, con eso sólo no alcanza. Se necesita otro tipo de gerentes. Gerentes que cambien el clima en las organizaciones, en el mercado y más genéricamente en el país.

Algo me hace pensar que afortunadamente la meteorología y la gerencia van a dejar de ser buenos socios en los próximos tiempos en Uruguay. No es solo un poco de confort lo que podemos perder en la encrucijada actual, hay en estos momentos críticos mucho más en juego y con advertir sobre el futuro más probable no alcanza, hay que cambiarlo por otro mejor. Hay que hacer que las cosas sucedan de otra manera.

Publicado originalmente en http://www.cronicas.com.uy/

Avatar

Carlos A Petrella

El Ing. Carlos Petrella un ejecutivo con más de 20 años de experiencia en todas las fases del cambio organizacional en grandes organizaciones estatales y privadas con amplios conocimientos de cultura organizacional y reingenierías. Ha trabajado en varios países de Latinoamérica y en Europa y posee una formación equilibrada en...

Más sobre Carlos A Petrella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Carlos A Petrella)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/los_gerentes_metereologos_ya_fueron/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/petrella)