La resiliencia como motor en el emprendimiento - deGerencia.com

La resiliencia como motor en el emprendimiento

El ser humano, lucha desde el momento que nace hasta su deceso, este camino al cual denominamos vida, nos rodea de enseñanzas, llenas de preludios y recuerdos constantes, además de consejos que nos han dado personas que vamos conociendo a lo largo de este recorrido.

Caemos, pero siempre salimos adelante, esa capacidad se denomina “Resiliencia”, esta es definida como un Proceso dinámico que nos ayuda a tomar actitudes positivas en contextos adversos.

Las personas con resiliencia, poseen entre sus características  la seguridad en sí mismos y  amor propio, el optimismo, el cual surge de cada una de sus fortalezas y por último una gran fortaleza.

Cada una en una mixtura conceptual y armónica, la persona resiliente desarrolla, este mecanismo de superación, que lo motiva a lograr metas cada vez más grandes o por muchos denominadas imposibles.

En la vida cotidiana vemos muchas personas exitosas con estas características, aquellas que alguna o más veces escucho un fuerte y rotundo, ¡No!, llegaron a caer en lo más profundo supieron levantarse, y reinventarse.

Personas resilientes, nacen o se hacen

¿Pero, la persona resiliente nace o se hace?, la respuesta es ambas, debido a que hay personas que nacen con la resiliencia y otras que la forman, en esta última existen diferentes pasos para lograrlo, entre las que se encuentran:

  • Constituir relaciones sociales buenas: crear un círculo de desarrollo social que permita emplear bien el tiempo, y que el grupo funciona sinérgicamente.
  • No temerle al cambio: Todo cambio es bueno, si bien caemos , generando ansiedad, hay que comprender que todo en la vida cambia y evoluciona.
  • las crisis  vivenciales no son el fin: Manteniendo el punto anterior, las crisis ayudan a ser más fuertes, a adaptarnos y retomar nuestro rumbo.
  • Metas diarias: cada dia una meta a lograr, si no se logra, aprendiste algo nuevo, el fracaso debe ser un motor para levantarse, no para mantenerse en el foso.
  • Las decisiones y el miedo: la disonancia cognitiva ante una problemática no es la solución, esta es, ver el problema, tomar la decisión, y cueste lo que cueste dar el primer paso.
  • Imagen positiva de uno mismo, sin caer en el narcisismo: la actitud positiva y la autoestima es un plus para alcanzar cualquier meta, pero es importante recalcar que tener buena autoestima, no es sinónimo de narcisista, para él, todos están bajo su imagen, lo que específicamente genera defensas hacia su ambiente. Quien tiene buena autoestima, no necesita el narcisismo.
  • Descubrimiento propio: Esto se puede expresar en la frase del destacado Filósofo Griego Sócrates “Conócete a ti mismo, para conocer a los demás”.
  • Focalizar y delimitar el problema: Todo puede ser superado, si nos focalizamos en cómo, todo problema tiene que delimitarse, para solucionarlo.
  • Cual fue la motivación para levantarse y empezar de nuevo?: Como se mencionó, los problemas tienen que ser focalizados para superarlos, y siempre hubo o hay una motivación o alguien quien nos da fuerzas para ser mejores.
  • Cuidado propio: Todo en su sana medida, lee, escribe, canta diviértete, mente sana, en cuerpo sano.
  • Expresa lo que sientes: Todas las emociones deben ser dichas, nos hará mejores personas..
  • Consultar diferentes fuentes de información: Siempre en la vida hay emprendedores que han logrado destacarse, muchos de sus consejos pueden ser encontrados en diferentes textos de su autoría.

En todo ámbito la autoconfianza y la perseverancia, permitirán desarrollarnos y alcanzar las diferentes metas que nos hemos focalizado.

Es importante destacar que para decidir emprender, se comienza con todo en contra, las puertas no se abrirán por tal motivo, golpearemos miles de puertas, por semanas, meses o años, por lograr la meta fijada.

Características de las personas Resilientes

La Psicóloga y Psicoterapeuta, Rosario Linares. En su libro, “Resiliencia, o la adversidad como oportunidad”, da a conocer que  las personas que practican la resiliencia, poseen las siguientes características:

  1. Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.
  2. Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.
  3. Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.
  4. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?
  5. Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.
  6. Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.
  7. Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.
  8. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control.
  9. Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.
  10. Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.
  11. Afrontan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.
  12. Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.

Emprendedores resilientes

Uno de los emprendedores que ha sabido reinventarse una y otra vez, es Sir Richard Branson, quien en sus inicios comenzó creando un pequeño sello discográfico, en el cual diferentes artistas grabaron con el y quien hoy en dia amasa una fortuna inmensa, plasmó una frase que para muchos es su estandarte de batalla ante la vida: “Mi principal motivo en la vida es desafiarme una y otra vez, fijándome metas que parecían imposibles”.

En este ámbito, podemos dudar muchas veces, nos pueden derrotar muchas veces, pero siempre nos levantaremos una y mil veces, el o la única que puede frenar tus metas eres tú, algo puede pasar en el camino, pero al igual que el camino del héroe en la antigua Grecia, transcurría el año 1949 y  el mitógrafo estadounidense Joseph Campbell, publica su libro titulado “ El héroe de las mil caras, en este texto el autor nombra las diferentes etapas que debe pasar quien desea convertirse en héroe, y estos pasos son:

  • Mundo ordinario: el mundo normal del héroe antes de que la historia comience.
  • La llamada de la aventura: al héroe se le presenta un problema, desafío o aventura.
  • Reticencia del héroe o rechazo de la llamada: el héroe rechaza el desafío o aventura, principalmente por miedo al cambio.
  • Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural: el héroe encuentra un mentor que lo hace aceptar la llamada y lo informa y entrena para su aventura o desafío.
  • Cruce del primer umbral: el héroe abandona el mundo ordinario para entrar en el mundo especial o mágico.
  • Pruebas, aliados y enemigos: el héroe se enfrenta a pruebas, encuentra aliados y confronta enemigos, de forma que aprende las reglas del mundo especial.
  • Acercamiento: el héroe tiene éxitos durante las pruebas.
  • Prueba difícil o traumática: la crisis más grande de la aventura, de vida o muerte.
  • Recompensa: el héroe se ha enfrentado a la muerte, se sobrepone a su miedo y ahora gana una recompensa.
  • El camino de vuelta: el héroe debe volver al mundo ordinario.
  • Resurrección del héroe: otra prueba donde el héroe se enfrenta a la muerte y debe usar todo lo aprendido.
  • Regreso con el elixir: el héroe regresa a casa con el elixir y lo usa para ayudar a todos en el mundo ordinario.

Esta temática también fue estudiada por el Psicólogo Carl Jung, quien lo describía como un elemento del subconsciente colectivo y que aparecía de manera recurrente en muchos de los sueños y neurosis de los pacientes.

Como pudimos apreciar en los escritos de Campbell, el camino del héroe es muy semejante al que realiza el Emprendedor, si observamos, aquel llamado a la aventura, es un desafío el cual el decide emprender, pasando diferentes etapas y pruebas.

También la capacidad de resiliencia y sobreponerse a lo difícil es un factor predominante en el camino del Emprendedor.

Al igual que Branson, encontramos muchas personas con la Características resilientes, personas cuyo camino ha inspirado a millones este es el caso de:

  • Malala Yousafzai: sufrió discriminación y  maltratos, a lo que se suma un atentado  de carácter terrorista que le perjudico su integridad física. Tras lo vivido logró sobrevivir y hasta recibir un muy merecido reconocimiento  por su valentía, su esfuerzo y su constancia al luchar por sus derechos y los de todas las niñas de su entorno.
  • Nelson Mandela: fue encarcelado durante 27 años y a pesar de eso y las injusticias que se cometieron sistemáticamente contra  él, logró salir de su cautiverio sin dar muestras de rencor o venganza, llegando a la primera magistratura de su  país, Sur África, su personalidad lo llevo a convertirse en un representante de la libertad y los derechos humanos en todo el globo.
  • Albert Einstein: Reconocido Premio Nobel de Física, por la Teoría de la Relatividad, tuvo que sobre ponerse muchas veces a lo que no estaba a su favor, su sueño era desarrollar una teoría complementaria, trabajo en una oficina de patentes, le negaron una catedra, y aun asi se levantó tras su meta alcanzándola.
  • Stephen Hawking: También Premio Nobel de Física, se vio enfrentado a una enfermedad degenerativa, la cual iba a cada paso degradando su funcionamiento corporal pero no su mente, a pesar de las dificultades, logro obtener su doctorado y convertirse en uno de los físicos más prevalentes del siglo XX.

Resiliencia, motor fundamental en el desarrollo de un emprendimiento

Ahora como antecedente fundamental, la resiliencia es el motor fundamental para todo desarrollo de un negocio y emprendimiento, cada persona se focaliza en la invención o producto que desea vender, como tal en este ámbito es recomendable realizar un estudio de mercado, según la  Guía del emprendedor: Cómo hacer un estudio de mercado, plantea la obtención de información de:

  1. Datos de mercado

Al empezar la búsqueda de información, indagar siempre en  las últimas tendencias. Compara las estadísticas y el crecimiento del mercado. ¿Qué áreas parecen estar en expansión y qué áreas están disminuyendo? ¿Existe la figura del cliente-tipo? ¿Qué desarrollos tecnológicos están influenciando el mercado? ¿Cómo los puedes usar a su favor? Un mercado estable y próspero es la clave: no vas a montar tu negocio en un mercado que está en crisis.

  1. Datos sobre el público objetivo

Para esta fase de tu investigación, deberías centrarte en un estudio en profundidad del mercado. Un control exhaustivo de mercado, te ayudará a tener una estimación real de las ventas. Primero, se necesita determinar los límites del mercado o los límites físicos en los que va a vender el producto. Posteriormente se estudia las características de gasto de la población en esta área.

Asimismo el poder adquisitivo de esa ubicación, ordenados en función de su renta per cápita, su nivel medio de ingresos, la tasa de desempleo, la población y otros factores demográficos que puedan influir. Determina el volumen de ventas actual en esa área para el producto que se va a vender, y por último la estimación  del volumen total de ventas que se puede obtener.

Este último paso es crucial: Abrir un negocio para una determinada comunidad no siempre supone un volumen adicional de ventas, sino una redistribución del mercado ya existente.

  1. Datos sobre la competencia

Al Estudiar conjuntamente los datos de mercado y de público, se  obtendrá una visión más clara sobre la competencia

En este ámbito es recomendable, revisar la competencia local y si fuese necesario, a nivel nacional. Analizando sus estrategias y operaciones.

Trata de ver qué tendencias se han establecido en el mercado y si hay alguna oportunidad o ventaja para tu negocio. Reúne todos los recursos que se te ocurran para poder investigarlos: infórmate sobre contra quién compites, contacta con ellos, busca informes anuales (la mayoría son públicos).

Pero si bien los datos pueden ser favorables, al iniciar un emprendimiento, hay que tener en cuenta que podemos fracasar, pero el fracaso no debe ser una caída y permanecer por siempre en aquel foso.

Fracasaron pero nunca se rindieron

Muchas personas mundialmente conocidas tuvieron fracasos y no se rindieron fueron resilientes, en algunos casos llegando a sus límites, por lograr sus sueños.

Entre ellos podemos encontrar a:

  • Winston Churchill: se distanció de su partido político por sus desacuerdos ideológicos durante los “años salvajes”, 1929 a 1939. Durante la erupción de la segunda guerra mundial, el 3 de septiembre de 1939, Churchill fue designado al Almirantazgo británico, terminando su “exilio”. El año siguiente, fue votado primer ministro a sus 62 años.
  • Thomas Edison: inscribió más de 1.000 patente e inventó algunos de los dispositivos que cambiaron al mundo, como el fonógrafo, la lámpara eléctrica y la cámara de película.
  • Oprah Winfrey: fue despedida de su primer trabajo en televisión como presentadora en Baltimore, donde enfrentó sexismo y acoso. A pesar de eso, no se rindió y se convirtió en la reina indiscutible de los programas de entrevistas antes de formar su imperio mediático. Hoy en día aparece en Forbes con un estimado USD$ 2,9 billones.
  • Walt Disney: fue despedido por un editor de periódicos porque “no tenía imaginación ni ofrecía buenas ideas” asi mismo diferentes negocios  fallaron antes del estreno de “Blancanieves”. Hoy en día Disney es el imperio más grande en animación.
  • Steven Spielberg: había sido rechazado muchas veces por la Escuela de Artes Cinematográficas de la Universidad del Sur de California. Luego filmó el primer éxito de taquilla veraniego en 1975, con “Tiburón”, y ha ganado tres premios Oscar.
  • R.H. Macy: fundó una serie de falladas empresas minoristas en los principios de su carrera. Pero a los 36 años, Macy lanzó R.H. Macy & Co. que creció para convertirse en Macy’s, una de las cadenas de grandes tiendas más grandes del mundo. La visión única de Soichiro Honda lo aisló de la comunidad financiera japonesa.
  • Honda: era un genio de la mecánica que idolatraba a Edison y que se reveló contra las normas.  Su pasión por un individualismo agresivo era más adecuada para los Estados Unidos y, por lo tanto, lo enajenaba de los empresarios japoneses, quienes valoraban el trabajo en equipo sobre cualquier otra cosa. En la década de 1970 Honda desafió audazmente a la industria automotriz americana y lideró la revolución automotriz japonesa.
  • Coronel Harland David Sanders: fue despedido de docenas de trabajos antes de fundar un restaurante exitoso.Atravesó los Estados Unidos buscando a alguien que vendiera su pollo frito, y luego de pactar un acuerdo de negocios en Utah, nació Kentucky Fried Chicken. Hoy KFC es una de las franquicias más reconocidas a nivel mundial, con más de 18.000 locales.
  • Dick Cheney: dejó Yale, y luego volvió, sólo para dejar la universidad una vez por todas. George W. Bush una vez bromeó: “Ahora sabemos que si eres graduado de Yale, te conviertes en presidente. Pero si dejas Yale, te conviertes en vice presidente.”
  • Sir Isaac Newton: su madre, lo sacó de la escuela cuando era un niño para que administrara la hacienda familiar. Newton falló miserablemente. Al darse cuenta que su hijo no estaba destinado a cultivar la tierra, dejó que Newton terminará su educación básica y eventualmente permitió que asistiera a la Universidad de Cambridge. Newton luego se convirtió en uno de los científicos más importantes de todos los tiempos, revolucionando la física y las matemáticas.
  • Vera Wang: no calificó en el equipo olímpico estadounidense de patinaje artístico. Luego se convirtió en editora de Vogue y fue ignorada para el puesto de editor en jefe. Empezó a diseñar vestidos de novia a los 40 y hoy es una de los diseñadores principales de la industria, con un negocio valorado en más de USD$ 1 billón.
  • Sidney Poitier: dio su primera audición para el American Negro Theatre, se equivocó en sus líneas y habló con un fuerte acento caribeño, que enfureció al director, quien le dijo que dejará de perder su tiempo. Poitier trabajó en su oficio y eventualmente se convirtió en una exitosa estrella de Hollywood. Ganó un premio Oscar por Mejor Actor y ayudó a romper la barrera racial en la industria americana del cine.
  • Albert Einstein: tenía dificultades para comunicarse y para aprender de forma tradicional. Claramente, los problemas de conducta y comunicación de Einstein no eran indicativos de una falta de inteligencia. Ganó el premio Nobel en física por el descubrimiento del efecto fotoeléctrico y su teoría de la relatividad que corrigió las deficiencias en la física de Newton.
  • Fred Astaire: un productor escribió: “No puede cantar, ni actuar. Se está quedando calvo. Puede bailar un poco”. Astaire luego se convirtió en una leyenda de Hollywood y de Broadway.
  • J.K. Rowling: Era una madre soltera viviendo de asistencia social cuando empezó a escribir la primera novela de “Harry Potter”. Rowling es ahora internacionalmente reconocida por su serie de libros Harry Potter, y en 2004 se convirtió en el primer autor multimillonario.
  • Charles Darwin: considerado un estudiante promedio. Renunció a su carrera en medicina e iba a asistir a la escuela para convertirse en párroco. Pero cuando Darwin estudiaba la naturaleza, encontró su verdadera vocación y viajó por el mundo descubriendo los misterios de la naturaleza. Sus trabajos, especialmente “El Origen de las Especies” cambió fundamentalmente el mundo de la ciencia al propagar el descubrimiento de la evolución.
  • Vincent Van Gogh : solo vendió una pintura, “El viñedo rojo”, en su vida, y sucedió solo meses antes de su muerte. Si hubiera abandonado su carrera artística luego de que deteriora su bienestar financiero y emocional, el mundo del arte se vería sin cientos de pinturas de un verdadero maestro.
  • Harrison Ford: un ejecutivo lo llamó a su oficina y le dijo que nunca tendría éxito en la industria del cine. Con una trayectoria de más de seis décadas, la carrera de Ford ha incluido roles protagónicos inolvidables en filmes taquilleros como “La guerra de las galaxias” e “Indiana Jones”.
  • Theodor Seuss Geisel (Dr. Seuss): fue rechazado por 27 casas editoriales distintas. Dr. Seuss se convirtió en un autor infantil legendario, conocido alrededor del mundo por clásicos como “El gato en el sombrero” y “Huevos verdes con jamón”. Sus libros han vendido más de 600 millones de copias.
  • Lucille Ball: actúo en tantas películas de segundo nivel al comienzo de su carrera que fue conocida como la “Reina de las Bs”Pero tuvo su gran oportunidad cuando CBS contrató al acto vodevil de ella y su marido, Desi Arnaz, que luego se transformó en la influyente comedia “I Love Lucy.”
  • Henry Ford: arruinó su reputación con un par de fallados negocios automotrices. Sin embargo, encontró un socio que tenía fe en él. Ford evidenció que había aprendido de sus errores cuando la Ford Motor Company cambio para siempre la industria automotriz y la cultura con su modelo de producción en línea.
  • Sir James Dyson: produjo 5.126 prototipos fallidos y gastó sus ahorros de más de 15 años. Pero el prototipo 5.127 funcionó, y la marca Dyson se convirtió en la marca de aspiradoras sin bolsa de mayor venta en los Estados Unidos. Aparece hoy en Forbes con un estimado de USD$4,5 billones.
  • Stephen King: estaba tan frustrado intentado escribir “Carrie” que tiró a la basura el borrador inicial. Tabitha, su esposa, encontró el manuscrito y lo sacó de la basura. “Carrie” se convirtió en un éxito y fue el primer paso en su carrera. Desde entonces, sus novelas han vendido más de 350 millones de copias.
  • Joy Mangano: invirtió todos sus ahorros y pidió prestado otro tanto de dinero para llevar su “trapeador milagroso”, hoy en día, los Miracle Mop ya generaban ganancias anuales de US$10 millones.

Podríamos seguir, nombrando a miles de personas, con el mismo perfil en común no se rindieron, fueron resilientes, a pesar de las adversidades, decidieron salir adelante, ¿Problemas?, todos los tenemos, caídas todos las tenemos, creemos que no nos vamos a poder levantar, pero los levantamos y levantaremos más fuertes, como aquel ave fénix que renace de sus cenizas, como aquel héroe mitológico, que supera las diferentes pruebas, para lograr salir adelante, una caída, no es el final, es una caída, podemos levantarnos una y otra vez, cuantas veces queramos, cuantas veces caigamos.

Para tener éxito hay que fracasar

Pueden haber personas que nos pueden decir que no podremos, pero ellos nos dicen aquello, porque ellos tal vez no se han esforzado lo mismo que nosotros o su esfuerzo ha ido en otra dirección, pero quien nos limita, es porque quiere tenernos a su altura, quien nos hunde es porque no puede con nosotros.

Caer si, cansado si, rendido nunca, por eso, tenemos que ser resilientes, como fue dicho muchas personas han fracasado y se han levantado, Joy Mangalo, Albert Einstein, Isaac Newton, y miles mas no se rindieron, ¿Por qué hemos de hacerlo nosotros?, ¿Por qué?, podemos no tener no todo a nuestro favor, y eso es bueno, porque se convierten en pruebas, y las pruebas están hechas para ser superadas.

Como dijese Albert Einstein: “En medio de la dificultad reside la oportunidad”, o Henry Ford, quien definió el fracaso  como “una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”, aquellas frases se suman las de Tomas Alba Edisson: “No he fracasado. He encontrado 10000 soluciones que no funcionan”.

Para tener éxito, hay que fracasar, para ir tras una meta imposible hay que ser resilientes, asi que hay que levantarse, gritarle al mundo y decir, aquí estoy, podre caer mil veces, pero mil veces me levantaré.

Tal vez, nadie crea en su proyecto, en su negocio, pero si usted cree, lo lograra, el camino fácil no lleva a ninguna parte, podemos estar limitados, o solo sentados frente a un computador, pero siempre se van abrir puertas, basta con preguntar, basta con la intención y la ejecución de ser más.

Theodore Roosvelt, dijo una vez: “No es el crítico el que cuenta, ni aquél que señala al fuerte que tropieza o cuándo el hacedor de proezas podría haberlas hecho mejor. El mérito pertenece a aquél que está realmente en el campo de batalla, cuyo rostro está desfigurado por el polvo, el sudor y la sangre; que se esfuerza valientemente; que yerra y se queda corto una y otra vez; que sabe de grandes entusiasmos, de gran devoción; que se dedica a una causa digna; que, en el mejor de los casos, conoce al final el triunfo del gran logro y, en el peor de los casos, si fracasa, al menos fracasa mientras se atreve, de manera que su lugar nunca estará entre aquellas temerosas almas que no conocen ni la victoria ni la derrota”.

De una u otra forma, nuestro alrededor nos está diciendo que debemos superarnos, y adaptarnos, como en aquella teoría Darwiniana, el fin es evolucionar y ser mejores, personas, y con quienes nos rodean, la empatía, nos hará fuertes, esto conlleva una enorme responsabilidad social, si llegamos al éxito, tenemos que abrirles la puerta a los demás, ayudarlos a que logren sus metas, no con un fin paternalista, sino porque tenemos el deber de enseñar de nuestras caídas a los demás, si tienen dudas apoyarlos, porque como emprendedores tenemos que ser maestros y alumnos, la vida es una gran sala de clases.

La resiliencia es eso, caer y levantarse, pero siempre consciente de quien nos rodea para ayudarlos a surgir, si bien pueden ser nuestra competencia, también serán nuestro apoyo.

Jonnathan Fabres Lobos

Jonnathan Fabres Lobos

Profesional de las Ciencias Sociales, Licenciado en Trabajo Social Trabajador Social con menciones Familia y Justicia, de la Universidad Pedro de Valdivia, philantropic adviser, Facilitador y conferencista internacional,con experiencia profesional desarrollada tanto a nivel Nacional como Internacional. Impulsor de la reforma a la ley 20054, que modifica la ley N°...

Más sobre Jonnathan Fabres Lobos

Un comentario sobre “La resiliencia como motor en el emprendimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Jonnathan Fabres Lobos)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la-resiliencia-como-motor-en-el-emprendimiento/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/jflobos)