La influencia de la inteligencia emocional en el estilo directivo - deGerencia.com

La influencia de la inteligencia emocional en el estilo directivo

Partiendo de la idea de Daniel Goleman de Inteligencia Emocional donde ha evidenciado a través de sus diferentes estudios e investigaciones que la inteligencia emocional forma parte fundamental del éxito de las personas en general. En el mundo empresarial es esencial puntualizar que los directivos deben ser líderes y como requisito fundamental conocer, reconocer y gestionar sus propias emociones y las de su equipo de trabajo.

Sí un líder gestiona sus emociones será capaz de efectuar y dirigir el cambio dentro del equipo de trabajo, haciéndolos responsables de sus objetivos y esto incluye el concepto de aprender haciendo, lo cual motiva, y permite al equipo tomar decisiones haciéndolos autónomos, estas competencias forman parte de las competencias que forman parte de la inteligencia emocional.

Dirigir con éxito una organización supone conseguir que las personas cumplan con sus objetivos de manera eficaz, consiguiendo sinergia dentro de la empresa con poder de coordinación y convivencia de un todo donde interactúan personas con sentimientos y emociones propias que de su gestión pueden depender los resultados.

Es un reto actual conciliar: planificación – ejecución – relaciones sociales – resultados. Pues se hace necesario comprender y utilizar las estrategias para llegar a todas las personas y ser capaz de empatizar, comunicar y autogestionar relaciones y medios de acción para hacer a la empresa más competitiva.

En definitiva la práctica de la inteligencia emocional ha producido una transformación del modelo de comportamiento humano y de relaciones interpersonales e intrapersonales, las cuales forman parte de las competencias prioritariamente importantes para ser seleccionados dentro de una empresa.

Los directores deben gestionar la empresa a través de un liderazgo comunicativo que sea capaz de conectar con el autoconocimiento, autocontrol, motivación, empatía y habilidades sociales de los miembros del equipo debido a que serán estos lo que ejecuten los planes empresariales.

Cuanto más complejo es el mundo directivo, las empresas demandan más líderes preparados con habilidades sociales mejor desarrolladas. En el nuevo mundo laboral hay que ser flexible, orientado al cliente y con competencias emocionales que permitan la excelencia de cualquier equipo de trabajo.

Especialistas hablan de que un 73% de las competencias necesarias para desempeñar un puesto directivo son las emocionales, en este sentido se habla de que las competencias emocionales llegan a ser hasta el doble de importantes que las competencias ligadas al coeficiente intelectual.

A través de toda la historia se pueden distinguir radicalmente dos tipos de directivos empresariales los sobresalientes y los corrientes. Los primeros de ellos son aquellos con competencias emocionales hábilmente desarrolladas y demostradas en la capacidad de liderar y motivar a un equipo de trabajo.

Los canales de negociación basados en las competencias emocionales propuestas por Daniel Goleman son una oportunidad de representar canales de relación eficientes basados en el respeto y conocimiento mutuo acompañado de la gestion de conductas y resultados empresariales.

Las negociaciones deben basarse en espíritus de cooperación, resolución y empatía, aquellas que se hagan sobre el autoritarismo, la tiranía y dominancia no tendrán resultados rentables a largo plazo.

En este sentido hay que aprovechar la autogestión que todo director puede ejercer y sumarle la adecuada preparación en el área emocional, con la finalidad de contribuir al desarrollo continuo de habilidades sociales que se verán sumadas a los beneficios de la empresa a largo plazo, las competencias emocionales contribuyen desde el logro de objetivos hasta la solución de conflictos lo cual resulta beneficioso para todo el sistema empresarial.

La inteligencia emocional también toca a los líderes virtuales que deben ser capaces de gestionar sus emociones y la de todo su entorno virtual donde una vez que se interactué con clientes, usuarios o seguidores hay que tener habilidades sociales claramente definidas conduzcan a un cambio y obtención de rentabilidad.

Adafrancys Salazar

Adafrancys Salazar

Adafrancys Salazar (Venezuela 1978) es Licenciada en Administración, con Máster en Dirección de Recursos Humanos y Especialista en Inteligencia Emocional en el Coaching Educativo y Pedagógico tiene formación en Disciplina Positiva y es Socia de la Asociación Nacional de Inteligencia Emocional (ASNIE). En el año 2002 se convirtió en Profesora...

Más sobre Adafrancys Salazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Adafrancys Salazar)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la-influencia-de-la-inteligencia-emocional-en-el-estilo-directivo/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/adafrancys)