La alta dirección y su rol en la planeación estratégica - deGerencia.com

La alta dirección y su rol en la planeación estratégica

Hacer planeación estratégica equivale a definir acciones que permiten sobrevivir, defender, reorientar o empujar a la organización hacia la permanencia en un entorno competitivo en el que las empresas se encuentran actualmente.

Es importante destacar que el entorno que viven las organizaciones, se caracteriza por ser dinámico y complejo, donde la incertidumbre se convierte en un factor detonante que obliga a preparar guías de acción estructuradas que encaminen los esfuerzos hacia el logro de objetivos competitivos y, coadyuven a enfrentar los cambios. Esto es, desde tener habilidades para sobrevivir, hasta proponer acciones que se reflejen en ventajas frente la competencia.

La planeación estratégica es una herramienta fundamental para toda empresa que establece en sus objetivos organizacionales, el propósito de ser competitivo o, en otras palabras, de tener la capacidad de enfrentar los cambios del entorno.

Una organización tiene éxito en su medio ambiente, cuando la alta dirección se preocupa por desarrollar acciones que materialicen un valor agregado, con el que se distingan de su competencia y sea aceptado por su mercado objetivo.

Al valor agregado le podemos conocer como ventaja competitiva, y puede ser sostenible en el tiempo, si detrás de esas acciones, se tiene un andamiaje de procesos e interrelaciones que se desarrollan al interior de la organización. De esta manera, recurrir a la planeación estratégica significa el interés por tener un desarrollo de la organización.

Lo anterior emana del argumento que, la planeación estratégica es un proceso en el que la alta dirección, se convierte en la parte proactiva de la organización, para ordenar sus objetivos, recursos, capacidades y estrategias orientadas hacia la búsqueda de una ventaja competitiva.

Por lo tanto, los protagonistas que definen las actividades de la planeación estratégica son los directivos, quienes deben caracterizarse por ser dinámicos, estar actualizados y abiertos al cambio, además de tener la visión de involucrar a todos los colaboradores de la organización.

De ahí que, referirse al término planeación estratégica, se concientiza que es un arte y ciencia, que plantea la formulación, implantación y evaluación de estrategias que coadyuven al logro eficiente de los objetivos, en un mediano o largo plazo, con la integración de la alta dirección y las diferentes áreas de la organización.

Aunque la alta dirección pudiera determinar que enfrentar el entorno resulta complejo, es precisamente de ahí, de donde podría aprovechar sus oportunidades y ocupar sus fortalezas, para iniciar un proceso de desarrollo que involucre a toda la organización, a través de la determinación de estrategias y que, en un mediano o largo plazo, obtenga ventajas competitivas.

Respecto al proceso directivo, aplicar la planeación estratégica implica involucrar la esencia del proceso administrativo, porque contribuye a:

  • Definir sus objetivos.
  • Analizar el entorno para detectar amenazas, oportunidades, debilidades y fortalezas.
  • Interpretar los elementos estratégicos para definir las estrategias viables de acción.
  • Implementar las acciones estratégicas que permitan: aprovechar oportunidades, enfrentar amenazas, robustecer fortalezas y disminuir debilidades.
  • Operacionalizar las estrategias a través de la implementación de políticas de gestión que coadyuven en la optimización de recursos y potencialización de las capacidades.
  • Retroalimentar el desempeño de las estrategias implementadas mediante un sistema de control integral que evalúe el desarrollo competitivo de todos los involucrados.

Así entonces, efectuar un plan estratégico, implica formalizar las tareas administrativas, que remiten a identificar la aplicación de la esencia del proceso administrativo:

  1. Primeramente, se cimenta de los postulados filosóficos que dan identidad, así como, los propósitos a largo plazo (misión y visión).
  2. Luego, se encamina a realizar un estudio clave del entorno externo, para identificar oportunidades y amenazas, pero también, analiza el entorno interno, a fin de reconocer fortalezas y debilidades.
  3. Posteriormente, se hace un estudio matricial con el propósito de determinar las estrategias más convenientes que contribuyan al logro de los objetivos organizacionales.
  4. La planeación estratégica se convierte en una herramienta holística para la organización, porque se encamina a realizar una alineación estratégica, en la que se construye y proyecta una visión compartida, a través de la gestión (dirección) y retroalimentación de la operacionalización de las estrategias (control).

Como puede observarse, una organización podrá ser competitiva si le antecede, en sus procesos internos, la realización de una planeación estratégica que encamine a: definir un rumbo futuro de la empresa, ajustarse a las realidades del entorno, determinar las acciones pertinentes para lograr los objetivos estratégicos y, sobre todo, implementar su accionar con la ayuda de todo el personal mediante una visión compartida, en la que conjuntamente -en un lenguaje común-, se encuentren en retroalimentación y evaluación permanente del desempeño realizado.

La gestión directiva es lo que hace diferente entre las empresas competitivas que definieron sus estrategias y saben operacionalizarlas con todos los integrantes de la organización; y, las empresas que no le dan importancia a la ejecución correcta de sus cursos de acción y que se tiene como consecuencia, que sus objetivos organizacionales no se alcancen con éxito.

Por lo tanto, para lograr el éxito competitivo, uno de los aspectos que no se debe pasar por alto, es la alineación de la organización a la estrategia, esta premisa parte del hecho que la planeación estratégica contribuye al desarrollo de la empresa y, si realmente quiere ser competitiva, se requiere una adaptación y/o actualización del diseño organizacional que facilite la implementación y seguimiento de las estrategias a fin de alcanzar los objetivos.

La efectividad de la planeación estratégica se capitaliza en el momento en que se ejecuten las estrategias definidas, esto se logra con base en un accionar administrativo encaminado al desarrollo integral de las capacidades del personal de la empresa, así como, de la optimización de los recursos utilizados.

Es así, como se remite a la esencia de la Teoría de los Recursos y Capacidades que arguye que una organización debe adquirir y organizar sus recursos tangibles e intangibles que le son rentables para producir, comercializar y suministrar bienes y servicios.

Asimismo, esta teoría concibe que los esfuerzos estratégicos planeados, requieren fundamentarse de las capacidades esenciales, manifestadas en: desarrollo de talentos, conocimientos, experiencias y actitudes positivas del personal, así como, la motivación y comunicación existente entre directivos y colaboradores.

En conjunto, -recursos y capacidades-, se orientan a la ejecución de estrategias y contribuyen a que la organización obtenga una ventaja competitiva. Así que, se remarca la idea de que las habilidades gerenciales y administrativas, se convierten en factores diferenciadores que distinguen entre las organizaciones exitosas y competitivas y, las que no sobresalen por estar con la preocupación de sobrevivir en el entorno.

Con ello, hacer planeación estratégica en una empresa, es importante porque se extiende más allá de la determinación de un plan, es decir, se involucran otras actividades que le dan seguimiento en su proceso administrativo, a través de la organización, dirección y control de su operacionalización.

La planeación estratégica no es un proceso estático, al contrario, es dinámico, porque es un proceso en el que la alta dirección, se convierte en la parte proactiva de la organización, para ordenar sus objetivos, recursos, capacidades y estrategias orientadas hacia la búsqueda de una ventaja competitiva.

Así que, los protagonistas que definen las actividades de la planeación estratégica son los directivos, quienes deben caracterizarse por ser dinámicos, estar actualizados y abiertos al cambio, además de tener la visión de involucrar a todos los colaboradores de la organización.

Avatar

Noe Chavez Hernandez

Es Licenciado en administración de empresas por la Universidad Autónoma del Estado de México. Tiene el grado de Maestro en Administración por la Universidad Etac. Posee una certificación profesional por el Colegio Nacional de Licenciados en Administración (CONLA), una certificación académica por la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de...

Más sobre Noe Chavez Hernandez

Un comentario sobre “La alta dirección y su rol en la planeación estratégica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Noe Chavez Hernandez)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la-alta-direccion-y-su-rol-en-la-planeacion-estrategica/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/noechavez)