38 formas de ganar una discusión, según Schopenhauer - deGerencia.com

38 formas de ganar una discusión, según Schopenhauer

Arthur Schopenhauer (1788-1860), brillante filósofo alemán, propuso en su libro «El arte de la controversia» (escrito en 1831) estas 38 estratagemas para vencer al oponente en un debate. Es un tratado sarcástico, que comienza con la idea de que los filósofos se han concentrado en gran medida en las reglas de la lógica, pero no se han comprometido  con el arte más oscuro de la dialéctica, de la controversia.

Las 38 formas de ganar una discusión de Schopenhauer son:

  1. Lleva la propuesta de tu oponente más allá de sus límites naturales; exagéralo. Cuanto más general se vuelve la declaración de tu oponente, más objeciones puedes hallar en su contra. Cuanto más restringidas y estrechas sean sus propuestas, más fácil le resultará defenderlas.
  2. Usa diferentes significados de las palabras de tu oponente para refutar su argumento.
  3. Ignora la propuesta de tu oponente, que pretendía referirse a una cosa en particular. Más bien, entiéndelo en un sentido bastante diferente y luego refútalo. Ataca algo diferente a lo que se afirma.
  4. Oculta tu conclusión a tu oponente hasta el final. Mezcla tus premisas aquí y allá en tu charla. Haz que tu oponente esté de acuerdo con ellas sin un orden definido. Por esta ruta tortuosa, oculta tu juego hasta que hayas obtenido todas las concesiones necesarias para alcanzar tu objetivo.
  5. Usa las creencias de tu oponente en su contra. Si el oponente se niega a aceptar tus premisas, usa sus propias premisas para tu beneficio.
  6. Otro plan es confundir el problema cambiando las palabras de tu oponente o lo que él o ella busca probar.
  7. Expresa tu propuesta y muestra la verdad de ella haciendo muchas preguntas al oponente. Al hacer muchas preguntas de amplio alcance a la vez, puedes ocultar lo que deseas que se admita. Luego, expones rápidamente el argumento resultante de lo que tu oponente admitió.
  8. Haz enojar a tu oponente. Una persona enojada es menos capaz de usar el juicio o percibir dónde está su ventaja.
  9. Usa las respuestas de tu oponente a tus preguntas para llegar a conclusiones diferentes o incluso opuestas.
  10. Si tu oponente responde negativamente a todas tus preguntas y se niega a otorgar puntos, pídele que conceda lo contrario de sus premisas. Esto puede confundir al oponente en cuanto a qué punto realmente buscas que conceda.
  11. Si el oponente te concede la verdad de algunas de tus premisas, abstente de pedirle que esté de acuerdo con tu conclusión. Luego, presenta tu conclusión como un hecho establecido y admitido. Tu oponente puede llegar a creer que tu conclusión fue admitida.
  12. Si el argumento se basa en ideas generales sin nombres particulares, debes usar un lenguaje o una metáfora que sea favorable en tu propuesta.
  13. Para hacer que tu oponente acepte una propuesta, también debes darle una contrapropuesta opuesta. Si el contraste es evidente, el oponente aceptará tu propuesta para evitar ser paradójico.
  14. Intenta engañar a tu oponente. Si él o ella ha respondido varias de tus preguntas sin que las respuestas resulten a favor de tu conclusión, avanza triunfalmente en tu conclusión, incluso si no se sigue. Si tu oponente es tímido o estúpido, y tú mismo posees un gran descaro y una buena voz, el truco puede tener éxito fácilmente.
  15. Si deseas adelantar una propuesta que es difícil de probar, déjala a un lado por el momento. En su lugar, presenta para la aceptación o el rechazo de tu oponente alguna posición verdadera, como si quisiera sacar su prueba de ella. Si el oponente la rechaza porque sospecha un truco, puedes obtener tu triunfo mostrando cuán absurdo es el oponente al rechazar una propuesta verdadera. Si el oponente lo acepta, ahora tienes razón por tu cuenta por el momento. Puedes tratar de probar tu propuesta original o mantener que tu propuesta original está probada por lo que aceptó el oponente. Para esto, se requiere un grado extremo de descaro.
  16. Cuando tu oponente presente una propuesta, encuentra que es inconsistente con sus otras afirmaciones, creencias, acciones o falta de acción.
  17. Si tu oponente te presiona con una prueba en contra, a menudo podrás salvarte al presentar alguna distinción sutil. Trata de encontrar un segundo significado o un sentido ambiguo para la idea de su oponente.
  18. Si tu oponente ha retomado una línea de argumentación que terminará en st derrota, no debes permitirle que la lleve hasta su conclusión. Interrumpe la disputa, rompe por completo o lleva al oponente a un tema diferente.
  19. Si su oponente lo desafía expresamente a presentar alguna objeción a algún punto definido de su argumento, y no tienes mucho que decir, intenta que el argumento sea menos específico.
  20. Si tu oponente ha admitido todas o la mayoría de tus premisas, no le pidas directamente que acepte tu conclusión. Más bien saca la conclusión tu mismo como si también hubiera sido aceptada.
  21. Cuando tu oponente use un argumento superficial, refútalo exponiendo su carácter superficial. Pero es mejor enfrentarse al oponente con un contra argumento igual de superficial, y así deshacerse de él o ella. Porque es la victoria lo que os preocupa, y no la verdad.
  22. Si tu oponente le pide que admita algo de lo que se derivará inmediatamente el punto en disputa, debes negarte a hacerlo, declarando que es una petición de principio.
  23. La contradicción y la disputa irritan a una persona y la exageran en sus declaraciones. Al contradecir a tu oponente, puedes llevarlo a extender la declaración más allá de su límite natural. Cuando luego contradice la forma exagerada de la misma, parece como si hubiera refutado la declaración original, tu oponente intenta extender su propia declaración más allá de lo que pretendías, redefine los límites de su declaración.
  24. Este truco consiste en enunciar un silogismo falso. Tu oponente hace una propuesta y mediante inferencias falsas y distorsión de sus ideas, sacas de la propuesta otras propuestas que no son intencionadas y que parecen absurdas. Entonces parece que la propuesta del oponente dio lugar a estas inconsistencias y, por lo tanto, parece estar indirectamente refutada.
  25. Si tu oponente está haciendo una generalización, encuentra un ejemplo de lo contrario. Solo se necesita una contradicción válida para derrocar la propuesta del oponente.
  26. Un movimiento brillante es voltear la mesa y usar los argumentos de tu oponente en su contra.
  27. Si tu oponente te sorprende al enojarse particularmente con una discusión, debes incitarla con mucho más celo. Esto no solo hará que el oponente se enoje, sino que se puede suponer que pones tu dedo en el lado débil de su caso, y que el oponente está más abierto a atacar en este punto de lo que esperabas.
  28. Este truco es practicable principalmente en una disputa si hay una audiencia que no es experta en el tema. Haces una objeción inválida a tu oponente que parece derrotado a los ojos de la audiencia. Esta estrategia es particularmente efectiva si tu objeción hace que el oponente se vea ridículo o si la audiencia se ríe. Si el oponente debe hacer una explicación larga y complicada para corregirte, la audiencia no estará dispuesta a escuchar.
  29. Si te das cuenta de que te están golpeando, puedes crear una distracción, es decir, de repente puedes comenzar a hablar de otra cosa, como si tuviera algo que ver con el asunto en cuestión. Esto puede hacerse sin presunción si el desvío tiene alguna relación general con el asunto.
  30. Apelar a la autoridad en lugar de a la razón. Si tu oponente respeta a una autoridad o un experto, cita esa autoridad para promover tu caso. Si es necesario, cit lo que dijo la autoridad en algún otro sentido o circunstancia. Las autoridades que tu oponente no logra comprender son las que él o ella generalmente admira más. También puedes, si es necesario, no solo tergiversar sus autoridades, sino incluso falsificarlas, o citar algo que hayas inventado completamente tu mismo.
  31. Si sabes que no tiene respuesta a un argumento que presenta tu oponente, puedes, con un fino golpe de ironía, declararte un «juez incompetente».
  32. Una forma rápida de deshacerse de la afirmación de un oponente, o de arrojar sospechas sobre ella, es colocarla en alguna categoría odiosa.
  33. Admite las premisas de tu oponente pero niega la conclusión.
  34. Cuando formulas una pregunta o un argumento, y tu oponente no te da una respuesta directa, o la evade con una contra pregunta, o trata de cambiar de tema, es una señal segura de que has tocado un punto débil, a veces sin saberlo. Has reducido al oponente al silencio. Debes, por lo tanto, insistir aún más en el punto y no dejar que tu oponente lo eluda, incluso cuando no sabes dónde radica realmente la debilidad que has encontrado.
  35. Este truco hace que todo sea innecesario si funciona. En lugar de trabajar en el intelecto de un oponente, trabaja en su motivo. Si tienes éxito en hacer que la opinión de tu oponente, en caso de que resulte cierta, parezca claramente de su propio interés, el oponente la dejará caer como una patata caliente.
  36. También puedes desconcertar a tu oponente con mera grandilocuencia. Si el oponente es débil o no quiere parecer que no tiene idea de lo que estás hablando, puedes imponerle fácilmente algún argumento que suene muy profundo o aprendido, o que suene indiscutible.
  37. Si tu oponente tiene razón pero, por suerte para ti, elige una prueba defectuosa, puede refutarla fácilmente y luego afirmar que has refutado toda la posición. Esta es la forma en que los malos abogados pierden buenos casos. Si no se le ocurre al oponente o a los espectadores ninguna prueba precisa, has ganado.
  38. Un último truco es volverse personal, insultante y grosero tan pronto como percibas que tu oponente tiene la ventaja. Al volverte personal, abandonas el tema por completo y diriges tu ataque a la persona con comentarios de carácter ofensivo y rencoroso. Este es un truco muy popular, porque todos pueden llevarlo a cabo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Staff deGerencia.com)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/38-formas-de-ganar-una-discusion-segun-schopenhauer/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/admin)