Un impuesto cuestionado y excéntrico, que la Argentina aplica hace más de un siglo - deGerencia.com
NOTICIA

Un impuesto cuestionado y excéntrico, que la Argentina aplica hace más de un siglo

La Argentina es uno de los pocos países del mundo que desalienta sus exportaciones con un impuesto. De hecho, eso son las retenciones al sector agroexportador que, según calculó el economista Gonzalo Agusto en un estudio para la Bolsa de Cereales de Córdoba, en los últimos 16 años aportó por ese concepto, a valor actual, nada menos que 95.000 millones de dólares a los ingresos fiscales de la Nación.

Semejante suma es, paradójicamente, una maldición para el sector, que lejos de ser apreciado por la sociedad en general como el principal aportante de divisas (cuya escasez es la principal limitante histórica al crecimiento de la economía argentina) es visto como la vaca de la cual extraer la leche fiscalmente salvadora de las retenciones.

Esa dualidad tiene su origen en una peculiaridad histórica, destacada por historiadores como Pablo Gerchunoff. En la medida que la Argentina “exportaba lo que comía” (principalmente carne y trigo), las ventas al exterior restaban al consumo doméstico y terminaban encareciendo “la mesa de los argentinos”. Tal la justificación por la que tantos gobiernos recurrieron a las retenciones como recurso fiscal y “herramienta de política económica”, aunque en las últimas décadas, con la preponderancia de la soja, aquellas justificaciones hayan perdido consistencia…



  • Ver original en InfoBAE
  • Publicado el domingo diciembre 15, 2019
  • Noticia local de Argentina


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.