¿Por qué no nos cae bien la gente que es demasiado agradable? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Por qué no nos cae bien la gente que es demasiado agradable?

Los psicólogos lo llaman «castigo antisocial» o «derogación de los bienhechores».

El término «bienhechor» es un poco extraño. Por ejemplo, en el trabajo es la etiqueta que se le adjudica a las personas que son más cooperativas con sus compañeros. Los generosos, los menos competitivos, son considerados como «bienhechores». Como si fuera obvio que ser amable está mal.

Entonces, ¿por qué la gente odia a las personas amables? Un nuevo estudio sugiere que es una táctica competitiva, y una en la que las personas pueden participar sin saber por qué. Piénsalo así: si estás compitiendo por una pareja (en el amor, por ejemplo, o en el trabajo), tu capacidad para cooperar probablemente es un criterio importante. Nadie quiere ser pareja de alguien que no caiga bien. Entonces, para escoger a la mejor pareja, quieres ser lo más cooperativo posible. O, por otro lado, puedes sembrar dudas sobre tu competencia al implicar que hay algo sospechoso de su aparente amabilidad. En otras palabras, puedes etiquetarlos como bienhechores.

«La mayoría de las veces nos gusta cuando los buenos son recompensados y los malos obtienen su merecido», dice Pat Barclay, profesor de la Universidad de Guelph y coautor del estudio. «Pero a veces los buenos también son castigados. O los chicos buenos son criticados».

Parece contradictorio, pero es un fenómeno que se observa en todos los campos –en economía y psicología social– y en todas las sociedades, dice Barclay. Se llama «castigo antisocial» o «derogación de los bienhechores» –crítica dirigida a alguien que supuestamente es demasiado cooperativo. Parece ocurrir con más frecuencia cuando las personas compiten por parejas, y de acuerdo con el nuevo estudio, es una forma de disminuir su ventaja competitiva. No agranda a la persona que clasifica, pero podría tener éxito en derribar al que parece demasiado cooperativo, demasiado bueno para ser verdad.

«Puedes resumirlo con la frase: ‘Oye, me estás haciendo quedar mal'», dice Barclay. Y en lugar de tratar de ser mejor, el competidor que pierde busca la etiqueta de «bienhechor»…



  • Ver original en InfoBAE
  • Publicado el martes agosto 21, 2018


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.