El futuro y la regulación de los trabajos gig - deGerencia.com
NOTICIA

El futuro y la regulación de los trabajos gig

El avance de las plataformas ha hecho que clientes y trabajadores se conecten a través de apps para obtener servicios bajo demanda, donde el trabajo consiste en un servicio temporal y no en uno regular.

El debate en México se ha centrado principalmente en los conductores de autos que compiten a los taxis, pero también existen plataformas para conectar a trabajadoras del hogar, servicios como trabajos manuales y oficios como plomería o jardinería. Pero en economías más avanzadas, el intercambio de servicios también es de alta especialización como programación de software, terapeutas y asistentes virtuales políglotas.

Ante ello, vale la pena preguntarnos, ¿qué tendencias hay actualmente en la economía de los trabajos gig? ¿Cuáles son sus impactos positivos y negativos en la economía y la sociedad?

¿Nueva modalidad de trabajo?

Los empleos gig, también llamados economía de contratistas, y que en México se podría entender como la economía de chambas, es realmente una forma de empleo temporal en la que una persona ofrece empleo a diferentes entidades.

Los antecedentes a este concepto datan de la Revolución Industrial, pero nuevas tendencias han facilitado su resurgimiento: el uso de tecnología, el acercamiento de oferta y demanda, la disminución del poder adquisitivo, o como una modalidad post-outsourcing para no pagar las obligaciones que un patrón tendría ante sus trabajadores, entre otras.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, las plataformas de trabajo digital

“son un negocio que conecta productores y consumidores externos y permite interacciones entre ellos que generan valor… Proporciona la infraestructura de participación para esas interacciones y establece condiciones de gobierno para ellas… El sistema puede abarcar otros actores, e inclusive proporcionar la infraestructura y las condiciones de gobernabilidad para el intercambio del trabajo y la compensación.”

A partir de las condiciones actuales, el diseño de las plataformas puede traer consecuencias para los trabajadores —una de las principales, si son explotados o empoderados—. Por ejemplo, las plataformas pueden atraer y retener personas en el ecosistema a través del desarrollo de incentivos y subsidios, la creación de efectos de red y el incremento de los costos de migración de una plataforma a otra, lo cual tiende a su crecimiento, pero también a la centralización del poder.

También, las interacciones en las plataformas se pueden repetir a partir de la reducción de costos de transacción, reducción de probabilidad de falla del mercado, gestión de sistemas de reputación y maximización de la liquidez del mercado…



  • Ver original en Forbes Mexico
  • Publicado el lunes febrero 11, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.