Del brainstorming al webstorming - deGerencia.com
NOTICIA

Del brainstorming al webstorming

La irrupción de la web 2.0 dio lugar al Webstorming, para crear ideas sin fronteras geográficas a través de internet. Existen distintos programas de descarga directa, para ordenar ideas, objetivos y planes.

Hacer brainstorming es como abrir una libreta y escribir ideas, pero cuando se aplica a un problema complejo, la cosa se complica. Al buscar nuevas ideas le sigue una larga discusión y todo acaba de repente cuando el jefe dice: “No lo veo…”. Y hay que quedarse entonces a recuperar el tiempo perdido. No hay quien aguante las reuniones eternas, que encima no sirven para nada.

La buena noticia es que con método y planificación se puede llegar a convertir las reuniones ineficaces en sesiones inspiradoras y fructíferas.

El creador del brainstorming fue Alex Faickney Osborn, que inventó el término en su libro “Applied Imagination”. El concepto se basa en exprimir al máximo la capacidad de los funcionarios de una organización para generar ideas, sin basarse solo en el departamento creativo.

Se suele concentrar la mayor parte de la atención en el tramo final de investigación y desarrollo del producto, descuidando el principio de que el comienzo es la parte más importante del trabajo. Los momentos creativos iniciales suelen encararse con menor rigor y se dedican grandes recursos al desarrollo de productos que no fueron bien seleccionados.

Para evitarlo el Brainstorming intenta concentrar los esfuerzos en mejorar el momento inicial del desarrollo.

Para tener una buena idea hacen falta generar otras 100

El Brainstorming es un enfoque cuantitativo de la creatividad. Se aplica a la solución de problemas, o a la creación de nuevos problemas cuando una empresa se encuentra estancada en una zona de confort. Es una actividad grupal donde priva la libertad para decir todo lo que pase por la mente de los participantes. Las ideas disparatadas, imposibles o locas son aceptadas porque generan un efecto disparador de muchas otras. No es raro que las mejores ideas surjan de otras ideas.

Por lo tanto no se deben emitir opiniones o exámenes críticos, y sí anotar todas las sugerencias.

Introducción al proceso creativo

El proceso creativo tiene diferentes fases. Unas ideas son divergentes, es decir abren caminos y permiten analizar posibilidades no contempladas. Otras son convergentes, es decir que una vez seleccionada la ruta implementan esa solución. La tormenta de ideas es una herramienta divergente. Sirve para abrir la mente, permitir el ingreso de ideas que ni siquiera se sabía que existían. Pero para hacer una lluvia de ideas debe haber una fase previa en la que se defina el problema lo más ajustadamente posible.

En otras palabras, a mejor pregunta, mejor respuesta. Por otro lado, toda sesión de brainstorming debe finalizar con una fase convergente, es para seleccionar las ideas que finalmente se ejecutarán.

Aunque las bases que sentó Osborn siguen vigentes, hay nuevas variantes que permiten sacar todo el jugo a esta interesante técnica. De hecho en la actualidad se suele alternar el trabajo individual y el colectivo para obtener mejores resultados.Una sesión bien moderada y diseñada puede aportar mucho más de lo que podría hacer alguien solo. No se debe olvidar que es una herramienta más del proceso creativo.

Es un error analizar el brainstorming como una actividad aislada, así es frecuente que los resultados no sean positivos. Es como probar un plato a medio cocinar y decir que el método de cocción no es adecuado.

Enmarcar el problema

Intentar tener nuevas ideas sin un objetivo específico, podría consumir una cantidad de tiempo infinito sin propósito alguno. Y por otro lado si concretamos demasiado nuestro objetivo, estaríamos limitando mucho las posibilidades del brainstorming.

“Obtener la paz en el mundo” es un gran objetivo, el problema, es tan grande que es imposible de realizar. Sin embargo, si el objetivo fuese “Conseguir una convivencia pacífica en el pueblo” con una campaña de afiches, estaríamos constriñendo demasiado la lluvia de ideas.

El planteamiento de objetivos es todo un arte. Está bien planteado cuando: Aporta foco y enmarca el problema. Es capaz de inspirar al equipo. Conlleva una serie de criterios que permiten evaluar las ideas para su selección. Evita enfrentarse a un tema excesivamente abierto en el que cabría cualquier cosa.

La mejor forma de plantear un buen objetivo es con una buena pregunta que lo defina: El interrogante: este tipo de preguntas se suelen empezar con la fórmula “¿Cómo se podría…”. Es una buena fórmula porque inspira, involucra al equipo e insinúa que hay muchas posibilidades. El target: es muy importante indicar el objetivo para quien se diseña. El cliente/usuario debe estar en el centro. Es necesario incluir el problema real, para ello hay que ahondar en el porqué y en el para qué.

Más es mejor

El principio cuantitativo es considerado el gran generador de ideas porque, si uno se queda solo con las primeras, siempre serán las más comunes. La cantidad es la que permite transformar o combinar todo lo que surja del sentido común. Muchos productos surgen de combinar los pensado por uno mismo con lo que surge de otras mentes. No importa de de dónde vengan las ideas, si vienen solo de la uno mismo en algún momento se terminan. Esto se debe a qué con el tiempo la cantera se encontrá agotada.

Para generar ideas es importante la lectura. Por eso Picasso decía que “la inspiración existe, pero tiene que encontrarme trabajando”. La suerte no es algo aislado; el trabajo tras una meta, propicia su aparición.

El proceso

Cuando comienza la sesión de brainstorming el coordinador define el tema a tratar, explica que el objetivo es lograr un número mínimo de ideas a obtener y el tiempo estimado de la sesión.

El precalentamiento se puede hacer con acertijos como por ejemplo “cual es el primer número desde el punto de vista alfabético“. Uno dirá que es el cuatro, otro que es el cinco, el cien, el cero. Hasta que aparece la solución: es el catorce. Pero alguien podría decir que es billón. Hay distintos juegos de entrenamiento para que el grupo entre en el modo de funcionamiento colectivo, que es propio del brainstorming.

Una vez que se pone en marcha el ejercicio se deben registrar todas las ideas nuevas hasta que finalice la sesión. Luego se ordenarán y se analizarán las diferentes propuestas, preferiblemente al día siguiente.

No hay un número de participantes estipulado pero 10 puede ser un número adecuado y debe lograrse que el grupo integre la diversidad, tanto en edad, como en sexo, profesión y rol dentro de la organización.

Durante el brainstorming las ideas se registrarán en una pizarra o en una pantalla completada desde un ordenador. Esto es importante para que todos las puedan ver. Un ambiente lúdico y relajado ayuda a crear un flujo creativo intenso. Con treinta minutos de duración se mantiene la atención.

El juicio de valor, surgido de la tormenta de ideas, es mejor siempre hacerlo en otro momento.

Clasificación de las ideas. Pueden reunirse las ideas que se puedan utilizar de manera inmediata. Existirán otras que deberán investigar, estudiar, pensar o profundizar. Hay algunas que pueden denominarse instrumentales. Son las que tratan sobre diferentes maneras de abordar el asunto o el problema.

Técnicas de brainstorming
Se pueden utilizar diversos matices según la aplicación.

Tormenta de ideas inversa. En lugar de buscar soluciones para un problema, se focalizan en la búsqueda o creación de problemas para prever posibles dificultades o para salir de la zona de confort.

Realizar un análisis FODA: Otra forma de usarlo es para explorar las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Esta estrategia ayuda a conocer lo que piensan los participantes de la organización sobre sus procesos y sus actividades.

Implementar dificultades: Es crear obstáculos en una sesión creativa para buscar diferentes modos de acercamiento al problema. Por ejemplo, se puede prohibir utilizar determinadas palabras.

Uso de mapas mentales: Es utilizar esta herramienta para hacer una representación gráfica de las ideas generadas en la sesión. Esto ayuda a generar el foco y a no repetir ideas redundantes durante el proceso.

Como se ve la lluvia de ideas se usa para resolver problemas hablando, escuchando y promoviendo la creatividad socializada.En la diversidad se crean más que mirándose en el espejo. Se trata de recolectar muchas ideas para evaluarlas y elegir las mejores, que se aportan libremente sin evaluaciones ni críticas.

Es posible utilizar ideas ajenas como inspiración y seleccionar las más viables para trazar un plan de acción.

La crítica inhibe la creatividad, pero juzgar es inevitable y las personas con baja autoestima limitan sus ideas a las que los demás aprobarán. Para evitarlo, el brainwriting, permite escribir las ideas en vez de hablar. Suspender el juicio alienta a decir cosas que se hubieran reprimido. En el brainstorming la calidad se obtiene a través de la cantidad y una idea puede transformarse siempre en otra mejor. Se fracasa con la mera acumulación de ideas semejantes, abrazadas por unanimidad.

Pero quien llega con agenda propia puede ser tildado como un egoísta que no trabaja en equipo, ya que se espera que apoye la idea del consenso.

Administrar la creatividad

Hoy el tiempo es escaso para realizar reuniones y coordinar agendas, hay problemas propios que cada uno trae, cada cual tiene su timing y cuesta definir quiénes deben participar. Nadie sabe el horario justo en que una idea hará su insight, ya que no tiene un horario preciso de aparición y florece en el espacio vacío que la rutina y el hemisferio izquierdo le dejan al derecho.

El gigante dormido toma el control cuando el otro, que es el dominate, se duerme o se distrae. El proceso de preparación, incubación, iluminación y acción surge en lugares poco comunes. La cama, el baño y el colectivo son su territorio preferido. Son los lugares donde emergen las mejores ideas.

¿Qué es el scamper?

Es una técnica que permite transformar un objeto, producto, servicio o proceso en algo nuevo, de una manera sistemática. Se puede realizar de forma individual o en grupo. Primero se aíslan las diferentes partes del problema a analizar. Por ejemplo si es un proceso de compra o de fabricación.

Y se aplica el acrónimo de SCAMPER a cada una de las fases.

Se otorga un tiempo limitado para cada una.

S= sustituir ¿Se puede sustituir algún componente por otro? ¿más caro o más barato? ¿con otras propiedades?

C= Combinar ¿Se puede combinar con otros productos o servicios?

A= Adaptar ¿se puede adaptar otra cosa que exista? ¿Qué hay parecido a esto?

M= modificar o magnificar ¿Se puede modificar o magnificar alguno de sus rasgos?

P=¿Se puede utilizar para otra cosa?

E=Eliminar ¿Qué componentes o rasgos se pueden eliminar?

R= Reordenar o invertir

¿Qué elementos, componentes o rasgos se pueden reordenar o invertir? Para utilizarlo en grupo se podría seguir el siguiente esquema: Se explica una de las acciones, se da 3 minutos para escribir ideas utilizando esa acción. Secuencialmente cada miembro del lee en en voz sus tarjetas, mientras se van pegando en la pizarra y se agrupan las ideas que sean similares. Después se dan 4 minutos para traer más ideas con la inspiración provocada por escuchar las ideas de los compañeros.

Webstorming

La irrupción de la web 2.0 dio lugar al Webstorming, para crear ideas sin fronteras geográficas a través de internet. Existen distintos programas de descarga directa, para ordenar ideas, objetivos y planes. Haciendo click en BrainStorm, se obtiene un software para grabar, editar y organizar ideas en una estructura tipo árbol, con soporte para hipervínculos que se pueden explorar al reunirlas y ordenarlas en un documento. Además, se puede compartir, ya sea por e-mail o publicándolo en la web.

De forma digital o cara a cara, la tormenta de ideas es una revolución para enfrentar los problemas.
La creatividad es el punto de partida para debatir y solucionar en forma conjunta las adversidades del día a día. Todos los sistemas requieren formas de recolectar ideas y opiniones de clientes internos o externos, técnicas de decisión para evaluarlas, agrupándolas por diferentes criterios, y métodos de ejecución de las seleccionadas. Llámese webstorming, BrainStorming o fábrica de ideas, el método saca partido del conocimiento tácito de la gente con herramientas de web 2.0 y redes sociales.

Muchas empresas se apoyan en estos resultados además de los estudios de mercado a la hora de decidir planes estratégicos. Por esta razón, cada vez están surgiendo más herramientas online, que permiten a las empresas realizar sesiones con sus empleados, sus clientes o con los consumidores.

¿Puede un equipo producir ideas?

Organizados y liderados adecuadamente, un grupo puede ser una mina de oro de ideas”, escribió Osborn. El autor recomendaba concentrarse en cuatro reglas fundamentales: 1. generar la mayor cantidad de ideas, 2. no criticar, 3. permitir pensamientos extravagantes y 4 trabajar para combinar varias propuestas con el objetivo de obtener mejores resultados.

La idea principal era anular las convenciones de las reuniones rutinarias para dar lugar a esa “lluvia de ideas” para hacer posible la discusión de conceptos. ¿Y qué tipo de mentes? Extrañamente, los menos experimentados suelen proponer mejores ideas, pero el equipo ideal debe incluir tanto novatos como aquellos con autoridad. Cuando se trata de qué temas discutir, la primera regla es que el problema debe ser concreto, y suficientemente específico para que los participantes puedan disparar sus ideas a un blanco claro.

Para justificar lo productivas que son “las lluvias de ideas”, argumentó que la principal razón es que se concentran en el pensamiento positivo y excluyen el desaliento y la crítica que perjudican a la imaginación.

Y además, producen un “efecto contagio” entre los pares. Y muchos otros estudios llegaron a la conclusión contraria: que la “lluvia de ideas” no es productivay que incluso, puede inhibir la creatividad.

Su investigación demostró consistentemente que los grupos de lluvia de ideas piensan menos ideas que la misma cantidad de personas que trabajan solas y luego unen sus ocurrencias, Sin embargo, los resultados de las no afectaron la popularidad que logró esta técnica durante años y se le sigue asignando gran valor.

Brainwriting

Para algunos, para que una reunión de lluvia de ideas funcione, hay que celebrarla con lápiz y papel. Cuando se escribe nadie puede interrumpir, ni puede bloquear ni frustrar los pensamientos; entonces pueden ser compartidos después con el resto del equipo. Es una interesante técnica en la que se pone a otra parte del cerebro a funcionar (el hemisferio izquierdo) , es el que está relacionado con la escritura.

Interesa especialmente porque permite conseguir gran cantidad de ideas en un período corto de tiempo y combina el trabajo individual con el grupal. En primer lugar, se precisa un reto, problema o pregunta que se escribe en la parte superior. Después se confecciona una tabla con 5 columnas y tantas filas como personas haya en el grupo. Luego se otorgan tres minutos para escribir 5 ideas o conceptos sobre el tema.

Pasados esos tres minutos se pasa la hoja al compañero de la derecha y se recibe la de la izquierda, ahora en la siguiente fila escribimos una idea o concepto relacionado con lo que escribió el compañero y así sucesivamente hasta que se completen todas las tablas. Si son 5 personas en 15 minutos habrán escrito 125 ideas. Cada uno se encarga de pasar a post its cada una de las ideas, omitiendo las que se repitan y se las agrupa en la pizarra. En Brainwriting la ideación se hace en15 minutos. En Brainstorming en 85.

Hay una interesante variación si se ponen categorías de ideas. Si el el reto es fomentar la lectura entre escolares, se podrían categorizar diferentes tipos de temas y obtener así un mayor número de ideas.

En forma presencial o por internet, las tormentas de ideas han venido para quedarse



  • Ver original en EmprendedoresNews
  • Publicado el lunes enero 18, 2021


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.