Con Jeff Bezos la inteligencia artificial llega a los alimentos y desembarca en la Argentina - deGerencia.com
NOTICIA

Con Jeff Bezos la inteligencia artificial llega a los alimentos y desembarca en la Argentina

“Not” en inglés quiere decir “no” y ese es el nombre que eligieron para su empresa tecnológica tres jóvenes chilenos graduados de las universidades de Harvard y Berkeley en Estados Unidos. Todo empezó cuando estudiando a las estrellas se les ocurrió que podrían producirse los alimentos solo a base vegetal en un mundo en el que reinan más de 400.000 especies. Y con la ayuda de la inteligencia artificial empezaron a encontrar en las plantas las proteínas, los sabores y aroma para recrear desde la leche a la mayonesa. Luego el producto se seca y se ofrece en un saquito para su reformulación con agua o aceite según los casos. La mayonesa que lleva la marca NotMayo ya tiene el 8% del mercado en Chile, está pisando fuerte en Estados Unidos y Brasil, y es la punta de lanza para el desembarco en la Argentina. También poseen aderezos, leche, y yogures, sin leche y sin huevos, además de helados, y siempre 100% naturales y de origen vegetal. Todo nació cuando los científicos Karim Pichara y Pablo Zamora desarrollaron junto a Matías Muchnick un algoritmo y una extensa base de datos sobre diversos ingredientes vegetales que bautizaron Giuseppe: analiza los alimentos a nivel estructural y luego cruza la información con diferentes fuentes para identificar los patrones que detectan qué plantas deberían combinarse para replicar el producto deseado y sus propiedades. Entre los inversores se encuentra Bezos Expeditions (el fondo de inversiones de Jeff Bezos, el CEO de Amazon) y Kaszek Ventures, de los argentinos Hernan Kazah y Nicolás Szekasy. Muchnick justifica este modo de producción en que utilizan un 87% menos de agua y emiten un 37% menos de dióxido de carbono, colaborando a reducir la emisiones globales de gases de efecto invernadero.

A comienzos de esta semana y pese a la parálisis del Congreso en medio de la campaña, la diputada por Córdoba Brenda Austin (UCR) presentó un proyecto de ley para la reducción progresiva y prohibición específica de los plásticos de un solo uso. “Todo el plástico que desechamos, nos vuelve. Micropartículas y pedazos diminutos entran en nuestros ecosistemas y contaminan nuestra comida, agua y aire. Se calcula que comemos 5 gramos de microplásticos por semana: el equivalente a una tarjeta de crédito”, señaló Austin. Los plásticos de un solo uso son aquellos que se convierten en basura inmediatamente después de ser utilizados. Se calcula que tienen un promedio de uso de 20 minutos y que tardan entre 150 y 500 años en desintegrarse. El proyecto plantea distintos niveles de acción. Por ejemplo, respecto a sorbetes, platos, vasos, cubiertos, hisopos no compostables y bolsas, se plantea una prohibición progresiva en un plazo máximo de dos años. Respecto a productos de más difícil reemplazo, se incorporan reglas de etiquetado para reducir su uso y promover la gestión adecuada del residuo, por ejemplo, pañales. En el caso de los recipientes de delivery, se apunta a promover el uso de retornables, el uso de recipientes propios y eventualmente, la incorporación de recipientes compostables.



  • Ver original en El Clarin
  • Publicado el lunes agosto 26, 2019


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.