China, ¿Qué puede hacer con todo su dinero y por qué no lo hace? - deGerencia.com
NOTICIA

China, ¿Qué puede hacer con todo su dinero y por qué no lo hace?

Seguramente hace tiempo que lees sobre el pinchazo de la burbuja China. Seguramente pienses que China lleva demasiado tiempo en boca de algunos de nosotros sin acabar de confirmar nuestros augurios. Seguramente te sientes tentado a pensar que la realidad es tozuda y una y otra vez nos demuestra a ciertos analistas que parece que estamos equivocados. Pero tal vez no te hayas planteado que hay pinchazos instantáneos, pinchazos rápidos, pinchazos lentos, y pinchazos que se hacen eternos. El caso de China no necesita presentación ni catalogación, y en este análisis veremos sus porqués.

En lo que deben fijarse ustedes no es tanto en los plazos, que un servidor no suele aportar por reconocer abiertamente la imposibilidad personal de ejercer como quiromante al respecto, sino más bien en las razones, que en el caso chino indudablemente siguen estando ahí de telón de fondo de una obra que tendrá un final dramático. Y a estas preocupantes señales que presenta China se ha añadido en los últimos meses un nuevo y significativo mal para este paciente en el que los síntomas han dado paso a la enfermedad. Es un mal típico de fases terminales, y por el que Europa ya ha pasado (y está todavía pasando).

El porqué de que China no acabe de pinchar

A un servidor, que lleva desde hace algunos años predicando sobre el pinchazo de la colosal burbuja china como pueden leer en este artículo, no le sorprende en absoluto la lentitud con la que está teniendo lugar el tan cacareado aterrizaje brusco del dragón asiático por antonomasia.

En primer lugar recuerden que la propia definición de una burbuja es que no para de subir hasta que empieza a bajar, y cuanto más se hace de rogar la caída, más dura será ésta. Pero el principal motivo por el que el caso chino no me extraña, ni me hace retractarme de mis argumentos, es que una economía totalmente estatalizada como la China soporta un alto grado de intervención estatal en todos los aspectos de sus mercados. No obstante, al contrario de los que suelen creer los detentores de poder cuasi-absoluto sobre sus ciudadanos, aunque este tipo de economías suelen sufrir una larga letanía por las sucesivas acciones intervencionistas de sus gobiernos, al final, como ocurre siempre con los desequilibrios, acaban pinchando como todos.

En su momento, las tensiones en el interbancario fueron apagadas con manguerazos de liquidez

Como muestra de este esquema del gato y el ratón, me permito recordarles que, cuando las tensiones llegaron a disparar dramática y repetidamente los tipos en el mercado interbancario chino a finales de 2014 y principios de 2015, llegó papá estado de ojos rasgados y apagó el fuego a base de caudalosos mangerazos de liquidez. Pueden observar perfectamente las bruscas idas y venidas del tipo interbancario si seleccionan el rango temporal que va desde Octubre de 2014 a Febrero de 2015 en este gráfico. Y en aquella ocasión la solución que encontraron las autoridades chinas efectivamente vino una vez más de la mano de la intervención. Pero ante los repetidos problemas a lo largo de los últimos años, China ha optado por añadir además la sobrerregulación como pueden leer en esta noticia, estableciendo limitaciones a entidades extranjeras.

A pesar de ello obviamente el barco acabó teniendo otra via de agua por otro sitio a principios de 2016, llegando el tipo nocturno del interbancario a tres meses al noqueante 66,82% como también pueden leer en el mismo link anterior. No puedo negarles que la alta volatilidad habitual que impone la nocturnidad (y por tanto estrechez) de este índice resta relevancia a la subida anterior, pero tampoco pueden negarme que casi un 70% supone una cifra totalmente desorbitada que traspasa todas las líneas rojas, incluso para un índice nocturno con un mercado sensiblemente más estrecho y, por lo tanto, sujeto a una volatilidad más acusada.

En economía toda fiesta tiene su fin, y todo exceso se acaba pagando

No olviden que este dragón tiene siete cabezas, y apagando fuegos a base de intervencionismo puede que momentáneamente acaben con una de sus lenguas de fuego, pero las llamaradas del conjunto siguen sin apagarse. La burbuja china no duden que acabará pinchando, como todas, y cuanto más tarde en llegar su pinchazo, más dura será la caída. No hay más. De hecho, en los últimos tiempos, un servidor que alerta desde hace tiempo de cuál iba a ser el final de esta película (que no el cuándo), ha visto a la «oposición» pasar sucesivamente por las fases de tacharnos a los chino-agnósticos primero de locos, después de incultos económicos, tras ello de incrédulos en el sistema, entonces de agoreros, para pasar a ser cenizos, y últimamente hasta nos han llegado a dedicar algún calificativo como «visionario». En ese punto estamos ya hoy en día: en el que casi todo el mundo reconoce que los chinos van a pinchar, y la única discusión abierta suele ser ahora el cuándo y si será un soft-landing o un hard-landing.

Si aparte de analizar objetivamente, para ustedes de mojarse se trata, aún a riesgo de equivocarme, les complaceré con mi irrelevante opinión personal: China tendrá un hard-landing, y posiblemene igual de duro o más que el del Japón de finales de los años 80. Es sin duda una predicción con notas subjetivas, pero no infundadas, puesto que no tienen más que juzgar por ustedes mismos las escandalosas cifras del endeudamiento chino. Y como advertencia, que no refuerzo, les demuestro que no estoy solo en esta comparación con este link a la noticia publicada al respecto por Marketwatch, perteneciente al grupo mediático del diario Wall Street Journal.

Una terrible trampa económica en China con regusto occidental

Gráfico publicado originalmente en esta noticia por Kana Nishizawa en Bloomberg

Pero en la presentación que les hago del argumentario de un servidor, no nos vamos a quedar aquí tan fácil y superficialmente. Hay más indicios chinos realmente preocupantes que les pueden ayudar a formarse una opinión, similar o no a la del que suscribe, pero en todo caso bien informada, punto al que nos encanta contribuir modestamente desde El Blog Salmón. Uno de esos síntomas adicionales realmente significativo es el hecho de que China está cayendo en problemas de falta de inversión mientras muchos de sus agentes económicos están nadando en la abundancia de liquidez. Esta situación perversa inevitablemente recuerda a la que venimos viviendo en Occidente desde hace unos pocos años, y sobre ella pueden leer en esta noticia de Bloomberg…



  • Ver original en El Blog Salmon
  • Publicado el domingo septiembre 4, 2016


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.