Warning: Error while sending QUERY packet. PID=5591 in /var/www/html/wp-includes/wp-db.php on line 2024

Warning: Error while sending QUERY packet. PID=5591 in /var/www/html/wp-includes/wp-db.php on line 2024
Burbujas financieras: Estos son los activos ‘inflados’ (y los que no) - deGerencia.com
NOTICIA

Burbujas financieras: Estos son los activos ‘inflados’ (y los que no)

En un año en el que el mercado de valores de Estados Unidos ha rebasado cualquier expectativa de crecimiento, han surgido voces en el sentido de que ya existen señales de “burbujas” financieras que podrían estallar en cualquier momento, solamente esperan una causa que lo provoque.

A reserva de analizar más el asunto desde sus diversas variantes, ha surgido un interesante análisis elaborado por David Lafferty, el estratega financiero en jefe de Natixis IM, banco de inversión francés con una cartera global en administración de más de 1,000 millones de euros alrededor del mundo.

El experto analiza los activos financieros más importantes en el mundo financiero para determinar si existe “burbuja” en ellos, estos son los resultados, no sin antes empezar por el principio y tratar de definir el concepto de “burbuja”.

¿Qué es una burbuja?

El problema, señala el experto, es que no existe una definición estándar de qué exactamente es o no es una burbuja. A medida que los rumores de una burbuja aumentaron en años recientes el término se ha generalizado para referirse a cualquier
activo que esté sobrevaluado significativamente. Sin embargo, la valoración excesiva por sí sola no es un estándar suficientemente alto como para justificar darle el nombre de burbuja. Sí, una burbuja debería representar un
potencial de pérdidas significativas, pero aún así, lo “significativo” requiere más datos.

“Además del potencial para grandes pérdidas, una verdadera burbuja debe demostrar las características definitorias de una
burbuja. Debe ser inherentemente inestable. Debería volverse más frágil (y más sorprendente) a medida que crece,
debería reventar fácilmente (con el argumento correcto), y el colapso deberá ser rápido: ¡puf! y luego desaparecer (las burbujas verdaderas no se desinflan lentamente). Las mejores burbujas también tienen una lógica débil o fundamentos cuestionables, con algo de saturación, acumulación y/o euforia de los inversionistas”, señala.

Activos por activos, los que sí y los que no son “burbujas”

Estos son los resultados del experto en mercados financieros que gestiona todos los días alrededor del mundo 1,000 millones de euros, sabe de lo que habla porque está consciente que sus recomendaciones son determinantes para que muchos inversionistas tomen decisiones.

Acciones de Estados Unidos

Un poco caras ciertamente, pero no llegan a ser burbuja. De acuerdo con la mayoría de las métricas, las valoraciones son elevadas, no extremas.

Acciones tecnológicas

Sí, las valoraciones parecen un poco caras, y siempre hay algunas innovaciones sobreestimadas. Pero esto no es 1999. El sector tecnológico de hoy tiene modelos de negocio viables y ganancias reales, incluso si este retorno se ha estrechado demasiado hacia el futuro. Además, la prisa por volver al mundo más digital, social y virtual significa que las ganancias corporativas no tecnológicas continuarán canalizándose hacia ingresos tecnológicos por algún tiempo.

Deuda soberana

Los rendimientos soberanos de los mercados desarrollados son históricamente bajos y posiblemente insostenibles en relación con las tasas de crecimiento actuales. En la superficie, sin embargo, es muy burbujeante. ¿Pero dónde reventará? Los bancos centrales están suprimiendo activamente las tasas, y creemos que un salto dramático en las tasas reales (es decir, crecimiento real) es poco probable. Esto quiere decir que un solo aumento en la inflación podrá reventar la burbuja de los bonos, pero pocos pronostican esto.

Endeudamiento corporativo

Sin duda, los niveles de deuda corporativa han aumentado significativamente y la calidad crediticia se ha deteriorado. Sin embargo, a medida que las tasas han caído, el costo total del servicio de la deuda ha aumentado mucho más lentamente. La pregunta es si las empresas han ido demasiado lejos. Por ahora, nuestra preocupación sigue siendo que, en algún momento, el acceso a los mercados de capital (la capacidad de refinanciar deuda vencida) se vea afectado. Esto es más preocupante que el pago de la deuda en curso. Aquí tenemos elementos del comportamiento de una burbuja, pero no una burbuja como tal en nuestra opinión.

Capital privado y unicornios

En este entorno de tasas ultra bajas con valoraciones de renta variable pública elevadas, los inversionistas han invertido en capital privado (PE). Todos están tras la prima de iliquidez. Además del capital que han asignado a las ofertas de capital privado, aún quedan más de 2 billones de dólares en capital no asignado, el llamado “polvo seco”, que todavía esperan ser activados. Una burbuja clásica. Sin embargo, le faltan algunos elementos. Por ejemplo, la lógica que impulsa la demanda de capital privado es legítima, ya que las tasas son bajas y las valoraciones del mercado público son elevadas. Indudablemente, hay potencial de burbujas en el capital privado, dependiendo del caso, pero no parece haber una burbuja en sí.

Criptomonedas

Las ventas masivas interminables y desgarradoras en muchas de las criptomonedas más populares claramente llegan a nuestro umbral de burbuja en términos estadísticos. Soporte de valoración cero: sí. Razonamiento confuso: sí. Euforia: sí. En el futuro, esperamos que las criptomonedas se desarrollen con un respaldo financiero más sólido y una volatilidad considerablemente menor. La criptomoneda también podría transformarse en un sistema de pago más amplio. Sin embargo, hasta que eso suceda, la burbuja en las criptomonedas siempre estará ahí.

Inversión pasiva

De vez en cuando escuchamos sobre la burbuja en la inversión pasiva o ETFs indexados. Como hemos señalado antes, los índices de renta variable tienden a ser más “pesados” en capitalización de mercado que la mayoría de los gestores activos. Debido a esto, creemos que el incremento de la inversión pasiva exacerbará las pérdidas en el próximo ciclo… un poco. También nos sigue preocupando el desajuste de liquidez de algunos ETF frente a sus tenencias subyacentes, pero esto probablemente solo causaría una dislocación a corto plazo. Dudamos que el crecimiento de la inversión pasiva haya creado una burbuja sistémica.

La buena noticia

David Lafferty señala que hay una buena noticia, esta consiste en lo siguiente: “no vemos el potencial de que se reviente una burbuja en los sectores que los medios e inversionistas adoran destacar. Después de una década de aumento de precios de las acciones y los bonos, hay elementos de burbuja en casi todas partes, pero en la mayoría, la euforia no se está extendiendo. Sin embargo, hay exceso de cuasi burbujas y su potencial correlación y efectos indirectos; los efectos de las disputas comerciales entre Estados Unidos y China se transforman en tsunamis para economías dependientes de la exportación como Alemania y Corea
del Sur. ¿Podemos predecir la próxima burbuja? No. Pero quizás no podamos ver los árboles a través del bosque.”..



  • Ver original en Alto Nivel
  • Publicado el martes noviembre 26, 2019


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.