Las fases de la vida directiva - deGerencia.com

Las fases de la vida directiva

La fases de la vida directiva son como los animales en la naturaleza, deben adaptarse a las condiciones del tiempo, los cambios externos y la orientación en medio de la tempestad. Si el directivo sabe superar con audacia los inviernos, podrá cosechar el fruto de sus estrategias de liderazgo en los veranos llenos de utilidad y desarrollo.

José Pin, profesor del IESE, en su libro “Fases en la carrera profesional del MBA”, señala con claridad los períodos que atraviesa un directivo: águila, araña, canguro y búho.

Fase del águila, los retos humanos en el primer trabajo, es para quien decide iniciarse en la vida directiva, necesita tener una visión amplia para ver el horizonte. Pero a veces requiere tener la astucia del zorro, lo cuál le genera habilidades para buscar ayuda. El águila debe orientarse sobre vientos favorables que le permitan concretar el saber, querer y poder. En esta etapa se tiene que buscar un mentor y desarrollar relaciones personales que redunden positivamente en lo profesional y en oportunidades de crecimiento.

Fase de la araña, implica aprender a manejarse en 360° con paciencia y sabiduría, tejiendo redes hacia arriba, abajo y los costados, en forma radial. Hacia arriba, aprendiendo a dirigir a su propio jefe, conociéndolo y no hacerle perder el tiempo. Hacia abajo, aprendiendo a dirigir y corrigiendo riesgos para la actuación de los subordinados, aprendiendo a delegar. Hacia los costados, implica experimentar a la vez la dependencia de los subordinados como el goce del poder. Vale decir, tener humildad para recibir consejos y tener paciencia, enseñando incluso al que sabe y se considera del mismo nivel. En esta etapa es importante escalar en la empresa, no desaprovechando las oportunidades, como por ejemplo, desarrollar redes en el exterior. La araña tendrá que seleccionar un mentor que le ayude a liderar a la gente por ilusión y amor.

Fase del canguro, aprender a saltar con elegancia dentro o fuera de la empresa. Aprender a ser mentor, sin depender de nuestros mentores y pupilos. En esta etapa se debe lograr el equilibrio profesional, personal y familiar, lo cuál implica hacer frente a la relación trabajo-familia. Asesorarse y formarse en el exterior. En esta fase tener suerte es sinónimo de ganar batallas, por tanto hay que buscarla. El canguro tendrá que tener cuidado con los siguientes riesgos: expresar debilidades que han permanecido ocultas; buscar desmedidamente el éxito, lo cuál produce arrogancia; y no saber reaccionar ante la mala suerte.

Fase del búho, es la más ansiada en la vida directiva, implica larga experiencia que lo responsabiliza de velar por el conjunto de la organización. Ser como el búho, es ver en medio de la oscuridad, entre las sombras, poder ver algo que el resto no lo puede ver. Vale decir, ver oportunidades y detectar problemas. Son veloces y vigilan desde arriba la organización. El riesgo que corren los búhos es despreciar la formación y no estar al tanto de las olas del cambio.

Estas son las cuatro fases por las que debe pasar un directivo. ¿Usted ya empezó? ¿Cuál es su fase?

Cuentan que un rey, famoso por su ecuanimidad y coraje, perdió casi todo su reino y hasta el último de sus solados. No le quedaban más que dos servidores y su castillo. Llegó la noche en la que los enemigos iban a cercar su palacio. El rey en ningún momento se abatió, al amanecer pidió a sus servidores que abrieran todas las puertas y ventanas del palacio. Después de ello, se instaló en una de las almenas para observar sigilosamente desde lo alto, la llegada de los invasores. Su serenidad perturbó a los enemigos, quienes pensando que les esperaba una trampa se retiraron. El rey dijo luego a sus servidores: ved que la visión amplia, el evitar las precipitaciones, el tener equilibrio y serenidad han impulsado a que los enemigos huyan y a nosotros nos ha motivado a permanecer en nuestro puesto, encontrando una respuesta creativa a tan aterrorizante situación.

Como en la historia, el directivo tiene que saber combinar a los largo de su vida, todas las habilidades del águila, araña, canguro y búho. El rey de la historia, las poseía todas.

Puede ser que en nuestra vida directiva nos sintamos seguros de nuestra aptitudes de liderazgo, pero puede llegar la noche, en la que acechan los enemigos. Cuidemos nuestras actitudes y emprendamos un nuevo camino para conquistar nuestra naturaleza humana y empresarial. Si perdemos una batalla, sigamos luchando con equilibrio y sabiduría, pues perder una batalla, no implica perder la guerra.

Avatar

Carlos Alberto Rosales

Licenciado en Educación en la especialidad de Matemática y Física, formado en la Universidad de Piura, Perú. Actualmente labora como educador en el Colegio HUMTEC Humanismo y Tecnología de Lima.Tienes especializaciones en Calidad de la Educación Básica por el Instituto de Estudios Avanzados para las Américas (Organismo de la OEA...

Más sobre Carlos Alberto Rosales

Un comentario sobre “Las fases de la vida directiva

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Excelente pagina,los exhorto a continuar compartiendo sus saberes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Carlos Alberto Rosales)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/las_fases_de_la_vida_directiva/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/calbertp)