¿Formar líderes?... ¡Para nada! - deGerencia.com

¿Formar líderes?… ¡Para nada!

Hablar del liderazgo es un discurso repetitivo que raya, en algunos casos, en la retórica, pretendiendo maximizar la importancia que debe dársele a la formación de los líderes que habrán de guiar nuestros destinos y los de muchos otros.

Como ya lo había comentado antes, la idea del liderazgo (sea autócrata, participativo o transformador), tiene su asidero más en el pensamiento mesiánico religioso que en la concepción organizacional y social. Las personas no quieren un líder, esperan un mesías cuyo poder extra humano generará un nuevo orden.

Pero, en esta ocasión el análisis se enfoca en otro de los mitos asociados al fenómeno del liderazgo, y este corresponde a la idea constantemente reforzada y sugerida de que se debe hacer un esfuerzo en las instituciones educativas, empresas y unidades sociales por formar líderes, asumiendo que sólo así se garantizará el futuro que corresponda. Nada más lejano a la verdad.

La formación intencional del liderazgo no siempre termina en las mejores practicas del mismo, y esto ocurre por la distorsión que el concepto posee en nuestras sociedades, se cree que el líder debe poseer dotes de estratega, sabio, buena dosis de carisma y un profundo sentido de la gerencia por objetivos, amén de una visión amplia y futurista. Pero esas características se ajustan más a los personajes mitológicos y a los líderes espirituales o de ficción que a la persona común a la cual se espera formar como líder.

No se trata de negar la posibilidad de desarrollar, orientar y canalizar las competencias que una persona posea para ejercer funciones de liderazgo, lo que le da la connotación de un mito a la idea de la formación es que, de alguna manera, se espera obtener un resultado positivo en todos los casos y se obvia que quien lidera lo puede hacer con igual fuerza para bien o para mal.

¿Quién puede negar los dotes de líderazgo que demostraró poseer de Hitler en lo extenso de su ejercicio, u otros tantos como Stalin, Idi Amin Dada, Franco, Pinochet y Hussein? Pienso que la respuesta es que nadie lo puede negar, pero ¿es ese el liderazgo al que se hace referencia cuando se habla de “formar”? ¡Así es!, ya que independientemente de la orientación y el escenario que se trate siempre se espera que el líder sea estratega, sabio, carismático… ¿O no es así?
Independientemente de lo que señalen autores y textos de renombre no se trata de formar líderes sino de formar consciencias. Nada más.

Cuando se forma una consciencia se desarrollan las competencias emocionales y primordiales del ser humano, como la ética, la moral y los valores, el respeto por la vida, la convivencia y otros tantos principios fundamentales que fortalecerán la actitud y la aptitud de quien lo experimente… el ejercicio del liderazgo, como el liderazgo mismo, son la consecuencia de la formación de una consciencia amplia y capaz de discernir entre lo que es correcto y generará bienestar común y lo que es satisfactorio pero que pondrá en riesgo a algún eslabón de la cadena o varios de ellos.

Quien sabe pensar, diferenciar y conoce suficientemente bien su entorno siempre buscará la manera de agregar valor al mismo, ya sea como participante o como orientador, pero, en todo caso, ha de prevalecer la formación de una consciencia libre, madura y responsable antes que una educación que resalte el paradigma del poder, atracción de las masas y el ejercicio del mando y la coordinación basada en un pensamiento unilateral y lineal, pues cuando ello ocurre sin que exista consciencia y sensibilidad social y humana, se habrá formado al líder, eso es seguro, se le habrán dado todas las herramientas, pero las consecuencias serán tan inciertas e inesperadas como en un juego de azar, donde es más probable perder que ganar. Si se desea contar con un líder, preocuparse por formar su consciencia, el liderazgo llegará por añadidura.

No faltará aquel que diga que al formar el líder se forma su consciencia. A las pruebas me remito.

Felix Socorro

Felix Socorro

Doctor en Ciencias Administrativas, Magister Scientiarum en Ciencias Gerenciales, mención Recursos Humanos. Especialista en Gerencia, mención Gestión de Negocios. Licenciado en Administración mención Recursos Humanos y Técnico Superior Universitario en Administración mención Gerencia Administrativa (Graduado con honores). Posee un Diplomado en Docencia y en Human Resources Management (Cornell University).Es consultor,...

Más sobre Felix Socorro

Un comentario sobre “¿Formar líderes?… ¡Para nada!

  • el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    es muy bueno y orientador para un gerente que maneja una empresa o microempresa que sigan rumbo hacia el exito .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Felix Socorro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/formar_lideres_para_nada/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/fsocorro)