El mito del costo tecnológico - deGerencia.com

El mito del costo tecnológico

Mucho se ha hablado sobre el enorme costo de las nuevas tecnologías. En realidad lo opuesto es precisamente la verdad. Gracias a los continuos avances, por ejemplo, los precios de las telecomunicaciones han disminuido enormemente. A inicios del siglo XX el costo de una llamada trasatlántica de un minuto entre Nueva York y Londres era de cerca de US$ 300 (al cambio actual). Hoy una llamada similar cuesta apenas una fracción de dólar y los precios siguen cayendo. Adicionalmente, la calidad de los nuevos servicios telefónicos es incomparablemente superior.

El caso de los microprocesadores (o microchips) que las computadoras utilizan es realmente impresionante. Los primeros microprocesadores 4004 de la compañía Intel tenían 2.300 transitores en 1971. Los microprocesadores Pentium Pro (P6) de 1998 tienen 7.500.000 transistores. Por si fuera poco, los costos reales no han aumentado sino que más bien se han reducido. Esta tendencia fue descrita en 1965 por Gordon Moore, uno de los fundadores de Intel, al decir que cada 18 meses se duplica la capacidad del microprocesador y se reduce el costo a la mitad. Esa es la conocida Ley de Moore y se espera que continúe aplicándose varios años en el futuro.

El \’salto\’ tecnológico es realmente de tal magnitud que podría considerarse un gran salto olímpico. En el futuro probablemente irán desapareciendo las líneas alámbricas analógicas para ser sustituidas directamente por líneas celulares digitales a un mejor precio y con mucho mejor servicio. Así, la \’ultima escuelita\’ de Venezuela podrá tener acceso a la mejor tecnología para dar una educación de excelencia a todos los venezolanos.

A pesar de que actualmente una de cada tres escuelas venezolanas no tiene fax y ni siquiera teléfono, por no decir nada de computadoras e Internet, es posible dar un gran salto tecnológico y educativo. Al igual que miles de venezolanos pasaron directamente de no tener teléfonos a usar los teléfonos celulares, las escuelas del futuro podrán tener la mejor y más avanzada tecnología a pesar de venir de una era educativa casi comparable a la de las cavernas. Las escuelas pasarán directamente de la tiza y el pizarrón al \’ratón\’ (del inglés mouse) y la computadora.

Nuevamente, los costos no son elevados. Pero aun si los gastos iniciales fueran altos, es mucho más costosa la ignorancia de los niños venezolanos sin las nuevas tendencias del mundo actual. Telcel y Movilnet, las dos compañías de telefonía celular del momento, pagan un impuesto adicional del 10% por la telefonía celular. En 1997 ese impuesto llegó a Bs. 30 MMM. Si tan sólo ese impuesto se dedicara directamente a poner computadoras e Internet en las escuelas, sería posible tener conectados todos los centros educativos del país en tan sólo 5 años. Y ni hablar si agregamos parte de los otros impuestos que pagan ambas compañías de telecomunicaciones: casi Bs. 400 MMM en 1997 y cerca del doble en 1998. Adicionalmente, Cantv pagó otra cantidad impresionante de impuestos que también hubiera podido ser destinada directamente en parte a la modernización y tecnificación de las escuelas.

Ahora están entrando en funcionamiento tres compañías adicionales de telefonía rural y celular en Venezuela. Con mayor competencia los costos seguirán bajando y la calidad de los mismos continuará subiendo. No existe ningún problema tecnológico ni económico para que los niños venezolanos tengan a su alcance el mejor conocimiento del mundo. El único problema es uno de voluntad política. Es fundamental que el país reaccione y tome la bandera de la educación de excelencia para todos los venezolanos. ¡Se acabó el tiempo de las excusas! EUA se fijó la fecha del año 2000 para que todos sus niños tengan computadoras en las escuelas. Costa Rica y España lanzaron programas similares para el año 2002. Venezuela, en base a decisiones pedagógicas y no demagógicas, puede cumplir con el reto de una computadora, o al menos un terminal en red, para cada niño en el año 2005.

Jose Luis Cordeiro

Jose Luis Cordeiro

José Luis Cordeiro es un ciudadano del mundo, en nuestro pequeño planeta, en un gran universo desconocido. Nació en América Latina, de padres europeos, se educó en Europa y América del Norte, y ha trabajado extensamente en África, Asia, Europa y América. Ha estudiado, visitado y trabajado en más de...

Más sobre Jose Luis Cordeiro

2 comentarios sobre “El mito del costo tecnológico

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    ME PARECE MUY INTERESANTE ESTE TOPICO

  • Avatar
    el enero 22, 2019 a las 9:28 pm
    Permalink

    Parece una excelente idea, muy bien argumentada, pero impracticable para un país como Venezuela en el marco político en el que se encuentra ahora mismo, si la cabeza del país está en manos de una persona, que a ojos vista carece de educación, como entonces el pueblo podrá sentirse con derecho a ella?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Jose Luis Cordeiro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/el_mito_del_costo_tecnologico/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/jlcordeiro)