Cómo despertar en los trabajadores “la vena” del líder - deGerencia.com

Cómo despertar en los trabajadores “la vena” del líder

Un destacado líder político a mediados del siglo pasado en Colombia, sentenciaba : “ no sé hacer arepas, pero conozco quién las hace muy buenas ”. Recordemos aquello de “ dadme una palanca; un punto de apoyo y moveré el mundo ”. A los padres y madres nos recomiendan – con alguna frecuencia – la premisa formativa de “ dar el ejemplo; con un decir y un hacer o actuar, bien coherentes ”.

¿Estamos los ejecutivos compartiendo nuestro sueño de Empresa y negocios con nuestros colaboradores, haciéndolos partícipes del mismo; convirtiéndolos en seguidores leales y líderes positivos y comprometidos? ¿Los trabajadores y colaboradores directos de nuestra Organización construyen con nosotros unas relaciones cordiales y afables, cimentadas en la confianza y la amistad; en la exigencia con reconocimiento, y en la compensación motivadora? ¿Nos hemos preocupado suficientemente por desarrollar las capacidades de nuestra gente y retarlos al logro de metas claras y niveles de crecimiento alcanzables?

Para interiorizar en nuestros colaboradores su condición de orientador insustituible del proceso; de guía y conductor empoderado de la causa, motivado e ilusionado; de ejecutivo satisfecho de su rol y ambicioso en su misión, requerimos un trabajo particularizado y sistemático; de inteligencia y buena comunicación con cada uno de ellos, como primer paso:

  • Mida el grado de satisfacción profesional y laboral de su personal, así como la identidad e identificación que posean con relación a su papel dentro de la Organización y sus funciones en el día a día.
  • Indague y motive sobre la necesidad y la conveniencia tanto profesional como personal, de continuar desarrollándose y avanzando académicamente, conjugando ese mayor nivel con nuevos proyectos y nuevas visiones de negocios para la Organización.
  • Comparta e induzca a los buenos hábitos de vida familiar y social; exhórtelos al crecimiento económico y mayores niveles de calidad de vida, bajo preceptos de responsabilidad, cautela y previsión de contingencias. Converse frecuentemente sobre temas generales y afines relacionados con la cultura y el devenir del entorno, para acercar vivencias y experiencias entre los integrantes del grupo, creando lazos de respeto y amistad; lealtad y confianza; afecto y solidaridad.
  • Hágales entender claramente, que por encima de la amistad y los proyectos de vida compartidos, están y estarán los resultados de la gestión y la eficiencia en los procesos. El crecimiento y la estabilidad de la Organización y de todos sus trabajadores, depende de ello.

Un segundo y definitivo paso es enseñarles “con el ejemplo”, como debe socializarse y multiplicarse al interior de su equipo, el estilo innato del líder que la Organización reclama:

  • Trabajo en equipo y decisiones por consenso: Es importante involucrar a su equipo de trabajo en los problemas y decisiones críticas; muy útil resulta escucharlos, valorar sus argumentos y tomar decisiones producto de acuerdos suficientemente evaluados y consensuados. La participación y la comunicación franca y objetiva, son los factores fundamentales.
  • Tenacidad y asunción de riesgos: “los que renuncian son más numerosos que los que fracasan” decía en una oportunidad Henry Ford. Hay que luchar e insistir en una idea o proyecto, sin considerar el fracaso como una opción. No temer al cambio ni a las nuevas tendencias es un factor favorable para abrirse al riesgo y salir airoso.
  • Alegría y Optimismo: Irradiar y transmitir a su gente una permanente y contagiosa actitud positiva, es un multiplicador de nuevas ideas innovadoras; de compromiso constante y retos diarios; de sanas ambiciones y competencias, en procura de una mejoría Organizacional y una destacada figuración profesional.
  • Respeto y principio de autoridad: El respeto en doble vía, y no perder “ el timón ” ni el norte como responsables del grupo, son valores y virtudes que nuestros colaboradores sabrán apreciar y emular. Este modelo positivo de no negociar ni delegar la responsabilidad, estableciendo límites perceptibles de autoridad, nos harán navegar seguros hacia el horizonte que nos hemos prometido.
Avatar

Luis Eduardo Brochet Pineda

Economista y Abogado. postgrados en Alta Gerencia y en diversas areas del derecho. Profesor Universitario; consultor independiente.

Más sobre Luis Eduardo Brochet Pineda

Un comentario sobre “Cómo despertar en los trabajadores “la vena” del líder

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Extraordinario enfoque hacia la gestión de un equipo eficiente, te felicito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Luis Eduardo Brochet Pineda)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/como_despertar_en_los_trabajadores_la_vena_del_lider/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/luise)