Autismo Organizacional: Un diagnostico no deseado - deGerencia.com

Autismo Organizacional: Un diagnostico no deseado

Quienes gustan de los clásicos de Hollywood y de los temas poco comunes y a la vez interesantes que algunas de sus producciones ofrecen, puede que recuerden con mucha rapidez la película protagonizada por Tom Cruise y Dustin Hoffman titulada “Rain Man” de 1988 y que recientemente fue parcialmente victima de una breve parodia en el film “Hang Over” conocido en español como “¿Qué paso ayer?” donde hacen referencia directa al autismo y las características especiales que el mismo posee.

Si se coloca en Wikipedia la palabra “autismo” se puede leer que se trata de “un desorden del desarrollo del cerebro” que “deteriora su comunicación e interacción social (…) causando un comportamiento restringido y repetitivo”.

En el film “Rain Man” se destacan las rutinas como parte de ese comportamiento restringido y repetitivo que presentaba el personaje de Hoffman –Raymond-, pero a la vez se mostraba como éste poseía una habilidad numérica que superaba lo que se califica como “normal” en los seres humanos.

Esa breve referencia conlleva a extrapolar el concepto del autismo clínico y propio de niños y algunos adultos al campo empresarial, asociado a conceptos populares como la “resistencia al cambio” y “la cultura organizacional”.

Veamos.

El autista posee una visión lineal del mundo, o al menos eso puede observarse en algunos casos de significativa importancia: El orden en que deben ir las cosas, los colores, las formas. Horarios, personas, actividades y otros elementos que deben permanecer inalterables ya que, en algunos casos, generar tal desequilibrio que pueden pasar de una actitud pasiva a una agresiva de amplio impacto. No obstante, y en medio de esa rígida línea de eventos y “orden” esperado, los autistas muestran capacidades artísticas impresionantes, así como la habilidad para recordar, asociar, detallar, calcular y otras tantas expresiones que pueden sorprender a propios y extraños.

Esas mismas características pueden ser vistas en algunas empresas u organizaciones, donde el esquema lineal, inflexible y repetitivo no permite ningún tipo de alteraciones o cambios. Todo debe hacerse como se ha establecido, sin excepciones ni adiciones, pues tal y como se ha concebido el orden de las cosas éstas deben permanecer.

En ese tipo de empresas la “resistencia al cambio” como suele interpretarse no existe. Simplemente el cambio no es una opción, por lo que no puede existir algo que se resista a lo que no existe en su particular burbuja laboral.

Pero al igual que en las expresiones humanas, estas empresas u organizaciones autistas presentan habilidades extraordinarias en el nicho de negocio en el que participan y, bien llevadas, pueden generar un superávit significativo, liderar un mercado, ser la piedra angular de la actividad o el ente con mayor peso.

Sin embargo, a diferencia del autismo clínico, donde quien lo presenta no necesariamente sabe que lo posee, las empresas pueden estar en completo conocimiento de su “condición autista” y sacarle provecho a ello, o ignorarlo completamente y encontrarse con otros que se beneficiarán de sus aparentes limitaciones.

Independientemente de cómo sea, ese autismo organizacional pasa a ser el elemento determinante en la “cultura” de la empresa, la cual somete a sus colaboradores a regirse por las reglas y reglamentos que se han establecido para impedir que algo, lo más mínimo, cambie dentro de ella.

Ese sometimiento reduce considerablemente las capacidades y condiciones profesionales de quienes hacen vida laboral dentro estas “empresas autistas”, pues como en su homólogo clínico, la comunicación es significativamente limitada y usualmente está circunscrita a lo que “el autista” requiere, demanda o necesita, y son los que lo “circundan” los que tienen que procurar atenderle pues de lo contrario puede alterarse el orden y generar respuestas inesperadas.

Las empresas autistas o el autismo organizacional es más común de lo que se cree, existen muchas expresiones de rigidez que rayan en lo patológico, pero que por desconocimiento o ignorancia son catalogados como expresiones propias de “un tipo de administración o negocio” y asumidos como “normal”.

Las empresas autistas pueden ser diagnosticadas y sometidas a “tratamiento” pues, tal y como ocurre en los casos humanos, existe la posibilidad de llevar una vida “laboral” completamente normal si se maneja de manera profesional y con tino.

Felix Socorro

Felix Socorro

Doctor en Ciencias Administrativas, Magister Scientiarum en Ciencias Gerenciales, mención Recursos Humanos. Especialista en Gerencia, mención Gestión de Negocios. Licenciado en Administración mención Recursos Humanos y Técnico Superior Universitario en Administración mención Gerencia Administrativa (Graduado con honores). Posee un Diplomado en Docencia y en Human Resources Management (Cornell University).Es consultor,...

Más sobre Felix Socorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Felix Socorro)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/autismo-organizacional-un-diagnostico-no-deseado/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/fsocorro)