Redes sociales, los caladeros vírgenes del empleo - deGerencia.com
NOTICIA

Redes sociales, los caladeros vírgenes del empleo

España concluyó enero con 57.247 desempleados más y 4.150.755 de personas inscritas en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, mientras la Comisión Europea prevé que 2016 concluya con una tasa de paro del 20,4%. Urge reducir esa cifra: El «IV Informe Infoempleo-Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo» estudia el impacto de las redes sociales en la búsqueda de trabajo sobre 9.344 candidatos y 430 profesionales de los recursos humanos. Entre sus principales conclusiones: las redes sociales tienen una fuerte penetración entre los candidatos (83%), pero sólo el 20% de los aspirantes recurren siempre a ellas para buscar ofertas. Todo ello, a pesar de que son la segunda herramienta de los reclutadores (87%) tras los portales de empleo (95%). En este sentido, el 71% de las empresas españolas las utilizarán para captar talento durante este año, un 10% más que el año anterior. Sin embargo, sólo el 42% de los candidatos que enviaron el currículum a alguna oferta difundida en estas redes recibieron contestación. Para Aziz Zaghnane, director de Marketing de Lee Hecht Harrison (Adecco), «la mayoría de las medianas y grandes empresas ya tienen estrategias de atracción del talento». Al respecto, la reina indiscutible en este segmento es para más del 70% de los encuestados «LinkedIn», seguida por Facebook (56%) y Twitter (38%). «LinkedIn está diseñada para buscar empleo, crear networking o realizar búsquedas de empleo aunque la mayoría de sus usuarios son buscadores de empleo pasivos», sostiene Zaghanane. Cintia Gaitán (IMC Human Capital) añade que el 80% de los procesos los cierran a través de esta red, ya que «todo el mundo de un cierto nivel, que quieren estar en el mercado, se encuentran aquí», mientras que Sergio Hinchado, de la consultora de Recursos Humanos «Hays», subraya que «las empresas usamos estas herramientas, porque sabemos que las personas las utilizan para buscar empleo». Respecto a Twitter, Zaghanane especifica que se trata de una vía intermedia «porque muchas empresas publican información en ella y los tuits están mejor posicionados». «Pasivos» en las redes El «IV Informe Infoempleo–Adecco» destaca que un 58% de los encuestados mantienen una actitud pasiva a la hora de darse a conocer profesionalmente, a pesar de que 69% de las empresas consultadas consideran que una persona activa en las redes sociales tiene mayores oportunidades laborales. Hinchado reconoce sobre lo anterior que hay «resistencias culturales» a estas nuevas herramientas, ya que se piensan que son modas pasajeras: «Las empresas te invitan a salir de la red social, para aplicar a la oferta desde su sitio web corporativo y, en vez de pedirte todos los datos, estos se vuelcan automáticamente desde LinkedIn», aclara. Para Cintia Gaitán, de IMC Human Capital, LinkedIn «es la forma más útil de tener una amplia red de contactos, acceder a los mejores perfiles, filtrar de formas diferentes y todo sin un gran coste económico». En el caso de Borja Alonso, un joven madrileño, quien gracias a «LinkedIn» encontró trabajo en enero en la aseguradora «Grupo Mayo». En concreto, fue una cazatalentos la que le contactó a través de esta red social, por su experiencia en la implantación de aplicaciones móvil para la red comercial. Alonso explica que mantiene su perfil en LinkedIn «moderadamente actualizado» y recomienda que «antes de volverse locos con una red social se piense lo que queremos que vean los demás de nosotros». Por su parte, I. Herrero Sánchez, trabaja en un colegio madrileño como monitora de comedor y patio y opina que «lo mejor para buscar empleo son los portales especializados, las redes están para hacer amigos». En concreto, sólo tiene cuentas en portales de empleo como «Infojobs» del que destaca que «te da información sobre qué empresas han consultado tu currículum» y, a menudo, envía solicitudes a empresas como Mercadona. Para Hinchado lo importante no es tanto el formato sino «el contenido el que te va a dar el empleo». En este sentido, añade, que «si este no es interesante para el trabajo que buscamos, no va a servir», a pesar de que las redes ayudan a crear formatos más interesantes, no son la panacea. En el caso de Laura P. su actual empleo en «Pangea The Travel Store» en Madrid, le llegó a través de una oferta en LinkedIn: «Llevaba tres años trabajando en otra empresa turística muy sólida», recuerda esta joven quien confiesa que aunque se encontraba a gusto no dejaba de «echar un vistazo» a las ofertas que se publicaban en esta red. Fue en agosto cuando la contactaron y tras pasar tres entrevistas la contrataron: en su opinión, plataformas como «LinkedIn» o «Turijobs» -orientada al turismo- son la forma «más dinámica y ágil» para estar tanto al día «como para que una empresa pueda contactarte». Al respecto, Aziz Zaghnane, da algunos consejos para mejorar nuestra reputación online como ser auténticos, considerar nuestro blog para generar nuestra propia información, estar atentos a la calidad de nuestros contactos o ser socialmente activos. Pero ante todo, «estudiar» nuestra marca personal y descubrir la conexión entre las necesidades exteriores y nuestras características personales. Tanto Hinchado como Zaghanane destacan que en los reclutadores impera el sentido común, y que son pocas las ocasiones en que un candidato es descartado por su conducta en las redes. Sin embargo, piden que seamos «conscientes de que cuando compartimos algo, la gente va a leerlo». Gaitán (IMC Human Capital) confiesa que no suele investigar los perfiles y que prefiere la «búsqueda directa (headhunting)» o las «referencias»…



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el martes marzo 1, 2016


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.