Qué es una ‘entrevista de tensión’ y cómo prepararte para una - deGerencia.com
NOTICIA

Qué es una ‘entrevista de tensión’ y cómo prepararte para una

Una entrevista de tensión es un estilo de hacer preguntas que las empresas utilizan para evaluar la forma en que un candidato reacciona ante el estrés. El objetivo es que le dé al equipo de contratación una idea de cómo responderás cuando tengas varias cosas importantes que hacer al mismo tiempo, cuando lidies con clientes complicados o debas enfrentarte a un compañero de trabajo o supervisor difícil.

Qué debes esperar
Las tácticas que se utilizan en este tipo de entrevistas varían, pero es posible que te hagan un montón de preguntas intimidantes. Por ejemplo, ¿por qué te despidieron de tu antiguo trabajo? ¿Por qué solicitaste este empleo si no tienes la suficiente experiencia? ¿Con qué otras empresas te has entrevistado? ¿Crees que soy buen entrevistador?, entre otras.

Después de hacerte estas preguntas que, sin duda, podrían poner incómodo a cualquiera, te podrían hacer otro tipo de cuestionario cuyo único fin es desconcertarte.

Las preguntas de dicho cuestionario no tienen una respuesta correcta y sólo están hechas para sorprenderte o sacarte de balance. Por ejemplo, algunas podrían ser de este tipo: ¿Cuántos balones cabrían en esta sala? ¿Cómo venderías esta pluma a alguien? ¿Cómo tratarías a un compañero que atrapaste robando?

Finalmente, el entrevistador podría portarse rudo o grosero cuando te atiende. Por ejemplo, podrías entrar a la habitación donde está esperándote e ignorarte completamente, o puede que te diga que no le gustan tus respuestas y que tienes que dar otras para ver si lo convences.

Prepárate bien
No tienes por qué tener miedo de que te hagan una entrevista de tensión, ya que podrías salir bien librado de ella si sigues lo siguientes consejos que te compartimos a continuación.

-Investiga la empresa. Cuando te contacten para agendarte la cita de la entrevista, es válido preguntar qué tipo de preguntas te podrían hacer. Incluso, podrías pedir algunas preguntas de muestra. De esta forma, tendrás una mejor idea a lo que te enfrentarás.

–Toma tu tiempo. Cuando te hagan preguntas complicadas, haz una pequeña pausa y respira, ya que el entrevistador querrá que contestes rápidamente, pero no debes caer en su juego.

Por eso, si necesitas tomarte un momento para recuperar la compostura, sólo respira profundamente y pídele al reclutador que te repita la pregunta. Esto te dará más tiempo de calmar tus nervios y pensar en tu respuesta.

–Practica. Esta es la mejor manera de prepararte. Sólo pídele a un conocido que te haga algunas preguntas intensas para que practiques la forma en que reaccionarás ante ellas. De esta forma, estarás más capacitado de mantenerte ecuánime ante cualquier bombardeo de preguntas incómodas que te hagan en la entrevista.



  • Ver original en La Opinion
  • Publicado el miércoles abril 17, 2019


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.