Odontólogo, una de las profesiones de mayor riesgo en tiempos de coronavirus - deGerencia.com
NOTICIA

Odontólogo, una de las profesiones de mayor riesgo en tiempos de coronavirus

El coronavirus es una enfermedad que se propaga de persona a persona a través de gotas minúsculas que salen despedidas de la nariz o de la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Por esta razón, uno de los lugares con mayor riesgo de contagio son los centros odontológicos.

El director del Hospital de Servicio Odontológicos, Mauricio Aguirre, manifestó que el COVID-19 cambió totalmente la vida de los odontólogos porque es la profesión más vulnerable ante este virus, ya que trabajan directamente en la boca y es ahí por donde existe el mayor contagio. Por tal motivo, existe un gran riesgo tanto para el odontólogo como para el paciente.

«Ante esta amenaza de contagio estamos en la obligación de seguir los protocolos de bioseguridad lo más estricto posible. Es decir, cada paciente es atendido como si fuera COVID-19 positivo y de esta forma se le da al paciente una atención segura», dice Aguirre.

En cuanto a la seguridad sanitaria que brinda el hospital, afirma que se han tomado todo los protocolos de bioseguridad y que se han venido modificando mediante estudios. Por ejemplo, una vez que el paciente ha ingresado, primero pasa un túnel de desinfección, le exigen que se lave las manos, le colocan alcohol, se le toma la temperatura, acto seguido pasa a una sala de espera y cada visitante está separado por dos metros de distancia. A pesar que la sala es amplia solo pueden estar tres personas y solo entra al consultorio una persona, sin familiares.

Los consultorios son desinfectados con amonio cuaternario, las mangueras se succión y aspiración son desinfectadas cada vez que se atiende a un paciente, los instrumentos odontológicos son esterilizados. Además los odontólogos trabajan con trajes especiales, usan doble guante, mascarilla N95, lentes especiales para los ojos y una pantalla que cubre todo el rostro.

En tanto, el odontólogo César Cabrera ratificia que el COVID-19 cambió drásticamente su forma de trabajar. Pone de ejemplo que ahora hay que esperar de dos a tres horas para atender al siguiente paciente porque ese es el tiempo que demora desinfectar el consultorio.

Cabrera añade que solo se está atendiendo caso de mucha emergencia, como cuando personas sufren alguna lesión por accidente de tránsito, fractura de un diente o un hueso, ya que estos problemas no pueden esperar y tienen que ser atendidos. Pero en cuanto a la extracción de una muela, calzar un diente o blanqueamiento dental, es decir, todo lo que tenga que ver con estética, no se atiende.



  • Ver original en El Universo
  • Publicado el domingo mayo 10, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.