Los 5 errores más comunes de los mexicanos al emprender - deGerencia.com
NOTICIA

Los 5 errores más comunes de los mexicanos al emprender

Emprender es lo de hoy. Cada día surgen nuevos proyectos y startups como si fueran parte de la generación espontánea, lo cual parece ser un dato muy bueno…

Sin embargo, de acuerdo con cifras oficiales, 70% de las empresas mueren antes de cumplir los cinco años. ¿Entonces, por qué pasa esto si siempre surge algo nuevo y brillante? Sin duda, es fruto de diversos factores.

¿Cuáles son? Fede Casas, emprendedor y conferencista, explicó en una conferencia que sostuvo en el Social Media Week 2015 los cinco errores que comenten los emprendedores –con dedicatoria especial a los mexicanos–.

Conócelos.

1.- Nos asociamos sin pensar

“Te acabas asociando con tu primo que es contador, con el amigo que es programador o con el cuñado que es diseñador y te asocias por las razones equivocadas”.

Propone como ejercicio preguntarse si a esa persona sólo lo podrías contratar; es decir, pagar por su habilidad, sin tener que formar una sociedad.

Es bien importante que diferenciemos entre empleados y socios. Asociarte siempre debe ser el último recurso”.

“Siento que hay una mejor química entre un socio hombre y una mujer; se complementan muy bien el ego de cada uno. Mi consejo es asóciate con alguien complementario, y si tienes la suerte de que sea del sexo opuesto, en mi experiencia, ganas muchísimo, tienes muchas ventajas implícitas”.

2.- Pensamos en pequeño

Se te ocurre una super idea y haces todo el Business Plan y dices ‘voy a facturar 1 millón de pesos al año’. 1 millón de pesos de facturación para una empresa no es nada. Si están pensando en eso, entonces son los famosos emprendedores de ‘changarro’ que tanto criticamos en México”.

“Lo que pasa es que los emprendedores nos emocionamos mucho con las ideas y se nos olvida que tenemos que generar utilidades y dinero”.

Bajo esta premisa, si consideramos un margen neto de 20% para una pyme a la que le va bien en México; entonces nos conviene hacer el siguiente ejercicio: multiplicar 1 millón de pesos por .20 (el margen), lo cual nos da como resultado 200,000 pesos (utilidad anual), que se dividen entre 12 meses. Así obtenemos 18,000 pesos, lo cual es la utilidad mensual.

“Si tú dices que vas a facturar 1 millón de pesos anual, como que no tienes la magnitud de lo que realmente vale ese negocio, pero cuando haces ese cálculo tan rápido, te puedes dar una idea de lo que podría llegar a ser tu utilidad”.

Aclaró que este cálculo estaba muy simplificado; sin embargo cumple con el propósito de dar una dimensión rápida de lo que esperas.

Si por 18,000 pesos te vas a aventar todo el relajo de contratar empleados, pagar seguro, que te demanden, desvelarte e impuestos… no te va a servir de nada”.

3.- Somos muy poco sofisticados

Somos muy comerciantes; para nosotros emprender es comprar mi materia prima en 5, y luego voy al retail y lo vendo 10. Lo que pasa es que como pensamos así no ha salido el WhatsApp, el Facebook mexicano y ese tipo de ideas que van más allá de la simple transacción de dinero”.

En Estados Unidos y en otras partes del mundo le da valor a tener muchos usuarios, el usuario tiene un valor potencial, no tanto cuánta ‘lana’ te está dando, sino en tenerlos.

Puso como ejemplo a Instagram y Waze que comenzaron con una idea aparentemente absurda (subir fotos a la red o informar sobre el tráfico, respectivamente) pero que se enfocó en usuarios.

Dijo que los dos casos más importantes en México han sido Mediotiempo.com y MetrosCubicos.

4.- No seguimos procesos ni metodologías

Es impresionante, no tienen la idea y la cantidad de metodologías y procesos que existen allá afuera que si los siguiéramos, acabamos poniendo una empresa sin querer”.

“Es hasta un poco soberbio de nuestra parte, aunque muchas veces decimos que es la ‘picardía mexicana’, pero yo creo que es la soberbia mexicana”.

Dijo que existen tres niveles de sofisticación que esos métodos tienen y que nuestros cinco minutos de ingenio no:

El método fue probablemente creado y probado por más de una cabeza

La probaron en un lapso más grande que esos cinco minutos de ‘ingenio’ del mexicano

Luego, decidieron dejar pasar el tiempo suficiente para experimentar e iterar y refinar la metodología del proceso

“Por ese pecado de soberbia que a veces tenemos los mexicanos, que a veces puede ser por miedo o flojera, no seguimos procesos ni metodologías y estamos perdiendo mucho tiempo a largo plazo”.

5.- No pensamos en soluciones, pensamos en ideas

“Siempre llegamos y decimos ‘no sabes la idea que se me acaba de ocurrir’, ‘ayer se me ocurrió una idea buenísima’. El problema es que cuando piensas en ideases que sales a cazar un problema que resuelva esa idea, entonces los fuerzas y acabas no resolviéndole un problema a nadie porque ni siquiera sabes si existía o no, o sea  te engañaste a ti mismo”.

La mejor forma de llegar a una idea es  pensar en soluciones, o sea buscar problemas… y hay una buena noticia: estamos en México, los problemas están en todos lados”.

“Piensen en detectar problemas, encuéntrenle soluciones y ahí está la idea, no al revés… por eso se nos ocurren tantas ideas tontas, porque no están resolviendo problemas”.

“Cuando tú resuelves un problema, el dinero llega solito”…



  • Ver original en America Economia
  • Publicado el martes agosto 4, 2015


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.