La industria petrolera en declinación - deGerencia.com
NOTICIA

La industria petrolera en declinación

Es cierto que el árbol no deja ver el bosque. Los esfuerzos de Arabia Saudita (empujando al resto de la Opep) con Rusia para estabilizar precio y producción del barril de crudo y los esfuerzos desestabilizadores con que amenaza Donald Trump, son solamente la epidermis del problema, pero ocupan casi toda la escena.

Como trasfondo relevante, la Agencia Internacional de Energía estima que para 2050, todo el sistema energético global demandará una inversión adicional de US$ 29 billones (millones de millones) para dar respuesta a la demanda expansiva de energía a escala global.

Si esta inyección la debe aportar el mercado de capitales, la falta de certidumbre sobre el futuro de la actividad, puede ser una complicación que costará solucionar.

Hasta ahora, los esfuerzos por contener los precios del crudo en una etapa expansiva, parecía que eran responsabilidad de los productores de shale oil & gas de la Unión, pero Donald Trump parece haberlos subrogado. Sus últimos tweets son elocuentes y dirigidos, muy en especial, a los sauditas. Les recuerda que la seguridad de ese país y de todo el Oriente medio, está vinculada a la protección efectiva que preste Estados Unidos (que por otra parte, da continuas indicaciones de que en esta materia, está en franca retirada).

En suma, si el precio del barril de crudo se mantiene barato y Saudiarabia eleva su producción en dos millones de b/d para compensar que Irán queda fuera de juego, EE.UU. defendería a Riyad y a otros productores de la región. Una promesa innecesaria que además es recibida con muchas dudas.

El actual escenario registra los precios más altos en casi cuatro años. Hay tres causas que lo explican. La primera, el juego geopolítico de Trump que castigó a Irán y a su potencial poder exportador. La segunda, la necesidad de que no suban petróleo y combustibles ahora que se avecinan las elecciones de medio término en Estados Unidos, para renovar legisladores. La tercera, y muy evidente, el desarrollo de la guerra comercial con China. Si no le hacen caso, el ocupante de la Casa Blanca, tiene un arma poderosa a mano: disponer del inventario de la reserva estratégica de petróleo que tiene el país. Lanzado al mercado, ese fondo puede complicar la estrategia de la Opep…



  • Ver original en Revista Mercado
  • Publicado el viernes octubre 26, 2018


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.