La gran diferencia entre motivo y excusa - deGerencia.com
NOTICIA

La gran diferencia entre motivo y excusa

Hace unos meses, en una de las charlas que mantenemos periódicamente, mi colega William Elliot me comentaba la gran diferencia entre motivo y excusa.

William —GTD® Master Trainer de Sudáfrica— me explicaba que le gusta plantear en sus formaciones de GTD® la siguiente pregunta: «What’s the difference between a reason and an excuse?».

El motivo por el que la hace es provocar una reflexión en las personas participantes sobre cómo pequeños detalles pueden generar grandes cambios.

En particular, sobre cómo aplicar sistemáticamente la metodología GTD® puede aportar enormes ventajas, con un mínimo esfuerzo, a tu día a día.

A mí me provocó también una reflexión adicional sobre la utilidad de abarcar un periodo amplio al revisar el «calendario futuro» durante la Revisión Semanal de GTD®.

Mi intención en este post es profundizar sobre el valor que aporta esta reflexión, y otras relacionadas, a la gestión de tus compromisos.

La gran diferencia entre motivo y excusa

Cuando te comprometes a algo estás —consciente o inconscientemente— asumiendo el riesgo de incumplir ese compromiso.

Digo riesgo porque cumplirlo o incumplirlo no depende únicamente de ti. Sabemos que los imprevistos están ahí. Son «parte del paisaje» en el trabajo del conocimiento.

Por muy bien que te organices, o por mucho que intentes prever qué puede pasar, lo cierto es que siempre existe la posibilidad de que ocurra algo inesperado.

Por otra parte, detrás de cada compromiso incumplido hay, al menos, una causa.

Que esa causa sea un motivo o una excusa va a depender de lo proactivo o reactivo que sea tu comportamiento en relación a ello.

Porque, como ya habrás imaginado, la gran diferencia entre motivo y excusa es el tiempo.

Si explicas la causa por la que vas a incumplir el compromiso antes de incumplirlo, estás dando un motivo.

Si, por el contrario, explicas la causa después de haber incumplido el compromiso, estás dando una excusa.

Hay otra gran diferencia entre motivo y excusa, y es cómo afecta a tu capacidad de reacción.

Cuando das un motivo por el que prevés que vas a incumplir el compromiso aún estás a tiempo de renegociarlo y evitar incumplirlo.

Por el contrario, cuando das una excusa, ya has incumplido el compromiso y no hay vuelta atrás…



  • Ver original en Optima Infinito
  • Publicado el sábado octubre 17, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.