La fuente de la creatividad - deGerencia.com
NOTICIA

La fuente de la creatividad

Desde el primer momento en que tomamos aliento, vivimos bajo un proceso de domesticación que nos va moldeando durante la infancia. Si no somos conscientes de lo que sucede, podemos permanecer adormecidos el resto de nuestra vida.

Durante esta fase de adquisición de creencias y actitudes, perdemos no solo la candidez y la frescura que caracterizan a los infantes, sino también nuestro dinamismo. Esas inesperadas ocurrencias, que son el destello inigualable de la creatividad innata, se van marchitando. Dejamos de soñar que algún día creceremos, para finalmente convertirnos en el adulto que nunca pensamos ser.

Y yo pregunto: ¿dónde dejamos al niño o niña que soñaba en grande? ¿Por qué nos empeñamos en dejarlo encerrado en el baúl de los recuerdos, cuando nunca se fue de nuestro lado?

El pequeñito que habita en nosotros, como cualquier infante, está capacitado con grandes aptitudes. Una prueba irrefutable de que la domesticación ha surtido su efecto es que probablemente nos reprochemos: “No soy creativo (a)”. Pero, en realidad, todos los seres humanos nacimos para serlo, solo que la domesticación ha bloqueado la creatividad…



  • Ver original en InfoBAE
  • Publicado el sábado octubre 20, 2018


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.