El desafío de venderle a China - deGerencia.com
NOTICIA

El desafío de venderle a China

El reciente primer despacho de cerezas a China muestra un loable pero tímido intento por conquistar ese faraónico mercado y revertir el creciente déficit comercial bilateral, que el año pasado superó los US$7.000 millones. Avatares de la macroeconomía, la necesidad de importar bienes intermedios, y una limitada oferta exportadora explican en parte por qué Argentina tiene una performance distinta a la de Brasil, Chile o Perú que, con estrategias y políticas diferentes, registran importantes superávits.

Según las cifras oficiales, el último año en el que el país registró un saldo a favor en el intercambio comercial con Pekín fue 2008. Al año siguiente ya surgió un desfasaje de 1.190 millones de dólares que desde entonces fue engrosándose y diferenciando al país de otras naciones de la región, también proveedoras prioritarias de materia prima.

Chile es otro ejemplo. Con una consecuente política exportadora que trasciende los gobiernos, hace tiempo que despacha a Oriente las frutas finas que Argentina empezó a vender ahora y sus embarques de vino superan los 230 millones de dólares anuales, diez veces los locales: en virtud del tratado de libre comercio, este producto está libre del arancel del 10% que sí tributan las botellas argentinas. Aunque sus renglones fuertes en ventas son el cobre y el pescado.

Las estadísticas difieren según las fuentes, pero el fenómeno retratado es similar. Un informe de HKTSD Research en base a datos de la aduana china consigna que en los once primeros meses del año pasado el intercambio comercial con aquella nación resultó en diferencias a favor de US$40.201 millones con Brasil, US$10.106 millones con Chile, US$6.868 millones con Perú y US$5.865 con Venezuela…



  • Ver original en El Clarin
  • Publicado el domingo febrero 17, 2019
  • Noticia local de Argentina


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.