Bartering en la era digital: tipos y ventajas - deGerencia.com
NOTICIA

Bartering en la era digital: tipos y ventajas

El bartering es tendencia. Se trata de una forma de eludir el uso de efectivo en la empresa, un enfoque de negocio que cada vez más empresas están comenzando a utilizar. También conocido como trueque, el bartering es “la acción o sistema de intercambio de bienes o servicios sin usar dinero”.

¿Habías pensado en esta forma de obtener servicios y bienes para tu empresa?

El bartering en los negocios

El término latino, quid pro quo, “algo por algo” es la definición original de trueque que no implica ni el regateo ni la negociación de precios. El bartering se da cuando dos partes ofrecen intercambiar entre sí exactamente lo que quieren a un valor y calidad similares. Se trata de una forma aceptada de hacer negocios.

Durante siglos, comerciantes, países e incluso reyes intercambian bienes para obtener lo que necesitaban o deseaban. En la economía actual, con un universo digital en constante evolución, el intercambio de bienes y servicios con otra empresa o individuo es un medio vital de comercio, como se desprende de sus ventajas:

Puede ser una forma efectiva de presentar los productos y / o servicios de cualquier empresa a nuevos clientes.
Permite utilizar la capacidad no utilizada o el tiempo de inactividad de una empresa que, de otro modo, se desaprovecharían. Usando el trueque, casi cualquier tipo de dueños de negocios pueden intercambiar su exceso de inventario que de otro modo podría estancarse. Los proveedores de servicios pueden realizar intercambios durante los períodos más lentos de su año. Su exceso de tiempo, inventario y capacidad se pueden convertir en ganancias al tiempo que se reducen algunos gastos en efectivo.
Ayuda a la empresa a mejorar la gestión del flujo de caja. En lugar de que el propietario gaste dinero para comprar algunos bienes y servicios, puede intercambiar para obtenerlos.

El bartering tiene el potencial de proporcionar retornos beneficiosos con una inversión mínima. De hecho, las empresas que intercambian están aprovechando el coste real de los bienes para comprar un artículo minorista, por lo tanto, ahorrando en efectivo.

Tipos de bartering

Existen dos tipos de acuerdo de bartering:

Bartering simple: involucra a dos participantes que intercambian artículos con un valor similar. Por ejemplo; una empresa posee un edificio con un sótano o almacenamiento vacío y se cambian a una compañía de telecomunicaciones por una conexión a Internet de alta velocidad y un sitio web, a cambio de que allí ellos puedan almacenar sus servidores, por ejemplo.

Bartering complejo: puede llevarse a cabo a través de plataformas especializadas que otorgan a sus miembros créditos por cada artículo o servicio con los que contribuyen. Los miembros pueden usar los créditos para pagar los bienes o servicios ofrecidos por otros miembros del club. Buscar un socio de trueque por cuenta propia puede resultar difícil y, de este modo, se simplifica el proceso.

Si valoras el bartering como posibilidad para tu negocio, no olvides que puede haber consecuencias fiscales derivadas de esta actividad. Todos los bienes y servicios se valoran a efectos fiscales de acuerdo con su valor justo de mercado y se gravan en consecuencia. El impuesto sobre la renta se podría ver afectado al hacer trueques y, por eso, conviene entender que son operaciones en las que sucede como si el efectivo cambiara de manos.

Además, puede suceder que un acuerdo de bartering no resulte en una deducción inmediata igual al ingreso declarado; como ocurre con los equipos que se van depreciando durante varios años.



  • Ver original en Retos Directivos
  • Publicado el martes enero 28, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.