12 lecciones importantes para levantar un negocio en tu primer año - deGerencia.com
NOTICIA

12 lecciones importantes para levantar un negocio en tu primer año

Ya sea el primer año de intentar volver a estar en forma. El primer año de aprendizaje de una lengua. El primer año de aprendizaje de una nueva habilidad. Para nosotros, fue el primer año de lanzamiento de nuestra empresa. Si bien esta no fue la primera vez que empecé un nuevo negocio, he aprendido que no se vuelve más fácil.

Haz los mismos sacrificios que tiempo atrás hicieron tus seres queridos, enfrenta dudas internas a las 3 de la mañana y quema el aceite de medianoche con fe de que lo que está construyendo tendrá un impacto en el mundo.

Y debería ser tan difícil. Porque las recompensas de construir una startup son ilimitadas. Todos los días escuchamos a personas reales del otro lado del mundo que aman usar nuestro producto, trabajamos para construir una visión que tenga un propósito y aprendamos más en 12 meses de lo que hubiéramos tenido en cinco años.

Es una montaña rusa interminable que trae consigo éxtasis, dolor y satisfacción, a menudo simultáneamente. Es por eso que hacemos todo lo posible por llevarlo detrás de las cortinas de nuestro negocio para mostrarle cómo es realmente y compartir las lecciones difíciles que hemos aprendido.

Aquí hay 12 lecciones para iniciar que hemos aprendido en nuestros primeros 12 meses.

1. Cuestionar el status quo
Una de mis preguntas favoritas es: “¿Qué pasaría si hiciera lo contrario durante X período de tiempo?” Esta pregunta te posiciona para lograr dos cosas: 1) preguntar si la forma tradicional de hacer algo es realmente la mejor, o si es porque siempre se ha hecho de esa manera. 2) “X período de tiempo” te da una salida. Te permite probar tu teoría sin comprometerte a largo plazo.

Cuando empezamos, no teníamos idea de que las lecciones (especialmente las lecciones de idiomas) podrían innovarse en un nuevo modelo. Si no cuestionáramos el status quo, no estaríamos aquí hoy.

2. Deja que las cosas pequeñas se deslicen
Las cosas van a salir mal cuando estás iniciando. Déjame reformular, casi todo saldrá mal. Pero mientras estés parado sobre dos pies, el sol volverá a salir y lo resolverás. En un mundo donde tu trabajo es apagar fuego tras fuego, debes aprender a dejar ir a lo pequeño para que poder concentrarte en lo grande.

3. No trates de ser el chico popular de la cuadra
Al crecer, lo que todos queríamos era ser el chico popular de la cuadra. El niño o niña que haría amigos y sería querido por todos. Hemos aprendido que lo contrario se aplica en los negocios, al menos el nuestro.

Cuando empezamos, tuvimos que decidir cómo queríamos posicionarnos en el mercado. Desde la perspectiva de los precios, sabíamos que las ofertas actuales del mercado eran extremadamente caras, lo que dificultaba que las personas aprendieran un idioma. Las opciones alternativas eran herramientas baratas que no proporcionaban valor de calidad ni resultados al usuario final.

Queríamos ser una marca de alta calidad, sin los altos costos asociados con ella. Al tomar esta decisión, decidimos aislarnos de aquellos que querían una solución gratuita o barata, y de aquellos que quieren pagar miles de dólares por un entorno de aprendizaje totalmente inmersivo.

Ambas son soluciones de aprendizaje viables, simplemente no somos quienes somos.

4. A nadie le importa lo que estás vendiendo
Vale la pena repetirlo. A nadie le importa lo que estás vendiendo, aparte de tu madre amorosa, por supuesto. Lo que a todos los demás en el mundo les importa son sus propios problemas y cómo puede resolverlos por ellos.

Cometimos el error al lanzar la solución de lo que traíamos al mercado, pero nadie escuchó. Luego compartimos por qué empezamos nuestra empresa. Los comienzos de nuestro viaje, el propósito detrás de él y la ineficacia de las soluciones actuales es lo que inspiró y animó a la gente sobre lo que teníamos que ofrecer. Incluso hoy en día, rara vez hablamos de lo que estamos vendiendo, pero sí por qué lo estamos haciendo.

5. La complejidad es el asesino de las empresas y la paz
La mayoría de las cosas en nuestra vida y negocio son más complejas de lo que necesitan ser. Hay capas y capas de complejidad que nosotros agregamos porque es natural suponer que los problemas vienen con soluciones complejas.

La mayoría de las veces, hemos aprendido que esto no es cierto. Si se obliga a dar un paso atrás y ver una imagen más grande, las soluciones más simples suelen ser las mejores soluciones…



  • Ver original en EmprendedoresNews
  • Publicado el jueves octubre 4, 2018


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.