Prospectiva, Aspectos Básicos - deGerencia.com

Prospectiva, Aspectos Básicos

El futuro como bien sabemos no está escrito en ningún lado, y no hay manera cierta  de que podamos ir al futuro y venir para saber qué es lo que vendrá con 100% de efectividad, la prospectiva ciertamente trata sobre el futuro pero no desde un enfoque determinista fuerte, en esta ciencia no se trata de deducir el futuro a partir del pasado, si bien se puede utilizar sus datos para su análisis y reflexión, existen otros elementos a considerar en esta materia, como por ejemplo el grado de esfuerzo de imaginación creativa sustentada,  la fuerza de voluntad que implica un deseo y la acción que llevara a la consecución de ese deseo.

La palabra prospectiva tiene un origen latino. El verbo “prospicere” significa mirar a lo lejos, discernir algo delante de uno, fue utilizada por el poeta y filósofo francés, Paul Valery y relanzada por el también filósofo francés Gastón Berger en 1957, en un artículo de la revista los dos mundos.

Gastón Berger (1957) define la prospectiva como “la ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir en él”

Por otra parte el sociólogo Joseph Hodara, en 1984 lo define como “un campo de conocimiento para la interrogación sistemática y organizada del devenir”

El economista francés, Michel Godet (1985) denomino este término como la “reflexión para la acción y la anti fatalidad”, también concibe el termino acción en su definición, si bien el futuro tiene múltiples escenarios, por medio de la acción podremos reducir el nivel de incertidumbre.

Para el profesor Luke Georghiou (1996), la prospectiva es “un medio sistemático de evaluar los desarrollos científicos y tecnológicos que podrían tener un fuerte impacto en la competitividad industrial, la creación de riqueza y la calidad de vida””

Es muy importante reflexionar sobre lo que implica el estudio del futuro, ello nos lleva a contar con una visión global y sistémica como tambien al análisis de tendencias para de esta forma entender lo que sucede y contar con la oportunidad de influencia en ese mañana de forma favorable, sabemos muy bien que el mundo está cambiando pero ¿sabemos qué hacer con todo lo que implica?

Triangulo griego

Para Godet, la esencia del proceso prospectivo radica en un conjunto de tres elementos que denomina el “triángulo griego”, conformado por la anticipación, laapropiación y la acción. La anticipación equivale en la práctica a la producción de imágenes de futuro, por lo general mediante el método de los escenarios; la apropiación es el proceso de interlocución con los actores sociales, para compartir las imágenes de futuro por parte de un grupo social, usualmente con métodos que estimulan las conversaciones estratégicas entre actores sociales, la participación y la comunicación pública. Entretanto, la acción tiene que ver con la puesta en marcha de un plan o programa que traduzca las imágenes de futuro en hechos reales.

Prospectiva y Previsión

El filósofo Gaston Berger, indicaba que hay que separar la palabra previsión de la prospectiva, esto debido a que la previsión construye el futuro a imagen del pasado y la prospectiva se enfoca en todo lo contrario, a un futuro decididamente diferente del pasado, esto lo explica el economista y politólogo Bernard de jouvenel, en 1964, al afirmar que la palabra previsión estaba muy “impregnada del perfume de su sentido clásico y de una buena dosis de predicción”.

En este sentido se entiende que el futuro está abierto ante la vista de múltiples actores que están accionando hoy en función de sus proyectos futuros, en  este sentido hay que dejar de ver el futuro como una línea única que prolonga el pasado.

En este orden de ideas la prospectiva resulta una herramienta de apoyo a la estrategia como también de observación  reflexiva del entorno a largo plazo, que tiene como objetivo la identificación temprana de aquellos aspectos y tecnologías que pudiesen tener un gran impacto social, tecnológico y económico en el futuro, para de esta forma estar en cierta medida preparado.

Comprensión del Futuro

Bertrand de Jouvenel (1964), nos dice que hay dos maneras de comprender el futuro, estas son:

Una realidad única: así la comprenden loa adivinos, los oráculos y todos los que consideran que existen destinos escritos y son inviolables o inmodificable.

Como una realidad múltiple: consiste en comprender que un hecho del presente puede evolucionar de diversas maneras y presentarse de diferentes formas en el futuro. Estas formas son a lo que él denominó futuribles.

Entre la basta posibilidades de futuros hay unos que tienen más posibilidades de suceder, estos son futuros probables, para hallar estos futuros, la prospectiva cuenta con tres medios, estos son, los expertos que son personas que tienen un alto conocimiento de los respectivos problemas, los actores que toman decisiones claves respecto al problema estudiado y las leyes matemáticas de la probabilidad, estas permiten ordenar y manejar más eficiente la opinión de los expertos.

Análisis de futuros posibles, probables y deseables

Uno de los grandes aspectos que se realiza en la actividad de prospectiva sin duda alguna es el análisis de futuros, al respecto, el instituto de prospectiva estratégica nos explica que:

El futuro no está totalmente determinado; siempre está abierto a múltiples desenlaces – futuribles (futuros posibles) -. El estudio de estos es de sumo importancia, en este sentido la representación de los futuribles nos ofrece dos opciones: adaptarse o influir en el futuro. Esperar a que lleguen los problemas o las situaciones irreversibles para plantearnos qué debemos hacer corresponde a la primera opción: es una actitud reactiva (de apagafuegos).

Siempre se podrá contar con una actitud proactiva para encarar el futuro; esto  significa que se opta por anticiparse a los problemas que puedan aparecer, reflexionando sobre el futuro lo construimos e influimos sobre él, reduciendo los riesgos de la complejidad e incertidumbre que implica lo desconocido. De esta manera tendremos la capacidad de respuesta adecuada para actuar ante las variaciones del entorno.

El objeto de la prospectiva no es predecir el porvenir; más bien, por el contrario, su fundamento se asienta sobre la convicción de que el porvenir está por hacer. No está determinado a priori, pero sí se puede afirmar que el futuro está abierto.

En efecto, esta actividad se centra en el análisis de los distintos futuros, los posibles, los probables y los deseables, mediante técnicas de prospectiva que estudian cualitativa y cuantitativamente las variables que configurarán los diferentes futuros en un horizonte temporal determinado (entre tres y veinte años), sus características, las interdependencias entre ellas, sus límites y cuantas circunstancias influyan en la identificación de los futuribles. Es decir, se elaboran conjuntos de hipótesis sobre panoramas de futuros que tienen las siguientes características:

  • Se considera que no existe un único futuro sino que pueden darse múltiples futuros: futuribles.
  • El enfoque del análisis es global, cualitativo más que cuantitativo, estructural y sistémico: cada variable tiene importancia en tanto en cuanto se relacione (influya y/o dependa) con otras variables.
  • Se estudia la evolución probable de la variable-clave: carácter dinámico.
  • Los proyectos, objetivos, comportamientos, fuerzas y medios de los actores  (agentes que intervienen y/o influyen en el sistema estudiado) son esenciales para evaluar las alternativas estratégicas: análisis del juego de actores.
  • Las combinaciones de hipótesis que se elaboran han de ser explicativas, coherentes y facilitadoras de los procesos  reflexión-decisión-acción: desarrollo estratégico.

Aplicaciones de la prospectiva

La prospectiva entendida como ruptura metodológica, logra cortar con el fatalismo y la sobre determinación y también con lo mítico religioso para pasar a formar parte del paradigma científico, en este sentido hay que destacar que se da a conocer por medio de escenarios que como la prospectiva comunica, generalmente se apela a escenarios buenos y malos como también a la tendencia, la disrupción.

Por medio de la prospectiva podemos contar con un mayor apoyo en nuestros procesos de toma de decisiones vinculado a la planificación estratégica en los ámbitos organizacionales, territoriales, tecnológico, sociales, gubernamentales entre otras áreas, en este proceso nos nutrimos de sus metodologías para así llegar a una reflexión sobre escenarios futuros (a largo plazo) y disminuir en lo posible la incertidumbre y su impacto.

Los cambios que estamos viviendo son importantes y profundos, muchos de ellos son a ritmos más acelerado de lo que estábamos acostumbrados a vivir, esto hace que reflexionemos en nuestra manera de actuar hoy respecto al futuro, ya los análisis lineales son sumamente  insuficientes, hace falta cambiar ese esquema lineal que resulta obsoleto como bien lo hemos dicho anteriormente, debido a que no iluminan las evoluciones futuras de situaciones o problemáticas complejas y en esto está inmerso el sector público y el sector privado de la sociedad.

La prospectiva tiene un gran carácter estratégico, la misma  nos llevara a procesos de reflexión, a la obtención de información relevante, a entender tendencias y contar con alternativas, anticipar y enfrentar posibles cambios con estrategias adecuadas.

 Implicaciones de la prospectiva

La naturaleza de la prospectiva y el desafío que se le plantea indican que sería provechoso iniciar procesos de reflexión en los que se haga uso de múltiples métodos y procedimientos. Pensar el futuro, implica situarse en un plano de reflexión extenso y complejo. También, reconocer el carácter ineludible de la reflexión ética, recurso indispensable para la construcción del futuro y la escogencia de determinadas opciones. Igualmente hacer uso de los recursos provistos por la ciencia, especialmente los que colaboran a la comprensión del cambio y de la dinámica de los fenómenos y de los procesos, Implica, edificar una conexión entre la construcción de visiones y la acción colectiva de forma organizada, todo esto con sentido de planificación.

De acuerdo con Masini y Medina (2000), en cuanto a los métodos prospectivos, estos buscan dar respuestas a varios interrogantes fundamentales: ¿Qué cosa está cambiando? ¿Qué cosa puede cambiar? ¿Qué cosa debe cambiar? ¿Quién puede hacer los cambios? ¿Cuáles son las posibles implicaciones de los cambios? estas cinco preguntas conllevan elementos metodológicos diversos.

 Dimensiones

En cuanto a las dimensiones básicas de la prospectiva podemos citar el modelo de Bedard (1998), en él se presentan cuatro dimensiones que constituyen los pilares que sostienen los fundamentos de la prospectiva, estos son:

  • La dimensión epistemológica: que se refiere a la teoría del conocimiento empleada.
  • La dimensión praxeológica: que se relaciona con los instrumentos para operar en el contexto.
  • La dimensión axiológica: tiene que ver con los valores esenciales en juego y
  • La dimensión ontológica: se refiere a los modos de ser de las personas que utilizan la prospectiva.

Prospectiva como recurso fundamental para la administración pública y privada

Michel Godet señala: “para una organización, la prospectiva no es un acto filantrópico sino una reflexión que pretende iluminar la acción y todo aquello que particularmente reviste un carácter estratégico”

Para las empresas la visión prospectiva es esencialmente una visión de anticipación, también  de alerta temprana, ideal para evitar riesgos y escenarios que no se quieren y por el otro lado una grandiosa oportunidad para influir o construir ese futuro deseado,  cuando una empresa realiza una planificación estratégica basada en prospectiva le abre las puertas a hacer las cosas de una forma nueva, la prospectiva resulta un recurso vital para los procesos de toma de decisiones, de innovación, de competitividad, tenemos la oportunidad de construir el futuro a largo plazo que queremos para la organización, nos servirá para dilucidar si nuestro negocio será rentable a futuro o que cambio puedo hacer oportunamente, conocer a la competencia, movilizar a todos en la organización hacia la visión de la misma, nos ayudara a entender nuestro mercado y de esta forma actuar aprovechando este conocimiento.

En cuanto a la administración pública, en la actualidad existe una complejidad que va en aumento, respecto a los procesos económicos, sociales y políticos, inducido por el crecimiento y la diferenciación de las sociedades modernas que enriquece, el espectro de alternativas que el futuro proyecta hacia el presente pero también dificulta en gran medida la toma de decisiones de interés colectivo,  el futuro para la gestión pública es  hoy demasiado importante como para dejarlo en manos de  la contemplación.

En este sentido la planificación prospectiva es vital para el desarrollo de políticas públicas adecuadas y enfocadas en el progreso y a la generación de bienestar en la sociedad para lo que la panificación es vital, en prospectiva la planificación se enfoca desde el futuro hacia el presente, en contraste con los enfoques más tradicionales, en los que se acogen perspectivas aferradas en el pasado o en el presente y sobreimpuestas como constantes a un futuro que no es sino su reflejo forzado, el Dr. Tomás Miklos, nos dice que esta planificación comprende tres grandes etapas: “Conocer, la identificación de los futuros posibles y futuro deseado, diseñar, el modelo de la realidad en la cual habrán de tomarse las decisiones y construir, donde se aplica el modelo futurible y se evalúa su pertinencia. Se aprende.”

La prospectiva en la administración pública definitivamente tiene un gran peso en cuanto a la orientación de las políticas públicas y satisfacción de necesidades, ayuda también a enfocarse en dar respuestas a las nuevas formas de hacer economía y progreso, leía que en uno de los informes de la CEPAL,  un problema que preocupa en el futuro es la creciente dependencia de América Latina de sus exportaciones de recursos naturales, aquí sería muy útil la utilización de la prospectiva para concebir soluciones, la prospectiva ayuda a la administración pública a tener un entendimiento más amplio de los elementos involucrados en el devenir de los ciudadanos, ampliar acciones para disminuir el nivel de pobreza y desigualdad, contribuye a contar con metas más conscientes más probables e involucrar a todos en el esfuerzo de desarrollo.

En definitiva la prospectiva influye y contribuye al mantenimiento y avances de la administración moderna, como gerentes debemos apreciar este campo del conocimiento y apoyarnos en ella para crear ese futuro que queremos y necesitamos, entendamos también que no se debería planificar estratégicamente  sin antes llevar a cabo el trabajo de prospectiva, resulta impresionante como existe una desinformación de este tema en muchos profesionales, es hora de ponernos al día en la materia.

Michael Aular

Michael Aular

Licenciado en contaduria publica. Posgrado en gerencia empresarial. Master en gerencia estrategica empresarial. Diplomado en niif pymes. Certificacion internacional en niif pymes. Coach ontologico. Diplomado en gerencia

Más sobre Michael Aular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Michael Aular)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/prospectiva-aspectos-basicos/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/mikeaular)