No es lo mismo participar que estar involucrado - deGerencia.com

No es lo mismo participar que estar involucrado

Muchas veces descuidadamente confundimos el hecho de participar con el compromiso que implica estar involucrados en cualquier acción. Evidentemente no es lo mismo y deberíamos tenerlo bien claro. Pueden participar muchas personas en un emprendimiento pero cuando algo no sale bien, éstos tienen grandes posibilidades de tomar distancia. En cambio, los que están involucrados deben hacer frente a los hechos y asumir responsabilidades.

En muchas organizaciones estimulamos la participación pero no el compromiso. Ciertamente que cuanto más gente participe posiblemente recogeremos aportes de un mayor espectro de intereses, pero eso de por sí solo no genera compromisos para transformar la realidad. Se requiere siempre gente personal e institucionalmente involucrada para hacer que las cosas sucedan. Y evidentemente, los uruguayos tenemos dificultades para separar unos de otros.

Cuando analizo en la universidad junto con mis discípulos la diferencia entre participar y estar involucrado les pongo siempre un ejemplo muy gráfico. En el omelette de jamón y queso, la gallina participa, pero el chancho está involucrado. Y la diferencia por lo menos para la gallina y el chancho, es claramente relevante. La gallina aporta sus huevos y puede hacerlo en reiteradas oportunidades, en cambio al chancho fatalmente se le va la vida en el jamón que constituye su aporte.

¿Qué pasa en aquellas organizaciones en que muchos participan pero nadie se involucra? Evidentemente los grados de compromiso personales son en los hechos prácticamente inexistentes. Salvo excepciones los que actúan como las gallinas del ejemplo operan de una manera menos comprometida. Es que las gallinas saben perfectamente que cualquiera sea su desempeño, tendrán nuevas oportunidades. Operan prácticamente observadores como inmunes a los resultados – buenos o malos – de sus propias acciones.

Repasemos resultados cuando las gallinas son los actores principales. Cuando no hace mucho tiempo unas gallinas opinaron sobre una inversión importante para el país y la inversión resultó ser un rotundo fracaso, no hubo problema. Buscaron otros proyectos, porque siempre pueden estar en condiciones de poner otros huevos. Cuando otras gallinas dijeron que una institución era viable y luego quebró, no hubo drama para ellos. Sabían perfectamente que podrían buscar otras organizaciones, sin correr ningún riesgo.

Cierto que un país necesita gallinas, pero pensar que solo con gallinas puede salir adelante, es por lo menos imprudente. El Uruguay es un claro ejemplo de apuestas reiteradas a gallinas en cargos públicos para que opinen sin como contrapartida asumir ningún riesgo. Así muchos se animan a hablar de lo que no saben y a recomendar sobre lo que no entienden. A ellos desaprensivamente les hemos entregado una a una gran parte de las “joyas de la reina” que con esfuerzo acumularon para usar en tiempos difíciles nuestros padres y abuelos.

¿Qué pasa en las organizaciones en que muchos participan pero por lo menos algunos están involucrados? Evidentemente los grados de compromiso personales se incrementan notoriamente. Esta en la tapa del libro. Los que operan como chanchos tienen siempre presentes que los resultados no les serán indiferentes. Es que los chanchos saben que su desempeño es considerado preferentemente en oportunidad de cada evaluación. Operan como gestores comprometidos con sus actuaciones.

Comparemos resultados cuando los chanchos son los actores principales. Cuando los chanchos opinan sobre una inversión importante para el país se cuidan de que no fracase, porque ese es su propio problema. Saben que si su propuesta no funciona será difícil buscar otros proyectos, porque con el jamón que aportaron se les ha ido la vida. Cuando los chanchos afirman que una institución es viable, analizan muy bien los riesgos de que pueda quebrar. Saben que posiblemente no encontrarán otras organizaciones que crean en ellos.

Considerando los roles de gallinas y chanchos, deberíamos poder sacar algunas conclusiones de cara al futuro. No podemos seguir sosteniendo obstinadamente que basta que distraídamente coloquemos a alguien en un cargo público relevante y automáticamente tenga un salvoconducto, cualquiera sean los resultados de su gestión. No es suficiente que no sea omiso o que no cometa delitos, es necesario que haga bien su trabajo y asuma responsabilidades por los resultados.

Aceptar cargos públicos como si fueramos gallinas es como entrar en un juego entretenido en el que si perdemos, igual mañana posiblemente pueda haber revancha. En cambio, aceptar cargos públicos como chanchos es tomar un trabajo en el que si perdemos, mañana seguramente no habrá revancha. Mientras no separemos quién participa de quién se involucra en la cosa pública, el país no conseguirá asociar actuaciones con resultados, y será lo mismo personalmente para aquellos que acepten encargos en organizaciones del Estado que todo funcione bien, regular o mal. O incluso, como ya hemos experimentado, horrible.

Lo que nuestro país necesita imperiosamente en esta profunda crisis es que le den oportunidades a los chanchos, para salir adelante. Por cierto, que Uruguay debe seleccionar los chanchos adecuados, pero este es otro asunto. Haciendo bien esta selección serán menos aquellos que hablen de lo que no saben y recomienden sobre lo que no entienden. E igual a ellos – con toda su carga de compromisos a cuestas – tampoco habría que entregarles las “joyas de la reina”, aunque bien puedan correr mucho mejor suerte que las entregadas en el pasado a las gallinas.

Publicado originalmente en http://www.cronicas.com.uy/

Avatar

Carlos A Petrella

El Ing. Carlos Petrella un ejecutivo con más de 20 años de experiencia en todas las fases del cambio organizacional en grandes organizaciones estatales y privadas con amplios conocimientos de cultura organizacional y reingenierías. Ha trabajado en varios países de Latinoamérica y en Europa y posee una formación equilibrada en...

Más sobre Carlos A Petrella

Un comentario sobre “No es lo mismo participar que estar involucrado

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Lo relatado, se confirma en todas partes, independientemente de su ubicación geográfica, cultura o idiosincrasia; lamentablemente abundan las gallinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Carlos A Petrella)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/no_es_lo_mismo_participar_que_estar_involucrado/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/petrella)