La independencia profesional y financiera: el estado de ánimo en una decisión crítica para emprendedores - deGerencia.com

La independencia profesional y financiera: el estado de ánimo en una decisión crítica para emprendedores

Todo comienza con una idea. Tener un sueno, un propósito o una meta por alcanzar en la vida, es la visión primaria que interiorizamos, y a partir de ella, nos proyectamos a través de nuestro particular estilo ideal, y a nuestro modo de vida futuro.

Creer que esa idea es alcanzable y posible, depende de la propia capacidad de dar el primer paso para recorrer el camino, a sabiendas que muy pronto nos enfrentaremos a múltiples dificultades y previsibles escollos. Saber sortear esos primeros obstáculos; saber vencerlos y seguir adelante, nos garantizara continuar hacia el éxito concebido.

Luego, vendrá una etapa de acomodamiento, de ajuste, donde la prudencia en los gastos, la inteligencia para manejar los riesgos y los impulsos; la objetividad y la asertividad en la inversión y el ahorro, nos han de situar en el camino correcto hacia esa idea convertida en meta y reto propios.

Sin embargo; antes de recorrer este camino, debemos responder un cuestionamiento muy íntimo y personal; una consulta interior sincera y critica, a la vez:

  1. Esta idea o proyecto mejorara mi calidad de vida y me proporcionara mayores satisfacciones que las actuales?
  2. Debo cambiar mi rol actual y emprender esta búsqueda, a pesar de las consecuencias que pueden sobrevenir en el corto plazo y que no solo me involucra a mí, sino también a mi familia?
  3. Persistiré en la idea, con dedicación y disciplina, independiente a los resultados?
  4. Puedo alternar mis actividades y roles actuales con el nuevo proyecto?
  5. Poseo las competencias académicas o de conocimiento, y los recursos financieros mínimos requeridos, para involucrarme en este nuevo giro de vida?

Luego de un balance positivo de respuestas y razonamientos ante los anteriores cuestionamientos, podemos decir que estamos plenamente conscientes, maduros y preparados, para iniciar este recorrido de emprendimiento que nos llevara a la conquista del ideal de ser independientes, en lo profesional y en lo económico; sin reproches subjetivos o de conciencia, sin dudas ni miedo a la incertidumbre. La fuerza del deseo y la rígida disciplina en una identificada visión de vida, serán los motores necesarios y suficientes para triunfar.

Ahora bien, existen en nosotros una “barreras naturales”, que asaltaran nuestra primaria voluntad de decisión. Saber identificarlas, convivir con ellas temporalmente y superarlas, es parte del proceso. Estas “barreras naturales” se nos presentan en forma de:

A – EL TEMOR A PERDER LO QUE TENGO HOY EN DETERIORO DE MI NIVEL DE VIDA: Es normal proyectar una pérdida económica que nos sitúe en un estado inferior de calidad de vida profesional, familiar o social. Este miedo al posible fracaso debemos confrontarlo con la única convicción de que se constituye en una posibilidad para crecer, para ganar y para capitalizar vivencia. Esta posibilidad puede darse, pero aun así, estaremos preparados y condicionados para salir adelante.

B – INCONSTANCIA O AUSENCIA DE DISCIPLINA: Una vez tomada la decisión de emprendimiento, hay que transitar con disciplina y buen ritmo. Aquí se requiere fijar pequeños logros; pequeñas victorias de cortisimo plazo. Un buen ejercicio seria fijarnos metas claras para la próxima semana; metas muy sencillas y alcanzables e ir escalando en complejidad y en menos termino; es decir, ya no para la semana entrante sino para dentro de tres días. Al ir escalando en complejidad, se entiende ser más ambicioso. La autodisciplina y la constancia diaria en aporte al proyecto, serán la clave para no regresar al estado “cómodo” anterior, con su rutina y seguridad atractivamente limitantes.

C – CAMBIO DE HABITOS: La decisión de emprendimiento requiere pasar de un estado de dependencia a otro de iniciativa, innovación e independencia. Ahora encauzara sus energías, esfuerzos y competencias, a su propio proyecto; a su propio dinero y a su propia empresa. Es la circunstancia precisa de “soltar amarras” y pensar en su propia ambición; en su particular plan de vida.

D – LA FORMACION Y LA EXPERTICIA: Nos asalta la duda si tendremos la suficiente preparación académica y la necesaria experiencia, para manejar con destreza y acierto nuestro proyecto. Lo importante es que concebimos nuestra empresa – la gestamos – desde un conocimiento y experiencia propias, y ello nos generara dividendos seguros a mediano plazo. Sin embargo, debemos seguir aprendiendo y preparándonos en áreas nuevas y mercados desconocidos, así como rodearnos de personas que nos aporten valiosos elementos para crecer con nuestra nueva actividad, sin que nos sintamos que estamos partiendo “de cero”.

Finalmente, todo emprendedor debe estar monitoreando – con mediana profundidad – el comportamiento de algunos mercados, y a su vez, debe abordar – con mediana profundidad, igualmente – el conocimiento de ciertas áreas o disciplinas fundamentales en todo negocio, a saber:

  1. Debemos conocer, saber analizar e interpretar, los movimientos básicos de la contabilidad; los estados financieros y de resultado.
  2. Debemos conocer la legislación que aplica para nuestro proyecto, negocio o empresa.
  3. Debemos seguir de cerca los mercados de inversión; su comportamiento y tendencias, para tener acierto y seguridad cuando crezcamos financieramente.
  4. Debemos conservar un buen crédito y opciones abiertas de bancarizacion.
  5. Debemos actualizarnos permanentemente dentro de nuestro rol particular de emprendedor.
  6. Debemos tener permanentemente identificado al mercado “target” – nuestro nicho viviente – que nos corresponde atender y dinamizar.
  7. Debemos, ante todo, asumir permanentemente el riesgo y saber manejarlo.
Avatar

Luis Eduardo Brochet Pineda

Economista y Abogado. postgrados en Alta Gerencia y en diversas areas del derecho. Profesor Universitario; consultor independiente.

Más sobre Luis Eduardo Brochet Pineda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Luis Eduardo Brochet Pineda)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la_independencia_profesional_y_financiera/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/luise)