La crisis no es igual a oportunidad (por más que los chinos digan lo contrario) - deGerencia.com

La crisis no es igual a oportunidad (por más que los chinos digan lo contrario)

“La crisis es una oportunidad”. ¿Escuchó alguna vez esta afirmación? Yo sí, por lo menos 500 veces. La última vez fue hace un par de semanas, durante un congreso de líderes en Buenos Aires. No aguanté la curiosidad y le pregunté al expositor por qué sostenía con tanta convicción esta idea y su respuesta fue: “porque el ideograma que los chinos usan para nombrar \”crisis\” se construye por yuxtaposición de los correspondientes a \”peligro\” y \”oportunidad\”\”. Acto seguido me mostró con orgullo el famoso ideograma aplicado a todo tamaño sobre una filmina de Power Point.

Fue una maravillosa explicación tautológica. Peligrosa también. Los clisés bloquean el pensamiento porque se repiten ad nauseam y se convierten en verdades incuestionables, en sedimento mental difícil de remover.

Quiero “deshacer” esta “frase hecha” o al menos deshilacharla un poco enumerando algunas razones por las cuales considero que las crisis no son sinónimo de oportunidad:

  1. Por puro sentido común: La crisis es crisis y la oportunidad es oportunidad. No son términos intercambiables. Una persona que busca una “oportunidad laboral” jamás diría: ¿Me das una “crisis laboral” para trabajar en tu empresa?
  2. Porque genera emociones negativas: Las crisis traen más dolor que felicidad. No tengo datos estadísticos pero creo que cuando las cosas se ponen feas es mayor el porcentaje de personas que se angustian, se deprimen o se asustan que de las que se ponen contentas y entusiastas. Las emociones negativas no son el mejor combustible para echar a andar el motor de la creatividad o la inspiración.
  3. Porque obliga a reaccionar sin pensar: Es natural que una persona que esta en peligro haga algo para intentar salvarse. Pero es muy probable que esa acción que emprenda sea ineficaz porque tuvo que decidirla bajo presión y en poco tiempo. La crisis es el caldo de cultivo de las reacciones y, si bien pueden ser “salvadoras”, nunca van a ser mejores que las ideas que se planifican con tiempo, recursos suficientes y tranquilidad.
  4. Porque obliga a aprender demasiado rápido: Muchas veces se sostiene que la crisis es positiva porque obliga a las personas a salir de la modorra, reinventarse y aprender cosas nuevas. Sin embargo yo no encuentro nada positivo a que un naufragio me brinde la “oportunidad” de aprender a nadar en 5 minutos. Prefiero tomar clases dos veces por semana en la piscina de un club y comenzar en la parte bajita.
  5. Porque no potencia la creatividad: Si fuera cierto, las creaciones más geniales de los últimos años tendrían que haber surgido de países quebrados. Por ejemplo, en la Argentina sufrimos un gran golpe en 2001 y sin embargo ese año ningún compatriota realizó un descubrimiento significativo en ingeniería genética, tecnologías de la información, energía renovable, ni a nadie se le ocurrió crear Facebook o Twitter, ni se presentaron teorías novedosas en campos referidos a la política, la sociología, la psicología y demás. Es cierto que surgieron ideas originales como los “clubes del trueque” por ejemplo, pero fueron estrategias de supervivencia más que proyectos a largo plazo.
  6. Porque crea falsos emprendedores: Una cosa es abrir un negocio por decisión y otra es hacerlo por desesperación. Una crisis genera falsos emprendedores: personas que tienen que crear un negocio propio para tener alguna fuente de ingreso. Por lo general suelen ser de corto aliento y desaparecen cuando el individuo puede reinsertarse en el mercado laboral.
  7. Porque impulsa el conservadurismo y retrae el consumo: Los contextos negativos hacen que la gente piense tres veces antes de abrir un negocio, cambiar el auto, invertir en educación, tener un hijo, hacer un viaje, prestar dinero o invertir. La crisis retrae el consumo, la producción y por ende las oportunidades. Y aunque siempre habrá alguno que encuentre la forma de hacerse millonario en medio de las ruinas, a nivel global todos nos empobrecemos.
  8. Porque para ganar, otro tiene que perder: Las oportunidades son siempre a expensas de otro. Por ejemplo, una crisis puede ser una oportunidad para las agencias que se especializan en publicidad digital porque muchos anunciantes ya no pueden invertir fortunas en filmar spots y pautar en televisión. Estas agencias ganan dinero porque lo pierden las tradicionales. A nivel doméstico, una persona puede encontrar la ocasión ideal para comprarse un departamento a bajo precio solamente porque otro necesita venderlo rápido para conseguir dinero. Los momentos de estabilidad económica son mil veces mejores porque brindan oportunidades genuinas y el crecimiento de un sector no depende del derrumbe del otro. Hay suficiente para todos, se multiplica la riqueza, se agranda la “torta”.
  9. Porque puede sacar lo peor del ser humano: La crisis muchas veces pulveriza la inteligencia de una sociedad y la lleva a buscar chivos expiatorios, “cazar brujas”, encantarse por líderes negativos, adoptar pensamientos maniqueos o comprar soluciones mágicas y rápidas. La historia está llena de ejemplos.
  10. Porque genera cambios falsos: Es cierto que una crisis provoca que las personas, empresas o países cambien sus actitudes o comportamientos. Pero por lo general son cambios falsos porque nacen de la desesperación y no de una elección libre. Por eso cuando la crisis termina suele reestablecerse la situación anterior y todo vuelve a foja cero. Yo lo comparo con una persona que luego de recuperarse de un infarto promete que va a comenzar a hacer ejercicio todas las mañanas, a comer alimentos saludables, a trabajar menos horas. ¿Qué sucede después? Apenas mejora vuelve a comer hamburguesas con papas fritas tirado en un sillón y con una cerveza.
  11. Porque genera un orgullo incomprensible: Viajo mucho por América latina, casi la mitad del año estoy fuera de Buenos Aires, y en todos los países me encuentro con gente que está orgullosa de la “creatividad de su pueblo” y de que “siempre se las arreglan para sortear todos los problemas”. Yo me pregunto: si la crisis nos hace ser tan inteligentes, ¿por qué no somos capaces de solucionar los problemas de fondo? Sinceramente yo no quiero que los argentinos, chilenos o colombianos seamos tan creativos. Prefiero que seamos bien “lentos y bobos” como la gente de esos pobres pueblos de Suiza, Noruega o Finlandia que tienen que sufrir los males de la estabilidad, el pensamiento a largo plazo y la certeza.
  12. Porque se la convierte en una solución: Mi papá es polaco y mi mamá hija de italianos y franceses. Recuerdo que cuando era chico mis abuelos filosofaban acerca de la Argentina y me explicaban que mi país no era una “potencia mundial” porque, paradójicamente, lo teníamos todo: mar, tierra, ganado, minerales, petróleo, buena educación, etc. Aún hoy escucho a muchos compatriotas decir que nuestro problema es que “nunca pasamos hambre ni nos tiraron una bomba atómica”. Estos razonamientos le atribuyen a la crisis un carácter redentor y, quienes lo sostienen, suelen poner el ejemplo de Japón o la Europa de postguerra. Yo siempre desconfié de esas “explicaciones”, aún de chico. ¿Esos países son prósperos gracias a la crisis o a pesar de ella? Porque EEUU lo tiene todo, como la Argentina, y es potencia, y por otra parte existen otros que tuvieron la “fortuna” de tener muchísimas crisis y siguen siendo pobres.

Ideas finales llenas de oportunidades

Muchas tonterías nacen de buenas intenciones. Aquellos que repiten que la crisis es una oportunidad lo hacen porque son buenas personas y quieren que la gente no se paralice ni se sienta víctima de las circunstancias. Pero lamentablemente caen, sin darse cuenta, en la misma trampa que intentan sortear: el determinismo. Porque según su punto de vista el ser humano depende de tener el agua al cuello para querer aprender a nadar.

Propongo una alternativa constructiva: considerar que la crisis no es una oportunidad sino que uno mismo lo es. Que encontrar y generar oportunidades depende de nosotros y que no necesitamos de crisis para despertar de modorras o sinapsis quebradas. En una palabra: volver a confiar en nuestra capacidad de acción y celebrar la estabilidad, porque cuando las cosas marchan bien se amplía el campo fértil donde sembrar y cosechar un buen futuro.

Avatar

Alejandro Formanchuk

Director de Formanchuk & Asociados (www.formanchuk.com.ar). Licenciado en Comunicación Social (Diploma de Honor por la Universidad de Buenos Aires) y Especialista en comunicación organizacional. Ha brindado sus servicios profesionales a grandes empresas, ente ellas: Repsol YPF, Telefónica, Mapfre, Ferrovías, DHL, HSBC, Assist-card, Alico, Ford, Lockheed Martin Aircraft, Petrobras, Super EKI,...

Más sobre Alejandro Formanchuk

8 comentarios sobre “La crisis no es igual a oportunidad (por más que los chinos digan lo contrario)

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con su razonamiento. No se si eso es algo dicho por los chinos, o por otras personas, pero lo que he escuchado es que tenemos que ver dentro de la crisis oportunidades, ver algo positivo que pueda ayudarte a realizar acciones productivas, ya que no hay mas alternativa. Pero el ser positivo es mas productivo en momentos de crecimiento general,donde tu estado mental es el adecuado para intentar cualquier accion razonable y prospera y donde la relacion existente sea la de ganar/ganar. Saludos

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Estimado Alejandro
    Muy interesante su punto de vista, contestatario a creencias que a veces se toman como verdades absolutas.
    De todas maneras pienso, que es un tema de actitud, ante la crisis la mejor manera de reaccionar, sin duda es dirigir nuestra mirada y nuestras intenciones a las opciones que nos permitan superar la crisis.
    El hecho de que en chino crisis sea sinónimo de oportunidad me parece que es más una ayuda que un perjuicio que nos ayuda a ver un punto de vista diferente para redireccinar nuestros pensamientos y acciones para superar una situacion circunstancial.

    Saludos José

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Me parece muy certero tu comparación. Muy buen árticulo

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Hay una enorme contradicción en todos los comentarios planteados por el autor; equivale a decir que despues del día no habrá noche, que despues de una tormenta no abrá calma; y en uno de sus ejemplos tambien se contradice; que en epocas de crisis algunos venden barato el apartamento porque necesita el dinero!! y el que lo compra barato acaso no esté frente a una OPORTUNIDAD?? lo que el autor desconoce es que las oportunidades son escasas como los recursos; el exito es limitado y reservado para unos pocos; es como la profesión de las ventas; solo el 5% de los habitantes del planeta la ejercen; y son quienes generan casi el 100% de los ingresos de todas las empresas del mundo. Estados o paises en abundacia permanente es una utopía; resistirse a aceptar las crisis, es como pretender que el día se acabe colocando el dedo pulgar frente al sol; la definición de SUERTE, ya lo explica; es la coincidencia de la OPORTUNIDAD con la preparación ¿cual preparación? mental, fisica, academica, laboral, para tomar esa oportunidad que se presenta; siempre que alguien tome una oportunidad, habrá por lo menos alguien, alguna persona que la pierda; pero no necesariamente, una oportunidad significa, la perdida monetaria o economica de una de las partes; pues en el caso del apartamento; quien vende, accede a la oportunidad de cancelar una deuda o hipoteca; y para él es ganancia hacerlo, antes que ser embargado; y para el que compra; es la OPORTUNIDAD de poder comprar aquel bien, que en condiciones normales, no pensaría tener.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    En mi opinión Alejandro, es cierto que crisis es crisis y oportunidad es oportunidad, el tema es que muchas veces los seres humanos necesitamos el empujón de la crisis para salir de la modorra. La crisis se produce cuando cambian las condiciones y nos rompe las estructuras provocando incertidumbre a lo que vendrá. En una empresa puede haber crisis interna o la crisis puede ser provocada por algo externo (como la crisis en Argenina del 2001 a la que te referís). Todo depende del enfoque, la oportunidad siempre existe, tanto en los tiempos de bonanzas como en los tiempos turbulentos, está en cada uno de nosotros mantener una actitud positiva, no cerrarse, pedir ayuda, para poder adaptarse y seguir adelante. Creo que tu enfoque refirió más a lo que es crisis económica o financiera, en el 2001 se creó pago fácil, una empresa que factura millones por ej. y hay muchos casos que surgen de esa época, tal vez tuvieron que esperar un poco para arrancar pero no quiere decir que no se haya generado nada. Si implantamos en la sociedad el pensamiento de que la crisis es algo malo lo único que hacemos es potenciar un círculo vicioso que no le hace bien a ninguna empresa. Al empresario de México: cuando las ventas bajan, cuando los costos suben, entiendo que es muy difícil mantenerse, por eso hay que pensar en cómo reducir costos, si hay algo que se pueda tercerizar, y sobre todo en cómo mantener los clientes que ya se tienen. Saludos.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Interesante artículo y postura frente a un Paradigma creado por el Sistema de Mercado para defender la razon de lucrar con el esfuerzo ajeno,¿quién puede considerar que Gana cuando debe vender para no ser embargado? ¿Como se puede sustentar bajo un juicio correcto intelectual tamaña situación?y eso que arguye el Sr león es justamente lo que dá el toque de juicio correcto al articulista ya que trasciende el simple interés del Negocio o utilidad monetaria que es el único valor a que reducen la existencia humana los defensores del consumo.Lo que se discute es nada más que la práctica y postulado de los especuladores financieros para hacer de la desgracia ajena una oportunidad de lucro para quién disponga de medio y pienso que el problema no es tanto tener una actitud de encarar el problema buscando como salir sin tanto daño, sino llevarnos a reflexión sobre si es lícito que los dueños del dinero rijan toda la vida de las sociedades ,mal que mal y ya que se habla de porcentajes los poseedores de dinero sólo son el 2% .La crisis sólo nos lleva a repensar en cual es la justificación para ser manipilados y modernamente esclavizados.Personalmente creo que el dinero debe ser regulado y restituir el sentido de valor de las cosas y de la vida humana.Es absurdo que una invención del hombre termine esclavizándonos y que en añadidura lo justifiquemos.

  • Juan Carlos Díez Posada (Colombia)
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Muy de acuerdo con sus argumentos, Alejandro. En la motivación, el emprendimiento y el liderazgo se han filtrado muchas frases de cajón, aseveraciones cortas que no contribuyen a esclarecer las verdaderas causas de nuestras crisis, ni a remediarlas. Cada país tiene su propia crisis. Unas se parecen, otras no. Unas son intermitentes, y otras son parte de la vida diaria desde hace décadas. Cómo me gustaría que leyera mi libro MOTIVACIÓN SIN SECRETOS. Saludos.

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Me parece muy de yanquies querer cuestionar la sabiduría de una cultura tan milenaria como la china. Con todo respeto, no comparto para nada este artículo ni que deseen lucrar con un concepto, que lejos de querer convencer, desea abrir una puerta a la desesperación de muchos, es un llamado a romper paradigmas, abrir los ojos y encontrar en nosotros mismos: respuestas, deseos y habilidades que la comodidad que nos provoca el buen pasar no nos mueve para realizarlo. S
    Si bien las crisis provoca dolor, la salida al dolor es justamente esperanza y en la esperanza buscar oportunidades.
    Lo que sucede que hay en día nos entrenan para encontrar el camino seguro, el trabajo seguro, la seguridad en la familia,etc. y mientras más maniatados estemos, mientras más vendados tengamos los ojos y mientras más pensemos que las suluciones deben venir desde afuera, las debe traer el gobierno, o las debemos buscar en nosotros como fuente de poder, nunca estaremos preparados para dar los veradderos saltos que dan los que realmente son ganadores.
    Las crisi son siempre parte de un proceso, todo en la vida nace se desarrolla y muere (o se acaba), el tema que con la muerte viene lo que llamamos “crisis”, Y es ahí donde la cultura china dice : Quédate llorando (por la crisi) o busca otra alternativa (otra oportunidad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Alejandro Formanchuk)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/la-crisis-no-es-igual-a-oportunidad/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/alejandroformanchuk)