El poder de las ideas y el valor de escucharlas - deGerencia.com

El poder de las ideas y el valor de escucharlas

Las ideas son como el carbón encendido, necesitan del aire motivador para poder generar el fuego de la proactividad. Si no hay aire, las ideas se convierten en cenizas y nuestra empresa deja de existir.

En la actual sociedad del conocimiento las ideas importan mucho en el desarrollo empresarial, siempre y cuando éstas sean constructivas y representen verdaderos aportes en el servicio a los demás.

No cabe duda que el escenario bajo el cual surgen las ideas es a través de la experiencia. Pues es exactamente en nuestro ambiente de trabajo donde nos encontramos con un variado conjunto de detalles que podemos mejorar, sin embargo también es importante aportar ideas novedosas que le den un alto valor agregado al servicio que ofrecemos.

Para que se impulse este tipo de ideas es necesario que tanto los directivos como los compañeros de trabajo siempre estén dispuestos no sólo a escuchar, sino a considerar la forma más adecuada de canalizar nuestras sugerencias.

Lamentablemente en las reuniones de trabajo en equipo, vemos continuamente cómo frente a una nueva idea, la mayoría se opone y hace todo lo posible por sepultar en el silencio las ideas. En consecuencia, si usted una vez fue víctima de este tipo de situación, probablemente ya no tenga la misma motivación para seguir aportando, y el fuego de su talento se apagará paulatinamente hasta extinguirse por completo.

En el ámbito de directivos, cabe señalar que no todos los ejecutivos de empresas tienen la misma disposición para impulsar las ideas buenas en sus colaboradores. Algunos directivos soplan fuertes corrientes de aire motivador para encender nuestras ideas. Otros en cambio, nos echan agua, con lo cuál no se aporta nada.

Por otro lado, los empleados también tendrían que plantearse las siguientes interrogantes ¿Cuándo fue la última vez que aportaste una idea a tu empresa? ¿Fue ejecutado tu aporte? ¿Porqué?

Volviendo a los directivos, éstos tienen que tomar conciencia del saber en qué medida cuando hablan de los planes de la empresa, de la misión y visión, o cuando conversan con los colaboradores ¿Motivan el aporte de ideas innovadoras? ¿Simplemente se dedican a llamar la atención y hacer advertencias?

En este sentido es un problema frecuente lograr que nuestro supervisor realmente nos escuche. Estudios recientes muestran que el 95% de las sugerencias de mejoramiento que ofrecen los consultores ya habían sido sugeridas con anterioridad por los empleados. 1

Por tanto, es necesario analizar la viabilidad de un procedimiento que canalice la propuesta y ejecución de una idea, ya sea de parte de los empleados o de un cliente. ¿De qué forma puedo lograr que escuchen mis ideas? Escriba en un papel sus sugerencias y tramítalas adecuadamente. Siempre en el trabajo, hay que hacer más que el mínimo.

Hace unos años existió una compañía norteamericana que tenía buenos precios, servicio excelente y precisión en los pedidos. Llegó un momento en el que tenía mucha liquidez y decidió invertir la utilidad en el pintado de las camionetas de la empresa. Después de un tiempo la empresa se fue a la quiebra… 2

Como vemos en este caso, si el gerente en vez de cubrir aspectos secundarios, se hubiera preocupado por implementar las ideas que le proponían, el final hubiese sido distinto. La hipótesis acerca de la causa de esta situación es: ¿Tuvo pereza mental o simplemente no supo escuchar?

Las estadísticas señalan que en la comunicación, sólo el 7% es verbal, 38% vocal y 55% es movimiento corporal (gestos, posturas y contacto visual). De estas cifras podemos deducir que más importante no sólo es el contenido, sino la forma en que transmitimos nuestras ideas.

Por citar un ejemplo, un día de trabajo como fruto de un contacto con un cliente se nos ocurre una idea fabulosa, la pensamos, la estructuramos, la escribimos y la planteamos al gerente. Camino a su oficina nos cruzamos en el camino con él y nos saluda muy molesto y malhumorado. ¿Seguimos con la misma disposición para dar nuestro aporte? ¿Buscamos otro momento más oportuno? ¿Qué sucede si nuestro jefe siempre tiene un semblante molesto? ¿El gerente está muy preocupado por las gestiones de la empresa, por ser competitivo en el mercado, que le impide escuchar a los demás? ¿Sucede lo mismo con los empleados?

Cuentan que navegando en medio del mar, un discípulo le preguntó a su maestro: ¿Cómo puedo hacer para aprender a escuchar verdaderamente las ideas de los demás? El maestro levantó con su mano una estatua de oro y al tiró a las profundidades. Inmediatamente el discípulo se lanzó al mar tras ella y después de unos minutos el discípulo salió a la superficie muy orgulloso y alegre de haber recuperado la estatua. Sin embargo, el maestro le dijo que lo estuvo llamando reiteradamente para responderle. El discípulo avergonzado le dijo que no le había escuchado. El maestro le respondió que lo mismo sucede cuando sólo nos preocupamos por ser más competitivos, tener siempre la razón en nuestros argumentos e imponer nuestro criterio.

De esta forma nos sumergimos en el mar de nuestro ego, lo cuál no permite escuchar las ideas de los demás, ni mucho menos considerarlas.

Salgamos a la superficie de la tolerancia cuando nos presenten proyectos. ¿Escuchamos las ideas de los demás o nos escuchamos a nosotros mismos? ¿Qué tipo de empresa promovemos? ¿Ideas convertidas en fuego o en cenizas?

Avatar

Carlos Alberto Rosales

Licenciado en Educación en la especialidad de Matemática y Física, formado en la Universidad de Piura, Perú. Actualmente labora como educador en el Colegio HUMTEC Humanismo y Tecnología de Lima.Tienes especializaciones en Calidad de la Educación Básica por el Instituto de Estudios Avanzados para las Américas (Organismo de la OEA...

Más sobre Carlos Alberto Rosales

Un comentario sobre “El poder de las ideas y el valor de escucharlas

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Este articulo esta excelente. Espero que muchas personas aprendan a escuchar las ideas y tendremos un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Carlos Alberto Rosales)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/el_poder_de_las_ideas_y_el_valor_de_escucharlas/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/calbertp)