Despidos - deGerencia.com

Despidos

Un despido siempre es lamentable. Salvo en casos extremos y desordenados, que los puede haber, a un empresario, lo que le gusta, lo que le motiva y lo que desea es contratar. Al contratar se crece, se expande, se consolida, y sobre todo se consigue el primer objetivo empresarial. Como empresario, lamento todos y cada uno de los despidos que inevitablemente me he visto obligado a efectuar en los años de mi actividad. Como empresario tener que despedir a buenos y leales trabajadores, es un síntoma de fracaso, que solo se supera cuando se vuelven a crear empleo en una u otras empresas que se acometan. Crear empleo es crear prosperidad y felicidad, riqueza y bienestar, colaborando con la riqueza general y contribuyendo a distribuir mejor la renta global.

Estos meses atrás y ahora, se han producido y se están produciendo, unos despidos que por encima de otros que se hayan podido producir, han despertado un interés especial por su magnitud y por provenir de empresas emblemáticas. Se esperan muchos más, lamentablemente, nos avisan desde todas las tribunas y hasta el Banco De España.

De inmediato, sumado a la falta de tacto y sensibilidad de los portavoces de las propias empresas, y declaraciones absurdas de un Ministro, los corifeos de la vieja guardia numantina sindical, desempolvaban las antiguas consignas. El empresario es culpable, el empresario despide por capricho y por ganas de jeringar a sus trabajadores. Todavía se aplaude bien un discursito arcaico tirando a la línea de flotación de la empresa y aireando que se despide por mala voluntad. Han sido muchos años de machacar con slogans absurdos y falsos para ganar clientela.

Esto no quita la responsabilidad de la Dirección de la empresa en las crisis que se producen y que obligan a los despidos, pero las “reestructuraciones” se deben a muchas y muy variadas causas. Desde cambios en el mercado, en los gustos o tendencias e incluso en la obsolescencia de productos, métodos, tiempos y escenario. Hoy en día, son casi todos por la nefasta política económica , social, de subvencion y falta de formación e inversión en tecnología, amen de dependencia extrema en lo que respecta a energías. La crisis financiera es internacional, la económica, y de modelo, es Nacional. No podemos soportar el peso de las administraciones que nos gobiernan y se niegan a desmantelar las elefantiásicas estructuras Locales, Autonomicas y demás que han creado, con el nefasto olvido de la marcha atrás. No esta previsto, ni quieren oir hablar de disminución, adecuacion, austeridad o minimización. Y mucho menos de control del gasto y respeto por el destino de los impuestos. No digamos ya de cambios en leyes electorales absurdas y antidemocráticas, y en prebendas autonómicas disparatadas, que han creado un nacionalismo zafio, vulgar, separatista y de una obesidad Mórbida, sin control alguno ni rigurosidad y sentido del ahorro.

Lo cierto y verdad es, en la inmensa mayoría de las ocasiones, que si se despide es por absoluta necesidad, y, que al empresario, en una sociedad moderna y avanzada como la nuestra es, con todas las garantías que las Leyes sociales de protección y asistencia, jornada y tiempo vacacional, se le debe de dejar contratar con la máxima facilidad, incentivada y apoyada, pero también se le debe de dejar despedir sin grandes trabas. Tanta prebenda y protección, es perjudicial, se hace un uso muchas veces torticero de los derechos y se abusa de las prerrogativas. Asi pues, un despido con coste tendente a cero, al menos en lo que respecta a lo que el empresario deba de aportar, sería lo deseable y pondría a mucha gente a trabajar con la consecuente disminución del gasto social y de los usuarios del sistema de salud. Dinamarca es el modelo, Finlandia la meta, ya que alabar al sistema-magnífico-americano, iba a provocar sarpullidos en los de siempre. Pues elijan el Suizo, o el Holandés. Jamás con el que tenemos saldremos de un altísimo paro estructural.

Esto seria muy bueno para la sociedad, ya que el miedo, pánico en estos momentos, a contratar es alto y ahoga en muchísimas ocasiones el espíritu empresarial imprescindible para que existan empresarios, imprescindible a su vez para que se cree empleo. Porque, quien crea el empleo, estable, productivo y posibilista, en este país y en todos los países del mundo occidental y civilizado, son los empresarios, créanme.

A Reflexionar

Avatar

Lorenzo Soriano

FORMACIÓNLicenciado en CC.PP.EE. y CC. Rama Empresarial por la Universidad Complutense De Madrid. Estudios en la Universidad Autónoma y el CEU de la Fundación San Pablo. TEAT, Técnico en Empresas y Actividades Turísticas, Universidad de Baleares. ACTIVIDAD PROFESIONALDirector Adjunto del Grupo Sansó Rubert en Canarias, para el desarrollo de misiones...

Más sobre Lorenzo Soriano

Un comentario sobre “Despidos

  • Avatar
    el marzo 8, 2018 a las 5:56 pm
    Permalink

    Sin duda, podría animarme a decir que estoy de acuerdo con el 90%de lo que dice Ud en su artículo, pero pienso que para enriquecerlo tambien habria que considerar los no tan buenos empresarios que a pesar de sus jugosas ganancias, utilizan de forma distorsionada herramientas pensadas para generar mayor productividad con fines egoistas y cortoplacistas, generando desincentivo en el personal de la empresa y creando el caldo de cultivo para que ciertos ¨salvadores¨ aparezcan a regular lo que en apariencia no se pudo regular a si mismo..
    A toda accion corresponde una reaccion y parece que ahora el pendulo ira a otro lado. El equilibrio sin duda esta por decirlo de forma optimista en el mediano plazo .
    Atte Jose Barriga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Lorenzo Soriano)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/despidos_1508/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/renzoonairos)