Brecha de salarios - deGerencia.com

Brecha de salarios

“Las mujeres trabajadoras desean recibir el mismo salario que los hombres por el mismo trabajo, al igual que la misma seguridad laboral y respeto por su desempeño” – Josefina Vázquez Mota.

Cuando hablamos de comparar los salarios de hombres y mujeres, no importa como los midamos, los salarios de las mujeres están por debajo de aquellos recibidos por los hombres. Virtualmente en todas las ocupaciones en las que hay datos disponibles, la media semanal del salario de las mujeres es menor que en el caso de los hombres. Con mucha frecuencia el salario de los hombres se toma como criterio para establecer el de las mujeres en base a un porcentaje de aquel. Los datos disponibles en los Estados Unidos indican que de 1951 a 1999 ha existido una brecha de salarios entre hombres y mujeres de aproximadamente 25%.

¿Que tan grande es en realidad la brecha de salarios? En 1999, el salario medio semanal de las mujeres era de 76.5% del correspondiente a los hombres y anualmente era de 72.2%. ¿Por que difieren estas medidas? Las mujeres en los estados Unidos trabajan menos horas a la semana y menos semanas en el año que los hombres.

¿Está disminuyendo la brecha? Sí, existe un acercamiento gradual entre los salarios de hombres y mujeres entre 1973 y 1996. Las cifras muestran un aumento en el salario de las mujeres con relación a los hombres pero en 1997, de nueva cuenta la brecha aumento en dos puntos porcentuales pasando de 74.2 a 72.2% para 1999. Cuando analizamos los datos de los últimos 49 años, podemos notar que los salarios de las mujeres han incrementado en 1.3% en promedio año con año cuando los de los hombres han aumentado solamente 1.1%.

¿La brecha de salarios es uniforme para todos los grupos de edades? Ha existido una tendencia general a la baja en la brecha en el grupo de 16 a 24 años. Para los grupos de 25 a 54 años y para el grupo de 55 años y mayores, la tendencia no ha sido tan marcada.

¿Cuáles son las razones de esta brecha de salarios? La razón principal es la discriminación según la mayoría de los analistas. Otra de las causas sugeridas es que la mujer escoge para trabajar actividades en las que puede balancear las obligaciones del trabajo y la familia y en las que por esta causa, recibe una remuneración menor.

Históricamente existen algunas ocupaciones que las mujeres han saturado con su participación, por lo tanto, cuando esos tipos de trabajo se saturan, la abundante cantidad de mujeres dispuestas a trabajar en ellos provoca que los salarios tiendan a la baja y por eso algunas personas dicen que la brecha no existe, que es producto de las decisiones de vida que toman las mujeres. En 1999 las seis ocupaciones mas populares de las mujeres fueron:

Maestras, 4 millones.
Secretarias, 2 millones 741 mil.
Cajeras, 2 millones 321 mil.
Administradoras y gerentes de tienda, 2 millones 349 mil.
Supervisoras de ventas, 2 millones.
Enfermeras, 1 millón 978 mil.

Con excepción de las administradoras y gerentes de tiendas, siempre se ha dicho que las mujeres escogen estas ocupaciones porque son las que presentan menos riesgo de obsolescencia para aquellas mujeres que dejan de trabajar por un tiempo y luego regresan. También se ha dicho que estas ocupaciones requieren de un menor compromiso con el empleo y por ello hay mayor posibilidad de tener mas tiempo en casa para otras responsabilidades.

‘Que otros factores aparte de la selección de ocupación afectan la brecha de salarios? La educación es un factor importante, a mayor educación, los salarios aumentan dramáticamente. La antigüedad también influye, la rotación de hombres y mujeres ha mostrado más altos índices para la mujer que para el hombre. La rotación trae asociados costos de contratación que pueden ser sustanciales. Los cambios recientes en la participación de la mujer en la fuerza de trabajo tiende a disminuir la diferencia entre la rotación de las mujeres y los hombres adicionalmente a la tendencia en aumento de los empleadores para proporcionar guarderías, flexibilidad de tiempo y políticas familiares que refuerzan las oportunidades de las mujeres para atender sus responsabilidades familiares con pocas interrupciones del trabajo.

¿Cuáles ocupaciones han mostrado la mayor tendencia para que los salarios de las mujeres estén por debajo de los salarios de los hombres?

Ocupación (% respecto de los hombres)

Gerentes de Finanzas (60.9%)
Doctores (62.5%)
Ventas de seguros y fianzas (62.9%)
Mercadotecnia, publicidad y relaciones públicas (64.5%)
Coordinadores de producción (64.6%)
Gerentes y administradores de tiendas (64.6%)
Supervisores de ventas (65.7%)
Trabajadores de limpieza (67.2%)
Diseñadores (67.6%)

De los hombres y mujeres entre 27 y 33 años de edad, que no tienen niños, los salarios de las mujeres están cerca del 98% de los salarios de los hombres. En 1999, 48 millones de niños dependían del salario de mujeres que trabajan.

¿Continuará reduciéndose la brecha de salarios entre hombres y mujeres? El relativo incremento rápido de los salarios de las mujeres comparado con los salarios de los hombres es el resultado del aumento de la experiencia y educación de las mujeres, además la discriminación sigue disminuyendo. La mujer sigue ganando espacios y ello también ayuda a que en los salarios de hombres y mujeres se pueda reducir aún más la brecha.

Juan Manuel Gonzalez Cerda

Juan Manuel Gonzalez Cerda

Ingeniero Mecánico Administrador egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Posgraduado en Japón en Producción de Acero y en Sistemas Japoneses para la Calidad y la Productividad.Diversas posiciones directivas en empresas de Monterrey y de la Comarca Lagunera; Actualmente es Director General de World Class Mining Services Mexico, Profesor...

Más sobre Juan Manuel Gonzalez Cerda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1. se publique tal como está, sin alteraciones
  2. se haga referencia al autor (Juan Manuel Gonzalez Cerda)
  3. se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4. se provea un enlace al artículo original (https://degerencia.com/articulo/brecha_de_salarios/)
  5. se provea un enlace a los datos del autor (https://www.degerencia.com/autor/jmgc)