¿Qué está pasando en las bolsas? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Qué está pasando en las bolsas?

Acabamos de asistir a importantes caídas en las Bolsas norteamericanas, seguidas de una recuperación en esta última semana. Algunos se asustaron, quizás porque la volatilidad era mínima desde hacía tiempo y se empezaba a olvidar que las crisis periódicas, más o menos intensas, vienen bien para depurar el propio sistema. Pero la corrección era esperada. Cabe recordar que desde 2009 el índice S&P 500 se había más que triplicado, o que en los últimos dos años había subido más del 40%. En 2017 siguió progresando por la anticipación de las consecuencias alcistas de la reforma fiscal de Trump sobre los beneficios empresariales. Pero nada puede subir siempre, máxime con unas valoraciones que ya se encontraban en niveles ciertamente exigentes.

No es sorprendente, por tanto, una corrección moderada (el índice Dow Jones ha llegado a bajar un 10% desde el máximo, que no es mucho). Ni tampoco que las Bolsas europeas o asiáticas la sigan, aunque no todas presenten los mismos excesos, porque los flujos monetarios llevan a los mercados a moverse en paralelo. Tampoco debería extrañarnos ver nuevas fases de retroceso en las próximas semanas.

Pero ¿cuál es el motivo concreto para las caídas recientes? Todo apunta como detonante al cambio de política monetaria de los bancos centrales, que se podría acentuar por una inflación mayor en USA. Y, como coadyuvante, están las ventas automáticas originadas por factores como los fondos de gestión pasiva, las órdenes stop loss, los derivados, etc… En condiciones normales esas operaciones de las máquinas pueden ser la mitad del total, pero en momentos de extrema volatilidad podrían llegar al 90% (en N.Y).

Pero fijémonos en el detonante. Se están acabando ya los muchos años con tipos de interés mínimos y superabundancia de liquidez que, sin duda, han incentivado la complacencia con el riesgo y empujado los precios en los mercados. A algunos economistas, autodenominados liberales, esto les ha llevado a sostener que los bancos centrales erraron con esa actuación, cosa que no comparto en absoluto. Porque basta imaginar qué hubiera pasado si la Fed no hubiera demostrado liderazgo y efectividad. O dónde estarían hoy España y el euro si Draghi no se hubiera comportado con determinación. Aparte de que nada apunta a que, tras la cautela mostrada durante años, los bancos centrales vayan a ser ahora bruscos en las políticas de salida. Aunque, eso sí, llega un periodo complicado para ellos. En el que resultará interesante ver cómo actúa Guindos porque, si se alinease con las duras tesis alemanas, no resultaría nada favorable para España.

«Nada apunta a que los bancos centrales vayan a ser ahora bruscos en las políticas de salida»

Sea como fuere, que la retirada de estímulos monetarios vaya asociada a una corrección en la complacencia de los mercados, sobre todo en USA, parece absolutamente lógico. La incógnita es la cuantía y rapidez del ajuste. Por ahora tenemos a favor un contexto en el que la economía mundial está creciendo de manera consistente y esto es clave. Porque mientras los fundamentos económicos vayan bien, mientras los beneficios de las empresas cotizadas progresen adecuadamente, no hay motivo para una fuerte corrección bursátil, más allá de ajustes puntuales de excesos previos. Pero también hay riesgos. Uno evidente sería que llegase pronto -en los próximos 1/2 años- una recesión, como algunos vienen vaticinando para la economía USA. O que la mezcla «trumpiana» de rebaja de impuestos y expansión del gasto llevara a déficits descontrolados con malas consecuencias (por ejemplo, subidas de tipos a largo). O, en fin, que nuevas señales de inflación provoquen huidas de la renta fija, y no sólo en los países desarrollados sino también en los emergentes (con muchas emisiones en dólares).

En definitiva, no veo por ahora motivos que me indiquen que estemos a las puertas de una debacle. Aunque otra cosa es que se haya completado el ajuste, especialmente en las Bolsas norteamericanas. Podríamos ver otra fase de retroceso. Y, desde luego, siempre convendrá estar vigilantes sobre los riesgos enunciados (y también respecto a algunos otros).



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el lunes febrero 19, 2018


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.