NOTICIA

La brecha en el desempleo crece con la recuperación económica

El descenso del número de parados en los últimos años oculta algunas circunstancias conocidas, como el aumento de la precariedad y de la temporalidad y la bajada de la cobertura por desempleo, y otras que podrían pasar más desapercibidas, como que se ha disparado el porcentaje de mujeres que están en paro.

El año pasado acabó con 3,4 millones de parados registrados en los servicios públicos de empleo. De ellos, el 42,78% (1,4 millones) eran hombres y el 57,22% (1,9 millones) mujeres. Es decir, que casi seis de cada diez desempleados eran féminas. En 2013, el último año de la crisis, esos porcentajes se repartían casi al 50%: en enero de aquel año, el masculino era el 49,78% y el femenino el 50,22%. Sin embargo, en los cuatro años que llevamos de recuperación económica, el paro femenino ha aumentado en siete puntos, los mismos que ha descendido el masculino.

La única lectura menos mala del desempleo femenino es que acabó 2017 por debajo de la barrera de los dos millones, situación que se había dado ya en otros cinco meses del año pasado y que no se repetía desde 2010. Sin embargo, en enero de 2018 el número de mujeres sin trabajo ha vuelto a superar ligeramente los dos millones (57,6% del total).

Seguramente muchos no recordarán que hace años el número de mujeres desempleadas llegó a ser inferior al de los hombres. La última vez que sucedió en nuestro país fue en diciembre de 2010, cuando había 4,1 millones de desempleados, de los que el 50,1% (2,05 millones) eran hombres, y el 49,9% (2,04 millones) mujeres. Anteriormente, esta circunstancia se había dado en los cinco primeros meses de 2010, en todo 2009 –excepto en julio y septiembre–, y en diciembre de 2008. En total, 17 meses entre diciembre de 2008 y diciembre de 2010.

Cuando el número de parados alcanzó su récord histórico en febrero de 2013, con 5,040 millones de personas, el porcentaje entre hombres y mujeres era casi el mismo: 49,7% los hombres y 50,3% las mujeres. Ese mes, el desempleo femenino registró su máximo histórico, 2,536 millones; el masculino se alcanzó al mes siguiente, con 2,506 millones. Desde entonces, el paro entre las mujeres ha bajado un 23% (0,583 millones), frente al 41,75% (1,04 millones) de los hombres.

Para la vicesecretaria de la comisión ejecutiva de UGT, Cristina Antoñanzas, el incremento del paro entre las mujeres en los últimos años responde sobre todo a que
el sector que más empleo genera es el de servicios, donde más mujeres hay trabajando, pero donde también existe mayor precariedad, temporalidad y sueldos más bajos. Prueba de ello es que “en los meses de vacaciones y en las temporadas de rebajas el paro femenino cae pero, cuando pasan esos periodos, vuelve a crecer”, como sucedió el mes pasado. Y añade que “en el resto de sectores con empleos más estables se contrata más a los hombres”.

En parecidos términos se expresó la secretaria de Mujeres e Igualdad de la ejecutiva de CC.OO., Elena Blasco. “De los 15 millones de personas inactivas en nuestro país, el 60% son mujeres y el 40% de ellas se ocupan de las labores del hogar”. Añade que a las mujeres “les cuesta mucho acceder al primer empleo, como a las recién salidas de la universidad” y también “a aquellas que se quieren reincorporar al mercado laboral después de haber sido despedidas durante la crisis o tras su maternidad”. Coincide con Antoñanzas en que el empleo femenino se concentra en determinados sectores, como el de servicios, donde se dan las tasas más altas de precariedad y temporalidad. “En muchas ocasiones, al no encontrar empleos con un mínimo de calidad, no tienen más remedio que quedarse en casa”.

Oportunidades
Hay otro dato contundente: el 86% de las mujeres opinan que los hombres tienen más oportunidades laborales que ellas, según la Guía Laboral de Hays, líder mundial en selección de personal. El 51% de los hombres encuestados admite que tienen más oportunidades que las mujeres. Fruto de esta situación, el 75% de las mujeres son partidarias de los currículum ciegos, frente al 63% de los hombres.

El director general de Hays España, Christopher Dottie, señala que los empleados que se sienten desmotivados en sus trabajos alcanzan el 51% de media, porcentaje que se eleva al 55% entre las mujeres y baja al 49% en los hombres. Además, el 64% del colectivo femenino considera que su salario no es acorde con el trabajo que realiza, frente al 57% del masculino.



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el domingo febrero 18, 2018


  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.