¿Por qué tenemos miedo a decir la verdad? - deGerencia.com
NOTICIA

¿Por qué tenemos miedo a decir la verdad?

“Madurar es desarrollar la capacidad de decir la verdad sin tener ningún miedo a las consecuencias”

El ser humano , reclama las cosas cuando las pierde. Aún teniéndolas, se olvida de ellas.

Y uno de esas cosas, es la verdad.

Hasta la fecha, nadie había hablado de la verdad. Y mucho menos del porqué tenemos miedo a decir la verdad.

Decimos que queremos saber la verdad de las personas, que queremos gente original, autentica, que nos diga las cosas aunque no nos guste lo que nos digan. Que preferimos una persona que va de cara, que no otra que te da la cuchillada por detras

Nos damos golpes en el pecho, diciendo y queriendo expresar a los demás que nosotros eramos una persona de verdad, autentica y que siempre decia la verdad.

Por no hablar de nuestros jefes, que queriamos nos dijeran siempre la verdad. Y ya no vamos a hablar de que exigiamos que nuestros gobiernos fueran siempre claros y transparentes con nosotros. Por no hablar de nuestros jefes que cuando entrabamos a trabajar con ellos nos decían que eran muy claro, que tenían una cultura empresarial de total transparencia y luego vemos lo que vemos

El ser humano expresa que quiere la verdad, porqué así cree que se siente más seguro sabiendo donde pisa, qué tipo de persona te estás enfrentando o que consecuencias va a tener la verdad.

Al igual que con la libertad, la verdad es un valor del que se habla mucho pero se practica poco.

¿Por qué?

Por la educación que hemos recibido.

Desde pequeños hemos recibido la educación que siempre había que decir la verdad. Hicieras lo que hicieras, te decían que tenías que hacerte responsable de lo acontecido. Pero despues de decir 1 vez la verdad y comerte un castigo de tus padres, hicieras lo que hicieras ya no lo volverías a hacer más, digo decir la verdad. ¿Trastadas y gamberradas? Siempre.

Durante tu infancia y juventud, sigues ocultando todo lo que has hecho, sobre todo si sale de lo establecido y si los demás no lo verían con buenos ojos.

La presión de la sociedad por el aparentar, el miedo al castigo y a las consecuencias, lo único que crea son personas que empiezan a ocultar la verdad, que no se hacen cargo de sus actuaciones y que comienzan a conocer las excusas, sobre todo si alguna vez le han venido bien.

¿En qué situación nos encontramos?

Que exigimos la verdad, porque queremos saber realmente lo que pasa o puede pasar. ¿Pero nos gusta oír la verdad?

Durante toda nuestra vida, creemos que somos de verdad. Que decimos lo que sentimos , que no nos ocultamos, que decimos SI a lo que la vida nos ofrece, que somos claros con nuestros amigos…PERO NO ES VERDAD.

Es lo que creemos , la realidad es otra.

Callamos la realidad porque nos beneficia.

¿Por qué nos callamos la infidelidades?.. Porqué nos interesa seguir con la vida que llevamos.

¿Por qué mentimos? Porqué nos interesa por algún motivo.

¿Por qué mentimos en nuestras redes sociales? Porqué nos interesa que nos tengan envidia, fama y repercusión, aunque seamos personas con complejo de inferioridad

¿Por qué no decimos la verdad de lo ocurrido? Porqué no queremos ser los señalados como culpables del mismo aunque sabemos que así lo hemos sido.

Somos muy del refrán: “Ojos que no ven, corazón que no siente“. Pero sin embargo queremos la verdad siempre.

En definitivas cuentas, se nos llena la boca hablando de la verdad, que la exigimos, pero si la verdad está en frente de nuestros intereses, poca gente la expone.

Siempre lo he dicho, que a través de muchas entrevistas que he realizado, que la sociedad no quiere a la gente de verdad, autentica, la de “sin pelos en la lengua”.

No quiere la gente que expresa su verdad sin miedo a las consecuencias. No gusta las personas que dicen las cosas sin cortapisas y mucho menos a la cara. Pero eso si, queremos a la gente de verdad.

Tenemos una relación con la verdad de Amor-Odio, que a veces no hay quien la entienda.

Y llegamos a la madurez, y cuando ocurren ocasiones como las que estamos viviendo, de miedo, incertidumbre y pánico ( totalmente normal, tras lo que estamos viviendo), volvemos a hablar de la verdad.

¿Quién dice la verdad? ¿Qué televisión dice la verdad? ¿Qué partido político está diciendo la verdad?. Son algunas de las preguntas, que durante todas estas semanas, las hemos pensado o escucha a alguien en algún momento.

No voy a hablar de eso, porque sinceramente llevo mucho tiempo pensando que la única verdad a día de hoy es que necesito ver Netflix para evadirme de todo.

Pero todos hemos visto la dicotomía que hay en la sociedad, con quien miente, quien dice la verdad, los bulos o lo que nos llega por WhatsApp.

En un momento eran los intereses amorosos los que nos pueden hacer no decir la verdad. A día de hoy, el poder ,la falta de poder, el miedo a las consecuencias, a la Justicia, a no estar sentado en el sillón o las ganas de él… es lo que nos hace ocultar la verdad.

Sea el tema que sea, me da igual, pero la falta de honestidad, de integridad, son algunos de los problemas que tenemos más importantes todas las sociedades.

¿Puede y debe existir la verdad absoluta?

Siempre, pero quizá no se pueda, porque se puede modificar de muchas maneras a día de hoy, como podemos ver con medios digitales. Pero la coherencia y la transparencia, SIEMPRE.

¿Qué hacer por lo tanto?

1.- Si eres espectador de una relación en la que hay intereses de por medio,escucha a las dos partes, investiga por tu parte y crea tu propia opinión.

Por tradición familiar o lo que sea, siempre tiramos más hacia unas ideas. Y todo lo que sea encontra de ellas, las rechazamos sin dejar que la otra persona exprese nada. La repudiamos, no queremos hablar con ella.

Aparte de que toda idea nunca es mala sino le das una oportunidad. Toda idea dfierente abre mentes, pero no queremos no vaya a ser que nos pongan el mundo patas arriba.

Desapegate de tus creencias, escucha siempre otras opiniones, prueba y crea tu opinión.

2.- Estamos hechos de creencias y experiencias.

Vemos el mundo según nuestras creencias y experiencias. Y estamos muy confundidos. Nos estamos perdiendo las millones de formas que tiene la sociedad de ver el mundo con sus matices.

3.- Se responsable de lo que dices, haces.

Dormirás mucho mejor y sin ayuda de pastillas para calmar tu remordimiento.

4.- Un líder es transparente en todo momento.

REPORT THIS AD

REPORT THIS AD

Seguimos a las personas, que no solo en las buenas nos dicen lo bonito que somos. Sino en las malas nos dicen cómo está la situación, los fallos que han cometido y nos muestran su coherencia. Si vemos que en las buenas son de una manera pero en las malas, son del “salvase quien pueda”, ya no creeremos más en ellos.

5.- Utiliza esa creatividad para otros fines.

La creatividad que tienes para mentir, utiliza para crear tu mundo de forma coherente y realista, por favor. Te irá mejor.

Ahora vuelve a leer la frase de comienzo del post y responde a esta pregunta:

¿Crees que somos una sociedad madura?



  • Ver original en Principios de un Comienzo
  • Publicado el lunes abril 27, 2020


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.