La República Bananera que heredará Biden - deGerencia.com
NOTICIA

La República Bananera que heredará Biden

Donald Trump es probablemente el candidato presidencial más afortunado de la historia que haya perdido una elección. Todavía no se da cuenta, ya que sufre una herida autoinfligida en los momentos finales de su presidencia. Biden tampoco se da cuenta de la mala suerte que tiene de haber ganado. Pero eso cambiará pronto a medida que su presidencia pase de una crisis a otra en todas las áreas, desde la monetaria hasta la fiscal, la social y la política. Muy poco saldrá bien durante su presidencia.
Los próximos cuatro años podrían ser fácilmente cuatro años de infierno para Biden (si mantiene el rumbo durante los cuatro años completos), para EE.UU. y, por lo tanto, para el mundo.

Trump cumplió la predicción

Cuando Trump ganó las elecciones en noviembre del 2016, yo escribí un artículo, con fecha del 18 de noviembre de 2016, titulado “Trump aumentará la deuda de EE.UU. de manera exponencial”.

El artículo también contenía el gráfico publicado aquí y predije que la deuda de EE.UU. se duplicaría para el 2025 a 40 billones (millones de millones) y que sería de $28 billones en enero del 2021 al final de los cuatro años de Trump.

Bueno, sorpresa, sorpresa, la deuda hoy es de $27.77 de billones, que se puede redondear fácilmente a $28 billones.
Ciertamente no soy un genio de los pronósticos, ni el pronóstico fue solo suerte. No, fue aplicando el mejor método que se nos ha dado a todos pero que pocos aplican o comprenden. Este método se llama HISTORIA.

Una deuda sin ingresos

La deuda de EE.UU. se había duplicado en promedio cada 8 años desde que Reagan asumió el poder en 1981. Entonces, cuando Trump asumió la presidencia en enero de 2017, heredó una deuda de $20 billones. Es fácil entonces pronosticar que 8 años después la deuda sería de $40 billones. El pronóstico de $28 billones para enero del 2021 es solo el punto intermedio matemático entre $20 billones y $40 billones.
Incluso peor que la explosión de la deuda es la falta de ingresos fiscales para financiar los crecientes y crónicos déficits presupuestarios. Como muestra el gráfico arriba, la deuda se ha multiplicado por 31 desde 1981, mientras que los ingresos fiscales solo se han multiplicado por seis.

El déficit estadounidense es actualmente de 3.3 billones de dólares, que es prácticamente igual a los ingresos fiscales totales de 3.4 billones de dólares. Esto significa que el 50% del gasto público anual debe tomarse prestado.

Una República Bananera

La economía de los EE.UU. se ajusta ahora a la definición de una república bananera. Una breve descripción es: “En ciencias políticas, el término república bananera describe a un país políticamente inestable, con una economía que depende de la exportación de un producto de recursos limitados, como bananas o minerales”.

En el caso de EE.UU., el producto que exporta es, por supuesto, los dólares impresos de la nada, un artículo de exportación maravilloso ya que la oferta es ilimitada.

Una descripción más detallada es: “Por lo general, una república bananera tiene una sociedad de clases extremadamente estratificadas, generalmente una gran clase trabajadora empobrecida y una plutocracia de la clase dominante, compuesta por las élites empresariales, políticas y militares de esa sociedad”.

Como todas las repúblicas bananeras, la economía y la estructura social de EE.UU. está ahora en camino de la perdición con prácticamente ninguna posibilidad de que Biden & Co revierta el curso inevitable de los acontecimientos.

La rima de la historia

Entonces, volviendo a la historia: La historia es lo que nos ha formado y la historia no solo rima como dijo Mark Twain, sino que a menudo se repite. La explosión de la deuda es otro buen ejemplo.

Si más personas estudiaran y entendieran la historia, no solo reconocerían la mayor importancia de lo que hay detrás de nosotros, sino también que la historia nos enseñará sobre lo que tenemos frente a nosotros.

Pero muy pocos académicos y ningún periodista estudian historia. En cambio, ahora estamos en una era en la que tanto los medios de comunicación como las universidades de todo el mundo quieren borrar la historia y reescribir los libros de historia. Esto nos muestra la total falta de comprensión de la mayor importancia de la historia en la evolución del mundo.

Pero esto es parte de la total decadencia y negación que vemos al final de las grandes eras o ciclos. El ciclo actual, ya sea un ciclo de 300 años o un ciclo de 2000 años, está llegando a su fin. Estos cambios no ocurren de la noche a la mañana, pero la primera fase de la caída puede ser dramática. Y es probable que esa fase comience muy pronto.

El único truco de Biden

Entonces, ¿qué harán Biden y sus amos? Bueno, Biden ya ha pedido casi $2 billones de apoyo adicional. También dijo: “Si no actuamos ahora, las cosas se pondrán mucho peor y será más difícil salir de un agujero más tarde”.

Bueno, siempre supimos que Biden realmente solo tenía un truco bajo la manga: PEDIR PRESTADO MÁS de lo que cualquier presidente ha hecho en la historia. Vencer a Trump no es difícil, ¡solo imprimió $8 billones en 4 años!

Recordemos que se necesitaron 200 años (1808-2008) para aumentar la deuda estadounidense de $65 millones a $10 billones.

Cuando Obama asumió el cargo en enero de 2009, él heredó una deuda de 8 billones de dólares. Ocho años después, le entregó un listón de $20 trillones a Trump. ¡En 8 años Obama imprimió y pidió prestado más dinero del que los presidentes anteriores habían logrado en el transcurso de 200 años!

Entonces, ¿Biden imprimirá más de $10 trillones? ¡Seguro que sí!

¿Lo hará en 4 años? ¡Claro que sí!

Como pronostiqué en mi artículo en el 2016, la deuda será de al menos $40 trillones en enero del 2025, un aumento de $12 trillones a partir de hoy.

Pero nadie debería creer que Biden se detendrá en los $40 trillones. La economía estadounidense ya está goteando como un colador. Y los problemas acaban de empezar.

Los problemas en la economía estadounidense actualmente semiparalizada aumentarán a un ritmo rápido y el equipo de Biden intentará tapar todos los agujeros en todos los niveles, desde un salario mínimo hasta salvar a las principales corporaciones.
Pero, lamentablemente, una República Bananera no sobrevive imprimiendo dinero sin valor.

Lo que realmente inició la crisis

Aun así, no debemos olvidar lo que inició la última fase de problemas en la economía estadounidense. No fue el Covid en febrero del 2020. No, eso fue un mero catalizador. El desastre subyacente fue mucho más profundo.

El problema real comenzó en agosto-septiembre del 2019. Aquí es cuando los problemas en el sistema financiero se agudizaron y tanto el BCE (Banco Central Europeo) como la Fed (Reserva Federal de EE.UU.) comenzaron a inundar el sistema con dinero. Pero no era dinero real, por supuesto, sino simplemente papel moneda sin valor creado con solo presionar un botón.

Entre la Fed y el BCE se han creado digitalmente poco menos de $8 billones de dinero “falso” desde septiembre del 2019. Obviamente, debe llamarse falso ya que nadie tuvo que realizar ningún trabajo o producir bienes o servicios para crear este dinero.
Es realmente escandaloso llamarlo dinero, ya que no es diferente del dinero del juego Monopoly.

Cuando la música se detenga

Los $8 trillones impresos a $15 por hora (el nuevo salario mínimo de Biden) equivalen a 60 millones de horas hombre. Pero en el paradigma moderno de MMT (Teoría del Mercado Monetario), no es necesario trabajar por el dinero. Independientemente de lo que necesite el mundo, los bancos centrales y los gobiernos pueden crearlo de la nada.

Eso es hasta que la música se detenga. Y Biden o Harris son los probables directores que presidirán que la música se detenga y todo el edificio se derrumbe.

Los “sabios” —o Amos del Universo— obviamente ya encontrarán una silla, porque cuando la música se detenga no habrá sillas desocupadas y se desatará el infierno.

Deudas en Cuatrillones

En ese momento, la deuda no será solo de billones o miles de trillones de dólares. No, la impresión habrá alcanzado los cuatrillones de dólares y euros, ya que los bancos centrales no solo tendrán que comprar la mayoría de las deudas en colapso, sino también los derivados que probablemente asciendan a 2 cuatrillones de dólares o más.

Además, la atención médica, la seguridad social y las pensiones no financiadas probablemente superarán el cuatrillón de dólares a nivel mundial y contribuirán a la desaparición del sistema financiero.

¿Podría estar equivocado? Tal vez. Un amigo cercano me regaló una vez una camiseta con la inscripción: “NO SIEMPRE TENGO RAZÓN – ¡Pero nunca me equivoco”! El regalo debe haber sido una indirecta sutil.

Es momento de prepararse

Sin embargo, en mi humilde opinión, no creo que un reinicio ordenado cambie el curso inevitable de los acontecimientos. Por lo que a mí respecta, no es SI sino CUÁNDO.

Una vida profesional de más de medio siglo me ha enseñado que incluso los eventos más evidentes pueden tardar más en desarrollarse de lo que
cree.

Pero como veo el riesgo en un extremo, ahora es el momento de prepararse.



  • Ver original en La Tribuna Hispana
  • Publicado el jueves enero 21, 2021
  • Noticia local de Estados Unidos


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.