La red europea que ilumina las ideas - deGerencia.com
NOTICIA

La red europea que ilumina las ideas

Los besugos de piscifactoría de Galicia, el monitoreo de redes informáticas en busca de malware, un implante que yuda a tratar las hernias discales o el desarrollo de una nueva antena que enterrará la necesidad de apagar los teléfonos móviles en los aviones comerciales. Todo ello tiene algo en común: son proyectos que han visto la luz bajo el paraguas de Eureka, una red internacional que aúna a 41 países europeos más Canadá, Sudáfrica y Corea del Sur en calidad de asociados y que tiene como objetivo primordial la internalización del I+D+i en la mismísima etapa de concepción de las ideas.

En España, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) es el organismo encargado de hacer de «portal de acceso» a la red a los interesados en desarrollar un proyecto de innovación de forma conjunta con otro de cualquier país miembro. Estos actores pueden ser empresas de todos los tamaños, instituciones de investigación o universidades.

«Cuando estás concibiendo un producto de manera abierta para el mercado mundial necesitas socios que te aporten talento y acceso a nuevos mercados», explica Francisco Marín, director general del CDTI.

La red Eureka ha aprobado el 24% de los proyectos presentados hasta la fechaEl funcionamiento es sencillo: se hace un llamamiento o «call» y se publicitan las condiciones en España y en el país al que pertenece la institución con la que se quiere colaborar. Previamente, tanto la parte española como la foránea han realizado un trabajo de fondo que les ha permitido definir sus campos de actuación y sus objetivos. Durante todo el proceso Eureka hace un seguimiento y, si la colaboración ha sido fructífera, otorga un sello. «Podríamos llamarlo ‘economía circular del I+D’», explica Marín. «Es un ciclo completo en el que vemos si la competitividad de las empresas mejora con el apoyo que le damos».
Winner in Added value @EURIPIDESEUREKA #UPMOST project: Ultrafast lasers for mobile display manufacturing. https://t.co/0d1TP3QC8B pic.twitter.com/YRqeZp4dWh— EUREKA (@EUREKA_NETWORK)

16 de marzo de 2017Todo el proceso es descentralizado, ya que depende, desde la evaluación del proyecto hasta la financiación de cada participante, del CDTI y de su organismo equivalente en el país de la institución con la que se colabora. Ello permite que los plazos de ejecución sean más rápidos que en otras iniciativas similares, una de las características que, según explican desde la institución, más atractiva resulta para los participantes. «La obsolescencia de una idea es cada vez más acelerada, por lo que el poder saber rápidamente si tu proyecto ha sido aceptado o no le da valor añadido», sintetizan. También les anima, según cuentan desde la institución, la elevada tasa de opositantes que finalmente reciben apoyo, superior a la de otros programas. En los más de 30 años que lleva en funcionamiento Eureka, nuestro país se ha convertido en la tercera potencia de la red, tras Alemania y Francia. El 24% de los proyectos aprobados hasta la fecha a través de sus tres instrumentos operativos —los Proyectos de Red, el programa Eurostars y los Cluster— cuentan con la participación de entidades españolas, y más de 1.000 proyectos impulsados por nuestras empresas, con una inversión que supera los 1.300 millones de euros, han recibido el Sello acreditativo Eureka.

El turno de España

La presidencia de Eureka es rotatoria y recae durante este 2017 en España, uno de los países miembros desde su fundación, en 1985. Un período que nuestro país aprovechará para dar a conocer la red mediante eventos como la Innovation Week, que se celebrará en Barcelona del 15 al 19 de mayo y que pretende exhibir de manera conjunta todos los instrumentos con los que cuenta, como E¡nnoVest, una herramienta que forma a las empresas para hacerlas más eficientes a la hora de atraer el interés de los inversores. Además, España también pretende que la red cobre una mayor importancia en el contexto de los programas europeos, concretamente en el marco de Horizonte 2020 —que contempla hasta 100.000 millones de euros destinados a impulsar la innovación— y que se abra a un mayor número de países asociados y que se creen nuevos mecanismos para favorecer la participación de otros actores.

Todo ello, con el objetivo final de seguir impulsando la innovación de nuestras empresas e instituciones, algo en lo que, reconocen desde el CDTI, si bien ha mejorado de forma notable en los últimos años, sigue habiendo flecos pendientes. «Aún hay pocas empresas que innoven y éstas suelen ser de poco tamaño, lo que les dificulta participar en muchos frentes en un mundo en el que compiten contra grandes multinacionales capaces de jugar a muchas bandas. Hay que crecer en densidad y crecer en tamaño», resume Marín.

Precisamente por ello es tan importante una institución que borra las fronteras y permite enlazar a instituciones de rincones muy dispares que sin embargo comparten objetivos comunes y pueden establecer sinergías que les ayuden a crear nuevos productos que les permitan hacerse un hueco en un mundo de titanes. «Vivimos en un mundo en el que todo está sabido y concebido, y conseguir convertirse en líder mundial no es sencillo», asegura Marín. «Lograrlo es heróico, y por eso nosotros creemos que las personas que lo intentan son héroes. Héroes de la innovación».

«Fue nuestra única financiación»

La empresa española de seguridad informática Ártica comenzó como una startup sin experiencia. Gracias a la financiación a través del programa Eurostars de Eureka, de la que obtuvo junto con su socio más de 1.800.000 euros, pudo crecer como empresa en plena crisis económica y desarrollar su exitoso sóftware Pandora CMS, que cuenta con más de un millón de descargas. «Encontramos Eureka cuando buscábamos formas de financiacion», explica su fundador, Sancho Lerena. «Era 2009 y nadie te daba dinero. Fue nuestra única vía de financiación».

El apoyo de Eureka también permitió a Ártica convertirse en una exitosa compañía que factura en varios mercados europeos. La red ayudó a ponerse en contacto con otra compañía portuguesa en una «fructífera» colaboración que se mantiene hasta el día de hoy. «En nuestro caso el socio portugués está en un sector más industrial y me da ideas de como mejorar mi software. Gracias a Eureka hemos ido reforzando el producto, dando el salto de empresa local a una que el año pasado la mitad de nuestra facturación fuera de España».

«Te ayudan a mejorar»
Creada por Óscar Chabrera,
ViLynx pretende revolucionar la forma de ver o consumir vídeos, entre otras maneras, mediante la creación de un previsionado instantáneo que facilite su consumo on-line. En su caso, se beneficiaron de la herramienta E¡nnoVest, que analiza las políticas de captación de fondos de cada una de las empresas e intenta mejorar la forma en la que exponen su situación a potenciales inversores. «Te dicen lo que puedes mejorar, donde hacer énfasis, etc…», explica Chabrera.

Además, ViLynx lidera un proyecto europeo, Hipermed E3, en el que participan seis países con el objetivo de hacer posible que profesionales de la salud y pacientes estén en contacto mediante videoconferencia de alta calidad y la utilización de la infraestructura ya existente en hogares y centros médicos. «Cada país aporta una cosa. Francia, por ejemplo, los hospitales para hacer las pruebas. España las soluciones para videos y el testeo de soluciones. Tambien hay socios duplicados por si algún socio abandona», cuenta Chabrera.

«Perfeccionamos el producto»
Otra compañía española que participa en los programas de Eureka es Neos Surgery, dedicada al diseño y fabricación de dispositivos para neurocirugía y operaciones de cráneo y espalda.

La empresa, creada en 2003 como ‘spin off’ de dos centros tecnológicos, está volcada actualmente en el desarrollo de «InnoClip», un pequeño clip que podría revolucionar el tratamiento de los aneurismas intracraneales, una de las enfermedades más desconocidas a día de hoy.

«Hemos participado en dos programas Eurostar, en 2011 y 2013», explica Ana Rodríguez, de Neos Surgery, que gracias al impulso de Eureka ahora comercializa sus productos en todo el mundo. «En el primero colaboramos con una pyme española y un centro tecnológico alemán, y el segundo, con una pyme alemana y un centro tecnológico también alemán, que nos ayudaron a la hora de perfeccionar el diseño de los productos», asegura Rodríguez, cuya iniciativa ha recibido, entre otros galardones, el premio JEC World 2016 a la Innovación.



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el miércoles marzo 22, 2017


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.