"Intentamos profesionalizar un negocio que ha pasado por cinco generaciones" - deGerencia.com
NOTICIA

“Intentamos profesionalizar un negocio que ha pasado por cinco generaciones”

Cristina Yanes representa la quinta generación de una familia de diseñadores de joyas que lleva en el mercado desde 1881. La marca Yanes destacó por sus diseños especiales de joyas realizadas para los invitados de la boda real entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia y hoy es una de las firmas españolas predilectas de una clientela selecta. Un producto artesanal que comienza a traspasar fronteras.

“Es un reto convertir un producto clásico en uno contemporáneo, pero al mismo tiempo es enriquecedor”

—¿Cuáles son las dificultades que entraña dirigir una empresa familiar y al mismo tiempo centenaria

Una empresa centenaria tiene el reto de poder pasar una próxima generación recopilando toda la riqueza de la filosofía de empresa y del producto. Yanes es creadora y diseñadora de un producto que se desarrolla en base a unos criterios de diseño. Nuestra misión es que sin cambiar la filosofía de nuestros antecesores no se quede estancada en el tiempo y que se vea una evolución de nuestra filosofía clásica adaptada a los tiempos de ahora. Es un reto y una dificultad porque es difícil de convertir algo clásico en un producto contemporáneo pero al mismo tiempo es enriquecedor porque partes de una base que te sirve de inspiración.

—¿Y cuál es esa filosofía de empresa

Una filosofía de calidad y atención al público, muy personalizada. El hecho de estar generación tras generación implica responder ante lo que han hecho nuestros antepasados. Mi padre tiene como lema “El compromiso de firmar una joya te obliga a que el tiempo no pase por ella”. Cada pieza tiene su historia y nos obliga a estar detrás de cada uno de los productos.

—¿Cuáles son los valores que transmite la marca?

A nivel producto queremos hacer un tipo de joyería que no sea estándar. El público demanda productos básicos, no muy innovadores, porque quiere tener una joya que le dure. Es un producto poco masivo y casi exclusivo y los clientes quieren aquello que no pase de moda.

—¿Qué ha aportado cada generación a la empresa?

Mi tatarabuelo Claudio era un artista y esa primera generación descubrió el gen artístico de la familia que se ha ido poniendo de manifiesto en los miembros que han continuado la saga. Él era diseñador de sombreros pero también creó joyas. Ya su hijo Esteban, mi bisabuelo, se inclinó por las joyas y afianzó el diseño y la creación. A principios del siglo XX abrió su primera tienda y en aquellos momentos, cuando existían encargos de las casas reales, se abrió camino por la distinguida clientela de Madrid. Mi abuelo Esteban fue quien hizo más hincapié en abrirse en el diseño, joyas más fáciles de poner y no solo ceremoniosas. Mis padres Jesús y Manuela recopilaron todo lo anterior y con mi madre aparece la figura femenina en la empresa que enriqueció mucho el legado anterior. Ellos son el vínculo con la quinta generación que introdujimos el producto de joyería joven.

—¿Cuál es el principal reto de la quinta generación?

Queremos continuar todo lo heredado y expandir la empresa. Intentar profesionalizar un negocio familiar que ha pasado por cinco generaciones. La idea es expandirnos conservando los valores y nuestra esencia pero es necesario entender que para crecer la familia no puede controlar todo. Se deben profesionalizar cada uno de los departamentos.

—¿Qué aporta la mujer en la firma Yanes?

Mucho. Tradicionalmente la imagen del joyero ha estado asociada a un hombre formado profesionalmente que negocia la compra de materias primas. Transmite una confianza. Pero a la hora de la afinidad con el producto, de su imagen, necesita a la mujer. Yanes se dedica un 99% a la mujer y es importante que ella opine. Desde la entrada de mi madre y de la mía como directora de producto, creamos cosas que nos gustan a nosotras y tenemos un conocimiento más cercano a la moda que la que tiene un hombre. Aportamos la estética de la firma y el hombre la orgánica y la técnica.

—¿Cuál es el perfil de cliente de Yanes?

Por un lado el cliente conservador que ha heredado la filosofía de nuestra firma y que nos conoce. Y por otro el que se identifica con nuestro producto porque no es algo pasajero, que atienda a una moda. Hay un público que busca joyas españolas y es un potencial que aprovechamos.

—¿Para qué mercados están exportando?

Estamos trabajando con el mercado latino y vendiendo en el chino. Hemos reiniciado el mercado japonés con un grupo con el que trabajamos hace 20 años. Actualmente estamos en tiendas multimarca pero nos gustaría poder abrir puntos de venta a través de grupos.

—¿Está garantizada la sexta generación?

Todavía son jóvenes pero como hay muchos descendientes seguro que alguno tiene la semilla creadora dentro.

Reinventar colecciones
La quinta generación de la familia Yanes creó en 2007 una línea de joyas más actual, accesible y asequible. Está fabricada casi en un 95% en plata, piedras semipreciosas, piedras duras y algún material innovador y contemporáneo. —La respuesta ha sido espectacular. Mucha clientela de toda la vida necesita un producto más fresco que pueda llevar día a día. Queremos que las jóvenes comiencen a apreciar las joyas, las vamos preparando porque es nuestro cliente de futuro”, explica Cristina Yanes. Colecciones tan conocidas de la casa como Malpica o Alhambra “las estamos reinventado para la línea Yanes Young presentadas en plata blanca y dorada”…



  • Ver original en Diario ABC
  • Publicado el domingo septiembre 4, 2016


  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.